Sobre “Ese monstruo que os habla” de Paul B. Preciado

Mercedes de Francisco

Me intereso en esta conferencia dictada por Paul B Preciado en la Escuela de la Causa Freudiana el 17 de noviembre del 2019, porque en ella se interpela, aparentemente, a la institución psicoanalítica, pero en realidad se cuestionan las posiciones del psicoanálisis, sin dejar muy claro de que psicoanálisis se está hablando. He querido ahondar en las afirmaciones de este discurso porque las críticas me sirven de acicate para avanzar en mis consideraciones. No me interesa acercarme a lo dicho con una posición altanera como reacción a sus críticas, ni tampoco deslizarme a planteamientos diagnósticos que están en las antípodas de la orientación de Freud y Lacan. Psicologizar sus afirmaciones no serviría de mucho. 

Cuando se dirige a los participantes de las Jornadas y dice que la masculinidad y feminidad del auditorio no es menos fabricada que la suya, está en lo cierto. Al final de su charla nos da tres ideas a los psicoanalistas. La primera que la diferencia sexual no es ni una naturaleza, ni un orden simbólico, en lo que podemos acordar los psicoanalistas lacanianos. La diferencia sexual no es natural y tampoco únicamente simbólica. Pero su conclusión después de esta recomendación es hacer una definición del cuerpo donde en él se encarnaría una epistemología política y por tanto histórica y cambiante. Y es en esta conclusión donde nuestros caminos divergen, pues no consideramos el cuerpo reducido exclusivamente a la epistemología imperante. En los últimos años de la enseñanza de Lacan, Seminario XXIV, en la clase del 16 de noviembre de 1976, nos plantea que hay un cuerpo de lo imaginario, un cuerpo de lo simbólico y un cuerpo de lo real, y aclara que el cuerpo entra en juego en lo imaginario por la vía de la consistencia, a través del yo; desde el punto de vista simbólico por la alternancia presencia-ausencia del significante y en el registro de lo real se trata de nuestra existencia arrojada al mundo. 

Preciado habla, fundamentalmente de dos decisiones, la primera adquirir a través de lo médico-farmacológico-legal su estatuto jurídico de hombre, pero aclarando que no tiene ningún deseo de devenir hombre como los otros, sino que lo que intenta es escapar de la parodia de la diferencia sexual. Es evidente que no es tan fácil sostener esta afirmación a la par que consigue el estatuto jurídico de hombre, que como nos dice en «Un departamento en Urano » supone incluso a nivel del Estado un nuevo nacimiento. Por un lado, toma la decisión de llamarse Paul y hormonarse con testosterona que cambiará sus caracteres sexuales secundarios, y, por otro, la decisión de hacer un espectáculo público de su cuerpo, de su espíritu, de su monstruosidad y de su transición. Estas dos decisiones no se solapan entre sí y responderán a causas diferentes. 

Su devenir “hombre”, o más bien monstruo, responde a su rechazo al circo binario heteropatriarcal que deja para la mujer, según Paul, solamente dos alternativas: el rol de la bella o la víctima. Y no se sentía capaz de ninguna de las dos. Es fácil caer en este binarismo a la hora de abordar el indefinible de la mujer. Comprobamos en la clínica esta deriva, sobre todo la de víctima, pues la mayoría de las veces el semblante de la belleza tiene como única función velar el sostén imaginario frente a la pregunta ¿qué es ser mujer?, pregunta que nunca obtendrá respuesta. Un privilegio de la imagen que se desliza en la mayoría de los casos a una inhibición y mudez femenina, dejando su voz como correlato de un misterio inexistente. Incluso M. Duras, mujer con un importante recorrido como escritora, se sintió con «el derecho a decir» cuando Lacan le planteó que ella sabía sin él lo que él enseñaba. Sigue siendo para mí un enigma que esto tuviera un valor de autorización para ella. Es sorprendente que nos hable del circo del binarismo sexual y no del circo del espectáculo universitario, mediático y de la moda entregándose a ello tan decididamente.

En su exposición hay un decisionismo voluntario y consciente que no podemos compartir. Elegir su jaula por propia iniciativa, frente a la elección hombre, mujer, que para él no la reconocería, es bastante dudoso. No tiene en cuenta la insondable decisión sobre el ser, ni las marcas inconscientes, que parece manejar a su gusto, si es que llega a considerarlas. Es sorprendente que nos informe de que durante unos cuantos años tuvo encuentros con varios psicoanalistas de distintas orientaciones, entre ellas la lacaniana. Habla de un sujeto autónomo, independiente e idéntico a sí mismo, que remite a un yo fuerte y que desprecia las ataduras de cualquier marca inconsciente con su correlato de goce. En apariencia está en contra de identidades marcadas por el poder de la epistemología de la diferencia sexual, y tiene la ilusión de una elección libre por estar en este lugar trans, o más bien de monstruo, de Frankenstein esperando que alguien le ofrezca una flor. 

Algunas de las cuestiones que nos plantea sobre la identidad, sobre los cambios y las condiciones históricas donde surge la invención freudiana no son para nosotros desconocidos y desde luego nadie piensa que se pueda estar al margen de las condiciones de la época y de las determinaciones históricas, pero justamente la verdad freudiana surge ahí para mostrar como esto no agota lo que puede decirse de un ser que habla. Freud, y después más claramente Lacan, no permiten que esas formulaciones puedan cerrarse en sí mismas y apuntan a su inconsistencia. El psicoanálisis es lo sintomático a cualquier pretensión totalizante, incluso a la que aparente estar a la vanguardia. 

No consideramos a la identidad como cerrada y autónoma. Aunque declare vivir en el tránsito y en la frontera aspira a una identidad cerrada incluso en ese vagar. Tampoco pensamos al sujeto como dueño de sí mismo, el nuestro es un sujeto vacío que se da una consistencia, entre otras, a través del objeto a que tapona su división en el fantasma. El cuerpo para nosotros no es un “archivo político viviente” como Preciado valoraba el suyo antes de su proceso de mutación. Proceso que fue el momento más bello, gozoso y feliz de su vida, mostrando que para él lo terrible se encuentra en la frontera entre los sexos. Tránsito «consciente» y «libremente elegido», aunque haya tenido que recorrer un arduo camino para hacerse reconocer como buen “trans” por el entorno psiquiátrico-psicológico-farmacológico-legal. Preciado parece no querer ser un «archivo político viviente» y me pregunto si no lo encarna más que nunca después de su transformación. En nombre de una libertad de elección de su jaula acepta de lleno prestar su cuerpo a la “terapia hormonal», inyectándose testosterona durante años y como «modelo» de la nueva campaña de Gucci.

En esta campaña publicitaria, lo queer, lo trans, muestran su lado neoliberal y queda engullido por la maquinaria capitalista. Monstruos, pero bellos, elegantes, de una determinada clase, que se mueven vaporosamente en un espacio muy chic decorado con muebles selectos. Nada que indique los enormes estragos que muchos trans padecen. Unos cuerpos «perfectamente monstruosos» tratados hormonalmente para lucir las prendas de Gucci tan afines al imperio de la moda que intenta equipararse al arte. El profesor de filosofía hablando por la televisión elegantemente vestido, dirigiéndose a los que se comprarán una preciosa gorra de lana para el invierno por setecientos euros más o menos. En España el ingreso mínimo vital no llega a los quinientos euros y es posible que haya sujetos trans en esas familias. Hace años en «Testo Yonki», Beatriz Preciado (en ese momento era Beatriz),  nos muestra la importancia en el capitalismo de la industria pornográfica, de la prostitución y la trata de mujeres, así como de la industria médico-farmacológica en el campo de la reproducción asistida, de la estética… y ahora podemos añadir en el cambio de sexo. 

Preciado se refiere a los distintos desarrollos históricos de la ciencia y cómo el psicoanálisis nace cuando se pasa del paradigma monosexual a un paradigma de la diferencia sexual. En el Siglo XVIII el discurso médico y la taxonomía anatómica consideraba la anatomía de la mujer referida al modelo de la anatomía del hombre. En el siglo XIX se reconoce la especificidad anatómica de la mujer y  en ese contexto nace el psicoanálisis. Me pregunto si su intento no es instaurar una nueva taxonomía cuando se refiere a los nuevos datos morfológicos, cromosómicos y bioquímicos que harían, según él, conflictivo e incluso imposible sostener una epistemología binaria. 

Si considera que el psicoanálisis nace afectado por la epistemología binaria y que debe revisar sus presupuestos con estos avances científicos, nos preguntamos si la epistemología del cuerpo viviente que encarna no es tan dependiente y esclava de esos “descubrimientos” como considera que el psicoanálisis lo es de los presupuestos del XIX. Quizás lo único que pretenda es llamarnos “anticuados” y alentarnos a ponernos al día en «moda». Sus críticas están sostenidas en unos conceptos y presupuestos psicoanalíticos que dejan de lado el transcurrir de la enseñanza de Lacan. Preciado toma de Lacan su vuelta a Freud pero sin tener en cuenta el sorprendente viraje que supone restituir la verdad freudiana a los conceptos que enumera: organización de la libido, actividad-pasividad, envidia del pene, complejo de castración, mujer fálica, amor genital, histeria, masoquismo, bisexualidad, androginia, fase fálica, complejo de Edipo, estados pregenitales, perversión, coito, placer preliminar, escena original, homosexualidad, heterosexualidad…

Los tres registros del ser hablante, Imaginario, Real y Simbólico y sus anudamientos que van transformándose en la medida que avanza Lacan en su enseñanza llegando al Sinthoma a partir del Seminario XXIII. La concepción del cuerpo  de Lacan referida a estos tres registros, no parece ser tenida en cuenta por Preciados. Quizás tanto Judith Butler como Paul B., cuyas referencias privilegiadas son Foucault y Derrida, introducen el cuerpo como un elemento del poder político y se mueven en un mundo simbólico, de lenguaje, que raya con un determinismo que Freud fue abandonando y que lleva a un callejón sin salida más que a una jaula elegida a conciencia por uno mismo.

Lacan también se topó con este callejón sin salida del estructuralismo y lo simbólico pero tenía la praxis analítica que le obligaba una y otra vez a enfrentarse con algo que se le cruzaba en el camino y al que dio el nombre de Real. Eso que se nos cruza en el camino, que no anda, y para lo cual ninguna epistemología o saber ya sea adquirido en los libros o incluso aprehendido en un análisis podrá atrapar y eliminar. Aunque Preciado quiera estar permanentemente en la frontera, acompañando a los desposeídos de la tierra, para lo cual viajará, cambiará de casa, atravesará fronteras tanto geopolíticas como de su propio organismo con la ayuda de la farmacoterapia, e incluso se ofrecerá como «mercancía» para marcas de moda, no logrará eliminar este Real que podemos nombrar como esa imposibilidad de escribir la relación sexual. 

Su proceso de cambio habrá podido ser uno de los momentos más felices de su vida, pero no es la Felicidad, habrá conseguido sentirse en la universalidad por tener un cuerpo morfológicamente de hombre, y habrá abandonado el lugar de alteridad que tenía como mujer, pero no podrá escribir la relación sexual que implica el cuerpo a cuerpo, aunque consiga que alguien llegue a entregarle una flor a este monstruo. No podrá erradicar la soledad radical y el desamparo que implica ser un “humano”, tampoco podrá encarnar lo imposible… Por esto mismo, los conceptos del último Lacan no son tenidos en cuenta en sus desarrollos y prefiere referirse a los términos freudianos sin contemplar la verdad restituida en ellos, y así mantener esta «vana» ilusión.

La niña de TikTok y los estragos de la pantalla.

Lidia Ferrari

Tuve la oportunidad de estar en relación con una niña de siete años durante una semana, en el alojamiento de sus padres. En el verano del 2020 la pandemia había conducido a esa familia como a otros a ‘achicarse’, es decir, despedir empleados y arreglarse solos en su gestión. El hecho es que los padres de la niña trabajaban todo el día y la niña, hija única, sin escuela y sin poder salir de su casa sino excepcionalmente, compartía su día con ellos y los huéspedes. 

Apenas la conocimos se acercó para mostrarnos sus videos de TikTok. Se filmaba bailando casi durante todo el día. En la cena, cuando llegaban los comensales rápidamente hacía contacto con ellos. Las conversaciones, a poco de iniciar, se referían a su baile en TikTok. Se asistía a disputas por el celular porque los padres intentaban limitarle su uso. En esa lucha los padres renunciaban por sus múltiples ocupaciones y por la obstinación de la niña. Hablaba muy bien para sus siete años y conquistaba a los clientes. Pero la seducción inicial declinaba cuando se imponía su perfil invasivo que hacía imposible hablar de otra cosa que de su performance. Se acopló a una pareja de jóvenes que la adoptaron, pero cuando le pedían que dejara el celular, lo discutía y si no cedían, se alejaba. No parecía haber posibilidad de regular su afición. Dijo en varios momentos que quería ser bailarina cuando fuera grande. Pero no se trataba de una ‘vocación’ por la danza sino de una pasión por su imagen, como si ese mirarse y grabarse no le permitiese verse. En una cena conquistó a una familia recién llegada que terminó grabando videos mientras cantaban y ella bailaba.

Producía cierta amargura verla en su performance. Los padres oscilaban entre la impotencia y la indiferencia. Pero es que se tornaba imposible alojarla o regular sus actuaciones.

La niña era muy despierta y sabía convocar el interés de su interlocutor. Pero no disponía de los límites del pudor o de la distancia que procura la timidez. ¿Estaba poseída por TikTok o ella lo poseía y la volvía impermeable a todo exterior? En muchos adictos se puede ver la fragilidad frente a la potencia de su compulsión. Sin embargo, el celular en sus manos parecía dotarla de omnipotencia.

Esta niña tan pequeña nos interroga sobre las condiciones para que esto pueda suceder. No sería apropiado hacer responsable a la aplicación TikTok. Los padres, por otro lado, estarán comprometidos como todos los padres en la neurosis de sus hijos. Pero no podemos dejar de pensar que para que una niña despliegue esta compulsión, debe tener al alcance de la mano dispositivos que para criaturas tan pequeñas pueden llegar a ser nefastos.

Las consecuencias en niños de corta edad del uso excesivo de videos en Internet o de acceso a estos dispositivos invitan a la reflexión. Sin experiencia en clínica psicoanalítica con niños, mi aproximación podría ser llamada de mirada clínica de lo social, a pesar de que esto pueda disparar objeciones varias. Lo que intento pensar es cómo el Otro de lo social incide, sobre todo en estas etapas de construcción subjetiva. He leído a psicoanalistas de niños que narran desde su experiencia la incidencia de los video juegos, internet y la pandemia en la vida sus pacientes. Se trata de la mirada clínica acerca de un sujeto en análisis. El Otro, tome las formas que tome, siempre será una cuestión para considerar dentro del universo clínico del dispositivo analítico.

En cambio, intento una mirada sobre este mundo tecnológico de hoy, el de los video juegos, el del predominio de la imagen sobre la palabra y el texto. Si bien no podamos sacar conclusiones generales acerca de cómo pueden incidir en cada quien, esto no supone que no podamos analizar el espíritu de época, la manera en que la tecnología y las maneras de convivialidad que imponen pueden incidir en el sujeto y, en especial, en niños y adolescentes.

La pandemia muestra un lado oscuro no sólo en relación con la enfermedad que procura el virus sino a la preeminencia casi exclusiva de cultivar relaciones sociales a través de la pantalla. Un niño muy activo en los tiempos previos de la pandemia, muy deportista y poco aficionado a los videojuegos, en tiempos de la pandemia comenzó a estar todo el día con la Play Station de manera compulsiva lo que le procuró temblores de manos y cuerpo similares a trastornos neurológicos. Su familia, luego de la visita médica, se deshizo de la Play Station y se ocupó de que el niño no estuviera mucho tiempo frente a la pantalla. El niño al alejarse de los videojuegos comenzó a leer y a escribir canciones, pero quedó marginado del encuentro con otros niños de su edad que sólo se relacionaban a partir de esos videojuegos. 

Así como ocurre con diferentes tipos de trastornos adictivos es probable que tarde o temprano el Estado se interesará del problema de la accesibilidad de los niños y adolescentes a estos nuevos dispositivos, aplicaciones y plataformas a partir del acceso a Internet. Hay muchos intereses para que esto no se produzca, sobre todo, de quienes se ocupan de fabricar plataformas y productos para el público menor de edad. Esta industria monumental tiene de aliados a los adultos que son los que adquieren los productos y los entregan a los niños. ¿Por qué razón los adultos pierden el poder de regular, tutelar y administrar el tiempo del niño o el adolescente frente a las pantallas? Porque ya habían cedido, en un primer momento, esa tutela a la pantalla. Es similar a lo que se produce cuando se envía a un niño a la escuela, a un campo de deportes, a una escuela de danzas o a jugar con sus amigos. Por fortuna la tutela de los padres descansa en esos otros necesarios para su socialización. El problema es que aquí se trata de una pantalla que captura al niño. El efecto de fascinación infantil frente a las imágenes en movimiento no es similar a las imágenes estáticas de un libro pues éstas favorecen una apuesta a la imaginación. Los videos y los video juegos ejercen una fascinación especial en tanto la rapidez del movimiento y cambio de las imágenes exigen menor tiempo para procesar lo que se ve. Ciertas películas de las décadas del ‘50 o del ‘60 ya no son soportadas por su lentitud, pues dejan demasiado lugar vacío para los espectadores actuales.

Siempre los niños han escuchado música y canciones de las voces de las personas que los rodeaban, de la radio, de los aparatos de música. En la escucha el niño libera el cuerpo que no precisa estar inmóvil para poder oír. El video es otra cosa. Es frecuente que el acceso a la música y canciones en los niños pequeños se realice actualmente a través de videos, y se puede observar que la imagen los fascina más que el sonido. ¿Quién no habrá visto en restaurantes padres que colocan el celular detrás del plato para que el niño coma petrificado frente las imágenes?  Los videos infantiles poseen colores vivaces, diseños atractivos y personajes caricaturales de allí la pregnancia de los dibujos animados. El video requiere una cierta inmovilidad del cuerpo del espectador. La mirada no puede sustraerse de la imagen para no perderla, mientras el sonido permite el movimiento sin que se lo pierda. Como la niña de TikTok, que está atada a la imagen a pesar de bailar y moverse frente a la pantalla.

Estos tiempos de predominio de las imágenes y videos en la conexión social a través de Internet, son momentos inaugurales que implican una modificación profunda de la vida cotidiana. No sólo la Pandemia ha acelerado el establecimiento de las relaciones humanas a través de una pantalla. Ya se estaba produciendo una preeminencia de actividades sea de trabajo o de entretenimiento a partir de la tecnología que lidera Internet. Las nuevas generaciones nacen con una relación estrecha a la pantalla. Difícil medir los alcances y consecuencias para la estructuración subjetiva en estos momentos de mutación. Pero ya están presentes algunos síntomas. Desde los jóvenes japoneses con su «hikikomori», síntoma de aislamiento social a tipos nuevos de trastornos ligados a dispositivos y aplicaciones. Un amplio campo de problemáticas está emergiendo y deberá ser tomado en cuenta por quienes se ocupan de la salud mental o de la salud en general. Es una agenda totalmente abierta y de desafío para el psicoanálisis y las ciencias sociales y humanas.

A pesar de que no sabemos mucho acerca de estas nuevas problemáticas hay algunos planteos que deberíamos tener en cuenta como lo dicho -en la película ‘Lo and Behold: Reveries of the Connected World ’ de Werner Herzog de 2016- por un pionero de Internet, Leonard Klimrock, de la Universidad de California (UCLA):

“…lamento profundamente el hecho de que el razonar analítico y el razonamiento imaginativo, ese razonamiento creativo, se perdió. En mi opinión, las computadoras y en cierto sentido Internet son los peores enemigos del razonamiento analítico profundo. La juventud de hoy utiliza máquinas para básicamente reemplazar su análisis de las cosas que están observando. Ellos no entienden lo que están viendo o lo que están escuchando, lo que están aprendiendo. Dependen de lo que Internet les diga y les descifre para ellos. Ven números en vez de ideas. No logran comprender conceptos y esto es un problema”.
La OMS en 2019 ha decidido incluir el trastorno por el uso de videojuegos como un caso especial del trastorno del comportamiento debido al uso excesivo de móviles, ordenadores o directamente, de Internet. Su inclusión en la lista de enfermedades se hará efectiva recién en 2022. La consecuencia de esto y por eso protestan las industrias del videojuego es que su inclusión supone que los países adscriptos a la OMS deberán ir preparando distintos tratamientos y medidas de apoyo para el ‘gaming disorder’.

Ahora bien, ciertos organismos que se ocupan de establecer criterios diagnósticos en salud no sólo se ocupan de problemas que circulan, sino que, a veces, pueden estar delineando futuros negocios ya sea farmacéuticos o psiquiátricos.  No obstante ello, si bien la inclusión de este tipo de trastorno no supone que esté bien definido el problema, dirige la mirada a cuestiones que están siendo dejadas en manos de la industria del entretenimiento sin regulación. Sabemos que no es porque no se venda alcohol a los jóvenes que se elimina alcoholismo juvenil. Pero puede ser una alerta para un público más amplio, como padres y tutores que son los que procuran los dispositivos a los niños ya que nadie les ha dicho aun de sus potenciales riesgos.
 
La inclusión de trastornos como la compulsión a los videojuegos dentro de la categoría de las adicciones podría suponer un tratamiento similar al de las otras adicciones, poniendo el acento más en la estructura adictiva del sujeto que en el objeto de su compulsión, como puede ser al consumo de sustancias, juegos de azar, video juegos, etc.

Dos cuestiones se pueden derivar de ello. Por un lado, que si así fuera es legítimo el temor de las industrias del video juego porque tarde o temprano se deberá decidir sobre la accesibilidad de los menores de edad a esos productos, como se hace con el tabaco y la limitación de la venta de alcohol a los menores de edad. Existe una disputa actual acerca de la accesibilidad a los juegos de azar. Hay gobiernos que acuerdan con los intereses de los empresarios de los juegos de azar y hacen menos restrictivo su acceso mientras que, por el contrario, hay gobiernos más preocupados por el cuidado de los ciudadanos que intentan poner barreras a su utilización. Esa disputa política y económica se produce porque las autoridades sanitarias consideran que el acceso irrestricto a los juegos de azar contribuye a la compulsión al juego. De una forma similar de considerar la compulsión a los videojuegos se podría seguir una reflexión y una intervención respecto a la accesibilidad a los mismos por parte de los menores.

Por otro lado, una discusión necesaria y en la cual no deberían necesariamente intervenir los organismos de salud, es la discusión acerca de lo que significan estos trastornos en la vida humana actual, cómo ellos expresan un modo del malestar de la cultura con un perfil diferente a lo conocido. Desde hace unas pocas décadas estamos asistiendo a una mutación que se podría llamar antropológica debido a la incidencia de estas nuevas tecnologías. No se trata del mismo mundo que se fue pronunciando acerca del uso perjudicial del alcohol, sobre los trastornos del tabaquismo o del consumo de drogas. Las relaciones sociales se están transformando radicalmente a partir de esto que podemos llamar ‘modernidad tele-tecno-mediática’, como lo menciona Derrida, o con el más contemporáneo ‘infoesfera’. En este mundo que se está construyendo a pasos agigantados hay una definitiva omnipresencia de Internet y los dispositivos que le son afines. No se trata de un objeto que puede o no adquirirse en un mercado o en una tienda. Se trata de la existencia de dispositivos implantados en la esfera más íntima de cada individuo. El celular, la tablet, Internet acompañan todas las horas de la vida de una persona y sus peligros o sus beneficios la asisten hasta mientras duerme. Estamos todos conectados a Internet y nuestra vida -incentivada por la Pandemia- está decididamente conectada en modo online con el mundo. Los video juegos o TikTok son nombres de las protuberancias que emergen del suelo en el cual florecen esos dispositivos que, aunque ellos en particular no existieran, de todos modos, no dejaría de producir múltiples trastornos derivados de ese particular suelo cultural donde transcurre la vida. Estos trastornos podrían ser leídos como síntomas que denuncian un orden de cosas. ¿Podría ocurrir en un próximo futuro que la subjetividad estuviera de tal modo tallada por este orden tele-tecno-mediático que ni siquiera se produjeran anomalías y padecimientos que denuncien el malestar?
 
El intercambio social que la conectividad de internet ofrece a través de diversidad de dispositivos se presenta como la posibilidad de acceso a lo imposible en tanto pareciera no haber límites o fronteras que atravesar porque está todo allí, a la mano y en todo momento. No hay distancias ni obstáculos que atravesar. La figura de un tipo de adicciones derivadas de este suelo cultural es el de un tiempo sin límites. Se mencionan casos tan graves de adictos a videojuegos que por no poder alejarse de la pantalla llegan a morir por inanición. La muerte viene a producir el corte que el sujeto no puede realizar, tragado por la pantalla. Hay allí una falta de regulación temporal necesaria para la vida. Lo ilimitado de estos goces adictivos nos muestra, como en la niña de TikTok, que se puede construir una vida sin bordes a atravesar. Hay algo intrínseco al dispositivo, como son las plataformas digitales como Netflix donde alguien puede estar horas frente a la pantalla mirando series pues el formato no sólo se lo permite, sino que parece demandárselo. El acceso irrestricto a determinados contenidos no le solicita al sujeto ningún ritual ni ninguna espera, como podían hacerlo el cine o la televisión ‘antiguos’. En ellos el acceso al entretenimiento está organizado y regulado en tiempos y espacios que no controla. Lo obliga a la espera y a la organización de su vida a partir de coordenadas que le imponen los otros. Estos actuales dispositivos y plataformas facilitan la captura del sujeto por lo ilimitado de la posibilidad de la satisfacción. La niña de TikTok está constituyéndose en un universo donde las escansiones temporoespaciales parecieran ya no existir, es que ella posee el saber de su época que le dice que no debe esperar para obtener lo que quiere. Obviamente, deberemos interrogar en qué medida es ‘lo que quiere’  o si se trata de una imposición del dispositivo y del mundo que la rodea. Este espacio que se presenta ilimitado donde basta alargar la mano para obtener lo que se quiere afecta la constitución deseante y alienta formas compulsivas de estar en el mundo.
 
En la interesante película de Herzog hay un momento donde especialistas en Internet hablan de la aspiración de que en el futuro Internet se vuelva invisible, tan invisible como la omnipresente electricidad. Dicha invisibilidad supone una transformación de la vida humana mucho más invasiva y radical que la sucedida con la introducción de la electricidad. Se está abriendo un capítulo de necesaria indagación acerca de las consecuencias en la vida humana de las tecnologías derivadas de Internet y la transformación consecuente de las subjetividades que, por lo que estamos viendo, se presenta como inquietante.

La época en nosotros

José García Molina

Desde hace algo más de un siglo el pensar filosófico viene afirmando que vivimos una época ‘falta de espíritu’. El avance imparable de las frías aguas del cálculo económico y del dinero como mediador universal, pero no en menor medida el de un mundo que ha tecnificado prácticamente todas las formas de relación y lazo social, ha provocado el retraimiento del espíritu o su conversión en estilos de vida consumibles. En este sentido no está de más recordar que dos pensadores alemanes coetáneos —Carl Schmitt y Martin Heidegger— se ocuparon en pensar y definir el modo en que la época de la sociedad de masas había albergado, comprendido y vivenciado la Técnica. Desde sus primeras obras escritas en los años veinte —forjadas al calor de una persistente crítica del liberalismo y del economicismo tan interesante como problemática—Schmitt defendió que el sentido espiritual del siglo solo se sabría definitivamente cuando quedase claro qué clase de política adquiriría la fuerza necesaria para apoderarse de la técnica. Diferentemente, la aproximación y la resolución de Heidegger a esta misma cuestión podría ser clasificada, como ha afirmado José Luis Villacañas, de impolítica.[1] Las malas noticias que ha traído asociada la respuesta a este enigma planteado por Schmitt son por todos conocidas y no creo necesario redundar en ellas más que para señalar que no ganó ninguna clase de política emancipatoria o igualitaria. En cualquier caso, considero interesante guardar en la memoria la cuestión planteada por Schmitt reformulándola en modo de tesis: el sentido espiritual de una época tiene mucho que ver con qué clase de política tiene más fuerza.

Como sabemos, la época de la técnica (en la que seguimos inmersos) no se caracteriza exclusivamente por la omnipresencia de todo tipo de máquinas en nuestras vidas. Que vivimos la mayor parte de nuestro tiempo en una pantalla, que pagamos las facturas y que nuestro ocio se vincula cada vez más con el uso de artefactos es una obviedad sociológica y experiencial. No es esa la cuestión. Si solo se tratase de esto aun podríamos mantener la ilusión de cierta soberanía sobre la técnica y sobre nuestra capacidad de decidir sobre sus usos o, llegado el caso, reducir o eliminar su presencia entre nosotros. Pero claramente no es tan sencillo. Hablar de época de la técnica es entender que —del mismo modo en que siglos antes lo hicieron la Teología, la Metafísica o la Moral— la Técnica y la Economía imponen un sistema productivo de mercancías y subjetividades que tiene como dedicación primera, casi exclusiva, la producción de sus propias condiciones de posibilidad y reproducción.

La máquina de calcular se ha convertido en el espíritu de la época porque, lejos de constituirse como una suerte de instrumento al servicio de alguna necesidad o deseo humano, toma el lugar del espíritu mismo. Así, la máquina de calcular (que uso como una metáfora para designar la lógica de las formas contemporáneas del lazo social y de nuestra relación con nosotros mismos en tanto homo economicus y emprendedores) ha devenido racionalidad hegemónica y determinación de todo lo vivo. Sí. ‘todo lo sólido se disuelve en el aire’. Es posible que Marx no se sorprendiera demasiado al saber que hoy, asediado por la hegemonía de una financiarización que aporta nuevas formas de beneficio, se ha disuelto hasta ‘el pago al contado’.

Como tantas veces ha señalado Jorge Alemán, vivimos en la época del movimiento circular y sin corte que caracteriza el devenir del capitalismo postfordista o neoliberalismo. Habitamos una época sostenida por una lógica incansablemente dedicada a excitar los deseos y las pasiones de los individuos, también sus delirios o paranoias, para luego otorgarse la tarea de buscar los medios de satisfacerlas, previo paso por caja (en cash, con cheque, con tarjeta o financiado). Pero como bien sabemos, la misma lógica que hace de nuestra sociedad una sociedad técnica y capitalista es, paradójicamente, la que hace que una sociedad no pueda ser una sociedad. En este sentido, hemos podido experimentar que la lógica de la técnica, como del movimiento circular y frenético del capitalismo, son extraños a la costumbre. No es de extrañar, pues, que también lo sean al derecho.

Así, no descubro nada nuevo si afirmo que nuestra época está dominada por lógicas que dificultan o impiden armar lazo social. Ni la cultura técnica, ni el mercado, ni las múltiples formas del narcisismo individualista están en condiciones de procurar ‘modos de salvación’ respecto al desastre que, en buena medida, provocan. Y es que, contradiciendo un poco al poeta, no siempre allí donde crece el peligro crece lo que salva. De hecho, la historia nos ha mostrado en demasiadas ocasiones que lo único que crece es un peligro mayor.

Como cualquier cosmovisión totalitaria, el capital no sabe, ni quiere saber, de división de poderes. La división del poder es división de opinión, de creencia y, en consecuencia, pluralidad de dioses que podrían despistarnos y desviarnos del ‘verdadero y único camino’ trazado por la técnica y la economía. Y ello se ve cada día en el auge de todo tipo de propuestas reaccionarias que, en su supuesto arcaísmo condenan todo progreso menos el del capital. La democracia empieza a ser un engorro de tal calibre que, parafraseando al dictador, se nos aconseja continuamente ‘no meternos en política’. El machacón mensaje cotidiano es el de dedicarnos a cultivar el jardín del hedonismo del cuerpo o la neutralidad del mindfullnes (previo paso por caja, de nuevo, claro está). Cabría preguntarse: ¿por qué este grandioso empeño en extender todo tipo de prácticas de neutralización y despolitización? Quizás en la propia pregunta se vislumbra el signo, la señal o la brújula que indica la dirección de las rutas a seguir en la construcción del nosotros. No hace falta recurrir a discursos mesiánicos o teleológicos para albergar la certeza de que nadie se salva solo. Cualquier forma de salvación precisa de un nosotros. Y aunque sabemos que hay distintas formas de lazo social —Lacan nos mostró algunas variedades a través de su noción de discurso— estoy convencido de que ese nosotros por el que nos interrogamos encuentra su condición de posibilidad en ciertas formas de militancia y de praxis política. En otro caso, serán nuevas y viejas religiones las que se encarguen de la tarea.

¿Estoy sugiriendo entonces que la política puede seguir siendo entendida y practicada como una forma de Salvación? Jorge Alemán se confrontaba hace unos días con algo parecido al afirma que «actualmente la política no encuentra el ámbito donde los mitos salvadores y redentores teñían con su impronta los grandes levantamientos y el deseo de insumisión que posibilitaban los grandes cambios del imaginario colectivo».[2] Se pregunta, además, si podrá aún la experiencia de lo político establecer una relación de frontera con la Salvación. Aunque lo temible de la cuestión puede suscitar dudas más que razonables, considero que aún hay política. A pesar de que el propio neoliberalismo se presenta como una práctica de liberación, de afirmación de la vida y de autodeterminación, de salvación finalmente (que ha conseguido, en buena medida, saturar y suturar los sentidos y las metas); a pesar de que el progreso económico y su fe en la técnica y la economía como lo que nos saca, uno a uno, del atolladero se ha convertido en el centro de gravedad de la subjetividad de nuestra época y religión mayoritaria de una comunidad de individuos sin comunión; a pesar de los muchos que piensan que «es la mejora de la economía lo que nos salva»; a pesar de todo ello, o quizás por ello mismo, hay resistencias, contragolpes e insistencias; hay momentos populistas y populares que imaginan otros comienzos y otras formas de estar y vivir juntos… No hay crimen perfecto ni modo de suturar y saturar permanente y completamente los sentidos, los significados y las prácticas humanas. Siempre hay resquicios y grietas, aunque todavía no quepamos por ellos o no sepamos cómo ensancharlas para atravesar. El imaginario no nos falta, la falta siempre está ubicada en otro lugar.

En cualquier caso, la experiencia política dentro y fuera de las instituciones me ha dejado una enseñanza. Considero que, al menos hoy en día y en este mundo, la mera proliferación de ritos privados, de modos singulares de asociación o corporación o la creación de comunidades sensibles no alcanza para generar un sujeto político capaz de cambiar las reglas de juego. Esperar la autoorganización inmanente de lo múltiple, de los muchos y diversos, de la multitud, es mucho esperar, es esperar demasiado. A una fuerza política solo se opone otra fuerza política de signo contrario, diferente, y más fuerte. Por lo mismo entiendo, a distancia de todas las posiciones espontaneistas e inmanentistas, que la función de universalidad que cumple el Estado democrático de derecho no puede ser ignorada, modificada o suprimida hoy en día sin incrustar en sus mismas entrañas otra lógica universal y universalizante, y protectora, más fuerte y de distinto signo. Es decir, la cuestión política candente no es —como durante mucho tiempo se ha defendido y aún se defiende— como la democracia verdadera acaba provocando la desaparición del Estado, sino más bien por qué tipo de Estado apostamos y luchamos en este momento histórico.

La cruel experiencia de la pandemia que padecemos no ha hecho más que reafirmar esta convicción. No postulo un Estado mítico o reificado, convertido en Dios o en Iglesia en la que todos los fieles profesan obligatoriamente la misma fe. Pero considero que el Estado y el gobierno —que lo representa, dirige y usa al mismo tiempo— son lugares privilegiados para ejercer —con la mayor honestidad y quehacer democrático posibles— la inevitable tensión entre la ética de la convicción (guiada por nuestros ideales) y ética de la responsabilidad (guiada por las decisiones a tomar en un mundo plural y complejo). El estado y el gobierno siguen siendo instituciones privilegiadas para ensayar una función de universalidad que no ceda siempre ante la pura y dura demanda corporativa, el interés de parte, la lógica de facción. Son instituciones donde ensayar radicalizaciones de la democracia; donde proteger, dar continuidad y ampliar derechos y libertades, los de todos los diferentes. A mi juicio, las instituciones políticas del Estado constituyen un instrumento privilegiado para intentar llevar al Estado más allá de sí mismo, hacia otro estado.

El reto político de este tiempo sigue pasando por generar una nueva institucionalidad que permita desarrollar ciertas formas de universalidad a las que lo múltiple particular pueda adherirse e, incluso, profesar cierta fidelidad. Soy consciente de la dificultad. Pero, como dijo Spinoza al final de su Ética, «arduo, ciertamente, debe ser lo que tan raramente se encuentra. En efecto: si la salvación estuviera al alcance de la mano y pudiera conseguirse sin gran trabajo, ¿cómo podría suceder que casi todos la desdeñen? Pero todo lo excelso es tan difícil como raro».

 

[1] Villacañas, J. L. (2008). Poder y conflicto. Ensayos sobre Carl Schmitt. Madrid: Biblioteca Nueva.

[2] «Derechas, redes sociales y rechazo de la política», en https://www.pagina12.com.ar/298288-derechas-redes-sociales-y-rechazo-de-la-politica?fbclid=IwAR2kR-C3dapte3XHRtltJpP3t555xOGnRvExIvSowqLmlRfj8y55WaG5H_U

¿Es Jeremy Corbyn antisemita?

Timothy Appleton

Labour Leader Jeremy Corbyn makes a speech at the Methodist Central Hall in Westminster on December 10 2016 in London England Mr Corbyn was joined by...

En el mismísimo momento en el que la izquierda internacional va celebrando importantes victorias en Bolivia y Chile, la izquierda británica ha tenido su peor semana en más de un año de semanas malas. El problema en esta ocasión ha sido la controversia que ha acompañado a la decisión del Partido Laborista, por primera vez en toda su historia, de suspender del partido a un exlíder: Jeremy Corbyn. ¿Por qué ha dado este paso?

La causa provisional ha sido la publicación, el jueves pasado, de un informe de la Equalities and Human Rights Commission (La comisión de igualdades y derechos humanos) del Reino Unido (EHRC) – una organización (creada por el propio Partido Laborista en 2007) que investiga el racismo institucional en el territorio de Inglaterra y Gales (Escocia e Irlanda del Norte tienen sus propios mecanismos) -, que ha criticado la gestión del Partido Laborista en relación al problema de antisemitismo (aquí definido como odio hacia los judíos) entre sus miembros durante el liderazgo de Corbyn. Curiosamente, la acusación contra Corbyn no apunta a que sea él el responsable de este problema, sino que al comentar sus conclusiones, no se mostró lo suficientemente penitente al respecto. El problema concreto, según el líder actual Keir Starmer, fue la observación de Corbyn de que el tema había sido en parte exagerado por fines políticos. Para dar una idea de lo dramática que ha sido la decisión de suspenderle, se podría señalar que el mismo partido sigue contando entre sus miembros a otro exlíder, Tony Blair, del que, se podría argumentar justificadamente, es un criminal de guerra. ¿Cómo hemos llegado, entonces, a este punto?

Quizás primero debería preguntarse si el problema de antisemitismo en el Partido Laborista es realmente tan importante como para merecer una investigación por parte de la EHRC, que sólo una vez ha investigado a un partido político: el British National Party (esencialmente, el Frente Nacional). Considero que la respuesta a esta pregunta es sencilla: no. Debo añadir que, independientemente de las capacidades impresionantes de Google Translate, me siento más cómodo escribiendo la frase anterior en una lengua no-inglesa. En Inglaterra, se consideraría bastante escandaloso comentarlo. Si todavía fuera miembro del Partido Laborista, estaría en riesgo de expulsión sólo por publicarla. Pero sinceramente creo que es el caso. Incluso iría más lejos. Pienso que la estrategia política de acusar el Partido Laborista de antisemitismo es el fraude político anti-izquierdista más grande que se ha cometido en las Islas Británicas desde la carta de Zinoviev, es decir, el momento en 1924 cuando The Daily Mail publicó el texto de una carta falsa, durante la campaña de las elecciones generales de aquel año, insinuando que los líderes del Partido Laborista iban preparando un golpe comunista en Reino Unido, con la participación del Politburó ruso. Me parece que acusar de antisemitismo a un político que ha pasado toda su vida defendiendo a la comunidad judía (poniendo en juego a veces con su propio cuerpo[1]) es algo inusualmente asqueroso, en un país donde la cultura mediática ya es, de por sí, bastante asquerosa. Además, tachar a sus seguidores – gente corriente y trabajadora – de antisemitismo sólo porque quieren nacionalizar los trenes, me parece repugnante.

Después de la campaña anti-laborista reciente, se descubrió, en una encuesta de 2018, que un 51% de los votantes británicos creían que el partido tiene un problema de anti-semitismo y un 34% opinaban que Corbyn tiene opiniones antisemitas.[2] Una respuesta obvia a estas ideas es que, dado que los laboristas habían recibido 13 millones de votos (40% del total) en las elecciones del año anterior, si realmente fuera el caso que el Partido Laborista sea institucionalmente antisemita, se deduciría que a los británicos les importa un carajo el antisemitismo. Esto empieza a dar una idea de lo peligroso que es el juego de las fuerzas conservadoras y su despliegue mediático en Gran Bretaña en el periodo reciente.

En verdad, cualquier análisis imparcial tendría que concluir que una descripción del Partido Laborista como antisemita es temeraria. En un momento determinado, YouGov (una empresa encuestadora intrínsecamente anti-laborista) reveló que en realidad los niveles de prejuicio antisemita en el Partido Laborista habían bajado durante la época del liderazgo de Corbyn, en comparación con la época anterior.[3] Si este problema nunca se había mencionado antes, ¿por qué hacerlo ahora? Además, es muy sospechoso que, desde que Corbyn dejó de ser líder, en 2020, la cuestión prácticamente no ha vuelto a mencionarse en los medios (exceptuando esta semana). Podría añadirse que la encuesta de YouGov mencionada anteriormente mostró que el Partido Conservador alberga opiniones más antisemitas que el Partido Laborista. Lo curioso es que los conservadores nunca han sido investigados, ni tampoco por los casos numerosos y celebrados de islamofobia entre su miembros.[4]

Al final, el informe de la EHRC tampoco encontró pruebas importantes de antisemitismo institucional en el Partido Laborista. Simplemente criticó algunas cuestiones de procedimiento. Primero, atacó a los líderes por intervenir políticamente en unos casos concretos. Ahora sabemos que lo hicieron para agilizar el proceso, que supuestamente es lo que todo el mundo quería. También el EHRC criticó a los administradores (no el liderazgo) por no proporcionar la formación adecuada para los empleados que tenían que procesar las quejas de antisemitismo en el partido. Por último, el informe identificó dos casos de acoso a miembros judíos del partido. En mi opinión, es bastante cuestionable que sean estos realmente casos de acoso.

Estas conclusiones limitadas no son sorprendentes. Durante el apogeo de la crisis – en febrero 2019 – la secretaria general del partido, aliada de Corbyn, dio un extraño paso al publicar los datos sobre los procesos disciplinarios relevantes, en un intento vano de silenciar las críticas al partido.[5] Aquí van: en total, hubo 673 investigaciones. En 220 casos, no hubo pruebas suficientes para proceder con la queja; en el mismo momento, 211 casos estaban pendientes de resolverse; en 146 de ellos, la persona siendo investigada había recibido un aviso oficial sobre el uso de lenguaje que pudiera interpretarse como anti-semita; 96 personas habían sido suspendidas, esperando más investigación; y 12 personas habían sido definitivamente expulsados. ¿12? ¿De más de 550,000 miembros (y aún más si se incluyen los miembros asociados, en los sindicatos, por ejemplo)? Por supuesto que 12 antisemitas es demasiado (si verdaderamente podemos asumir que se trata de gente antisemita; hay casos famosos de expulsiones de gente que claramente no lo es; ¡algunos de ellos judíos!) No obstante, en un grupo de más de medio millón de personas, siempre sería posible encontrar un puñado de personas que creen en cualquier idiotez. Quizás Corbyn tenía razón, entonces, al concluir que la cuestión de antisemitismo laborista había sido una exageración política. Si es así, sin embargo, ¿qué es lo que realmente está pasando aquí?

No hace falta ser Sherlock Holmes para adivinarlo. El auge meteórico del populista de izquierdas de Corbyn – se estima que con unos 2,300 votos más se hubiera convertido en Primer Ministro del Reino Unido en 2017 – era tan inesperado e insoportable para el establishment británico que tenía que acabar con él. El problema para ellos era, ¿cómo hacerlo? Las políticas que había propuesto este  humilde señor tenían el apoyo de la mayoría de los británicos, y – sobre todo durante la campaña electoral de 2017 – su popularidad personal creció dramáticamente. Tal vez H.G. Wells habría descrito el proceso así: desde otro punto de espacio, intelectos fríos y calculadores observaban el corbynismo con ojos envidiosos mientras elaboraban con lentitud sus planes contra él. Al final, decidieron acusarle de antisemitismo. Era el cargo perfecto porque tiene la misma estructura lógica que la pregunta tramposa mítica, discutida por Steven Pinker en su libro The Blank Slate: “¿cuándo dejaste de pegar a tu mujer?” Imposible contestarla sin incriminarse. Una y otra vez, los periodistas sesgados, vendidos, o simplemente mojigatos, de Gran Bretaña, le preguntaron a Corbyn, durante las entrevistas incoherentes que le hicieron, si reconocía el problema de anti-semitismo en su partido. Si lo reconoció, se escandalizaron; si no lo reconoció, se escandalizaron igual. Esta polémica creció en intensidad durante todo su liderazgo, hasta el punto de que, en la última entrevista importante que concedió a la BBC antes de las elecciones de 2019, los dos interlocutores pasaron la mitad del tiempo (15 de 30 minutos) hablando de este tema, en vez de discutir las políticas de su partido.[6] Es difícil no ver en esto una manera de atarle las manos a Corbyn, y obligarle a participar en debates que no le favorecieron nada al nivel político, y le impidieron hablar de su propio proyecto político.

El debate sobre esta cuestión era tan histérico que al final, en páginas como Twitter, hubo cazas de brujas por todos lados, discusiones increíblemente violentas, incluso litigios[7], y paulatinamente, la acusación de antisemitismo empezó a vaciarse de todo significado fijo, y a convertirse en una cuestión de puro politiqueo. Si no te gustaba lo que te dijo otra persona, y esa persona había usado la frase “esta gente”, le podrías acusar de utilizar un tropo anti-judío. Alternativamente, emplear públicamente una frase como “el lobby israelita” (¡que es algo que realmente existe; francamente, sería raro si no fuera así!) se consideraba evidencia de prejuicio anti-judío. En suma, se generó un caos, que amenazó con envolver todo lo que rodeaba a Corbyn. Momentos especialmente memorables de esta campaña propagandística incluyeron aquel en que el editor de derechas, del periódico más importante de la comunidad judía en Inglaterra acusó a Corbyn de tener en mente a los judíos cuando criticaba a los banqueros (que es un tropo antisemita en sí mismo) y una diputada laborista de derecha – por lo tanto, anti-Corbyn – quien acusó a los de la izquierda anti-capitalista de su propio partido de ser, al fin y al cabo, antisemitas (otro tropo antisemita).[8] Las contradicciones en las que caen cuando hacen acusaciones de este tipo son muestras claras de su mala fe.

En realidad, las bases de esta campaña se sentaron hace mucho tiempo, quizás desde el primer día del liderazgo de Corbyn. No sólo era necesario derrotarle, sino también humillarle públicamente, para que nadie intente nunca más cambiar la estructura social en Gran Bretaña. De ahí la acusación orwelliana de esta semana contra él: de no ser lo suficientemente penitente ante sus acusadores. Pero hay otra conclusión que me gustaría añadir aquí. Creo que toda esta campaña contra los laboristas es al fondo una manera de acabar con la política populista como tal. Esta observación puede parecer redundante: si Corbyn se considera populista, acabar con él es acabar con el populismo. Pero hay un matiz que creo que a veces pasa desapercibido en la maniobra relevante.

El populismo, debe recordarse, se basa en la división social y además incorpora una dimensión subjetiva y, de la misma manera, ética, que es la que le proporciona su apariencia personalista, tan a menudo comentada. Es decir, no se trata de una teoría puramente estructuralista; la teoría populista propone que la división social existe, y que alguien debe asumir responsabilidad subjetiva sobre ella. En una palabra, el populismo personaliza el antagonismo. Veamos un solo ejemplo del discurso del propio Corbyn:

Los banqueros como Morgan Stanley no deberían dirigir nuestro país, pero creen que lo hacen, porque el partido que financian y protege sus intereses, el Partido Conservador, está en Downing Street. Es por eso que quieren mantener a los Tory allí, porque su economía amañada y sus recortes de impuestos para los más ricos les valen. Estos son los mismos especuladores y jugadores que estrellaron nuestra economía en 2008 y luego tuvimos que rescatarlos. Su avaricia hundió al mundo en una crisis y aún estamos pagando el precio, porque los Tories utilizaron las consecuencias de la crisis financiera para imponer una austeridad innecesaria y profundamente perjudicial. Eso significó una crisis en nuestros servicios públicos, la caída de los salarios y la mayor caída en los niveles de vida durante más de 60 años. Enfermeras, profesores, dependientes, albañiles, casi todos encuentran dificultades para sobrevivir, mientras que el CEO de Morgan Stanley se pagó a sí mismo £21,5 millones el año pasado y los bancos del Reino Unido pagaron £15 mil millones en bonos. El Partido Laborista es un movimiento creciente de más de medio millón de miembros y un gobierno en espera que funcionará para los muchos. Entonces, cuando dicen que somos una amenaza, tienen razón. Somos una amenaza para un sistema dañino y fallido que está diseñado para unos pocos.[9]

La clave aquí es que es fácil confundir – sea de forma literal o retórica – este tipo de discurso con el antisemitismo, que efectivamente echa la culpa a un grupo limitado de personas el sufrimiento de todos los demás. Ahora, cualquier análisis serio mostraría que no son lo mismo. El antisemitismo es evidentemente un discurso racista, y de esta manera tiende a solidificar la diferencia social, creando así una situación en que sólo puede expresarse como violencia ciega. El populismo, en cambio, destaca la contingencia última de la diferencia social y, por lo tanto, la posibilidad de reestructurarla, sin la necesidad de recurrirse a la violencia física. Por otro lado, los críticos de Corbyn no han realizado, claro, un análisis serio. Una vez Margaret Thatcher hizo este comentario famoso: “La economía es el medio; el objetivo es cambiar el corazón y el alma”. Mutatis mutandis, quizás podamos concluir, con respecto a la tan famosa “crisis de antisemitismo en el Partido Laborista”, que el antisemitismo es el medio; el objetivo es acabar con el populismo.

Personalmente, considero que la gente que usa el sufrimiento histórico de los judíos sólo para eliminar un adversario democrático de la peor imaginable éticamente. Lo más terrible es el hecho de que, cuando inventan tales acusaciones, dañan también a la propia comunidad judía, convirtiéndole en el mismo momento – en contra de su propia voluntad, en muchísimos casos (pero no en todos: también sería injusto – por no decir antisemita – imaginar que todos los judíos tienen, ni tienen que tener, la misma opinión política) – en el obstáculo para el cambio social progresista. Si tengo razón, entonces, al pensar que el antisemitismo es una forma de racismo únicamente pernicioso, creo que es razonable deducir que la actitud de las que quieren destrozar a Corbyn es la más peligrosa de todas.


[1] Aquí una lista de los actos históricos de Corbyn en defensa de los judíos, incluyendo como su representante parlamentario: https://skwawkbox.org/2019/07/09/fifty-times-jeremy-corbyn-stood-with-jewish-people/

[2] https://www.theguardian.com/politics/2018/apr/08/labour-antisemitism-opinion-poll

[3] https://skwawkbox.org/2018/03/29/exclusive-caa-yougov-data-show-labour-significantly-less-antisemitic-under-corbyn/

[4] https://www.theguardian.com/politics/2020/mar/05/300-allegations-of-tory-islamophobia-sent-to-equality-watchdog

[5] https://www.theguardian.com/politics/2019/feb/11/labour-has-looked-into-673-cases-of-alleged-antisemitism-figures-show

[6] https://www.bbc.co.uk/programmes/m000bqpt

[7] https://www.theguardian.com/society/2019/feb/21/rachel-riley-and-tracy-ann-oberman-to-take-legal-action-after-twitter-abuse-antisemitism

[8] https://www.thecanary.co/uk/2018/09/16/a-newspaper-editor-claims-jeremy-corbyn-is-antisemitic-for-calling-out-inequality-2/; https://labourlist.org/2019/03/siobhain-mcdonagh-links-anti-capitalism-to-antisemitism-in-labour/

[9] https://www.youtube.com/watch?v=pfYEiDg67AI