Las formas actuales de la calumnia y su manipulación político mediática.

Lidia Ferrari

 La adulación y la calumnia, por tanto, hallaron entonces muy fácil acceso acomodándose a las pasiones de Alejandro.

Luciano de Samosata. [1]

Esto dice Luciano en el siglo II  para mostrar cómo los aduladores de Alejandro Magno fueron muy astutos al acusar a sus adversarios de que no veneraban suficientemente a Hefestión. El gran amigo y segundo de Alejandro había muerto y desde el dolor Alejandro decidió venerarlo casi como a un Dios. Los calumniadores sabían que la adulación y la calumnia sólo funcionan o funcionan mejor cuando tocan una pasión singular, como el dolor de Alejandro por la muerte de su gran amigo Hefestión. En ese espléndido texto Luciano nos muestra las características esenciales de la calumnia. Deducimos de ese texto que la calumnia no podría formar parte de un procedimiento burocrático o estándar, pues  siempre debe tocar algún punto singular del oyente para que produzca  su efecto. En el actual mundo contemporáneo atiborrado de guerras mediáticas se ha convertido la calumnia y la infamia en una regla procedimental para operar contra los adversarios políticos y de negocios. Sin embargo, sigue siendo necesario, como lo plantea Luciano, tener presente que afecte algo de la singularidad. La calumnia debe tener un argumento que rasguñe el alma del oyente. Porque siendo tres los protagonistas de la calumnia: el calumniador, el calumniado y el oyente de la calumnia, no está destinada sólo a vulnerar al adversario calumniado sino que está dirigida a procurar una aprobación o rechazo del público al que se dirige.

Continuar leyendo «Las formas actuales de la calumnia y su manipulación político mediática.»