Otra cosa que el racismo

Imagen

Diego Vernazza

¿Por qué, hoy, el racismo? ¿Por qué el odio racista parece canalizar gran parte de los malestares engendrados por el discurso neoliberal, que incita a gozar sin límites a cambio de una moral del rendimiento, que ofrece un espejismo de plena satisfacción exigiendo cada vez más al sujeto, más austeridad, más rendimiento, más resiliencia, llevándolo a una situación de crisis permanente? ¿Por qué diablos el racismo, y no otra cosa?

Propongo aquí una serie de hipótesis, a partir de Lacan, y en particular de su conferencia Televisión, la cual contiene, a este respecto, mucho más de lo que suele retenerse.

Según Lacan el racismo se funda, esencialmente, estructuralmente, en el odio al goce del otro, al modo particular que el otro tiene de gozar. ¿Por qué tal odio? No por lo que el otro haga o deje de hacer, no porque el otro se vista, ame, rece o entierre a sus muertos de tal o cual manera, sino por atribuir a un supuesto exceso en su goce la precariedad del nuestro. Es decir que se odia al otro por culparlo por la “precariedad de nuestra modalidad de goce”.

Sigue leyendo