Política y abismo

Javier Alejandro Lifschitz [1]

Lo que nos incumbe es el abismo, la constatación de que estamos viviendo abismos institucionales y sociales y esto se está dando de forma muy radical en Brasil y en otros países latinoamericanos. La cuestión del abismo es un tema nieztschiano, como observó la investigadora Rebeca Maldonado (2008), y está muy presente en obras como Así habló Zaratustra y en La Gaya Ciencia, en que la búsqueda filosófica está relacionada con experiencias de abismo. Colocarse al borde del abismo, para Nietzsche, es confrontarse con el hecho que las instituciones y valores sociales que mueven nuestra vida no tienen un fundamento último, una razón de ser y lo abismal es el contacto con esa percepción: “Descender al abismo nos obliga a vivir y tocar la estupidez, la confusión y el miedo que dominan una cultura y toda el alma de una época” (Maldonado, 2008: 135).

Pensar desde el abismo es subjetivar lo que es fundante, pero, que a su vez, ese “fundante” no tiene fundamento último y esa tensión es filosóficamente determinante en la problemática nietzchiana. Pero, lo que realmente interpela, en Nietzsche, no es el abismo, sino la salida del abismo. Figuras como la de Zaratustra, el profeta de la transmutación del sujeto y fórmulas de transvaloración, como “más allá del bien y del mal”, “la muerte de Dios”, o el “fin de la metafísica”, que proponen la abertura a otras formas de existencia.

Leer más