No se lo cuente a nadie. Psicoanálisis, política, silencio

Juan Besse, antropólogo UBA/ UNLA

Fabiana Rousseaux, psicóloga UBA,psicoanalista

l. Entradas

¿Pero qué sería una ley del psicoanálisis sin relación con los derechos humanos y del ciudadano, cuando por el contrario, éstos podrían ganar mucho con una reflexión psicoanalítica sobre el orden jurídico?  René Major[1]

Cuando el escenario de la producción sintomática, tiene la magnitud de lo que nos convoca en esta mesa: “los derechos humanos”, quien se afirme psicoanalista, o lo es, y hace justicia, o no lo es y a sabiendas o no, hace complicidad. Según las circunstancias puede incluso hacer algo más siniestro aún. No en vano introduzco este término de tradición freudiana: lo siniestro. Fernando Ulloa[2]

En este escrito intentaremos hacer una breve genealogía –aunque también se trata de una arqueología- en torno a un suceso impactante para el psicoanálisis, que sin embargo pasó desapercibido durante 8 años, fue reconocido 20 años después y precipitado en el olvido posteriormente. En rigor, estamos frente al espesor de silencios mayúsculos e inauditos.

El tenor del hecho impacta porque es más que un hecho. Se trata de un acontecimiento que prorrumpe en la historia del psicoanálisis y -como todo acontecimiento- no deja de hacerse presente cada vez que un silencio atronador, al pretender acallarlo, muestra su complicidad con el horror. El caso Lobo. El analista-torturador Amílcar Lobo Moreira, “el lobo”, según consta en los informes de la Policía Militar brasilera. El Dr. Lobo se desempeñaba, de modo simultáneo, como médico psicoanalista aspirante, en análisis didáctico, en el Instituto de Psicoanálisis de la Sociedad Psicoanalítica de Río de Janeiro (SPRJ), una de las dos filiales cariocas de la IPA. Simultáneamente a su formación psicoanalítica intervenía en las salas de tortura del Primer Batallón de la Policía Militar de Río de Janeiro, conocido como “La casa de la muerte”, en Petrópolis, sitio emblemático del terror de Estado en ese país.

Lobo se ocupaba de controlar hasta qué punto las personas secuestradas podían ser torturadas, aunque también realizó tareas médicas e incluso de “acompañamiento” a los detenidos y detenidas como admitió años más tarde en su propia biografía, un relato publicado, en 1989, bajo el estuporoso título La hora del lobo, la hora del carnero[3].

Sigue leyendo

La patria es la lengua[1]

Lidia Ferrari

Foto Roberto Graciano

La lengua, como la patria, puede ser amada, valorada o rechazada y despreciada. Reconozco la influencia de los valores sociales sobre las lenguas en nuestro idioma argentino[2]. Después de vivir en Italia pude descubrir las resonancias de ciertas palabras, de ciertos acentos que evidentemente provienen del italiano y que cruzan nuestra lengua argentina. Mi sorpresa fue cuando una mayoría de las palabras por las que sentía una cierta aprensión, -algo difícil de definir, pues ¿cómo es que podemos sentir desdén por ciertas palabras?, recaían en palabras provenientes del habla italiana. Si mi origen genealógico es cien por ciento italiano, sin embargo, eso no constituyó -en mi caso- una idealización de los rasgos culturales italianos. Los decires fundacionales han impregnado de valoraciones diversas a los idiomas que concurren a nuestra cultura. Así, en esa escala de valores ciertas palabras, modismos y acentos de la lengua italiana fueron menospreciados. En cambio, lo francés y lo inglés ocuparon en nuestra cultura y en mi constitución ideológica primaria, lo prestigioso y digno de poseer. Este movimiento tan íntimo que sopesa el valor de las lenguas se realiza de forma muda, sin discernimiento, está en nosotros sin que lo advirtamos. Me ha sucedido poder reconocerlo por tener que mudar de lengua.

Que la lengua, nuestra patria, no sea amada o lo sea, es efecto de entramados donde se funden los valores e ideologías más generales de la cultura con las historias singulares, los deseos y las vicisitudes de cada quien. Tuve la oportunidad de vivenciar dos situaciones en las cuales niñas pequeñas me mostraron esta suerte peculiar de los destinos que se labran en la psiquis a partir de la relación con la lengua.

Sigue leyendo

#Lacanemancipa suscribe: PRONUNCIAMIENTO

16 de Noviembre de 2019

Los (as) psicoanalistas y los (as) académicos o intelectuales afines que firmamos este pronunciamiento, quienes pensamos en la política desde la perspectiva teórica del corriente psicoanalítica inaugurada por Jacques Lacan y otros saberes colindantes, repudiamos el reciente golpe de estado militar y policial contra el gobierno del presidente legítimo de Bolivia Evo Morales Ayma. También exigimos la plena restitución del orden constitucional y democrático en esta nación así como el respeto por su carácter plurinacional y por los derechos adquiridos por los aymaras, quechuas y otras naciones originarias e indígenas.

Queremos expresar nuestra preocupación por lo que ocurre ahora en Bolivia: las recurrentes agresiones racistas y clasistas contra los indígenas en las calles de La Paz y de otras ciudades, la repetición de formas de violencia colonial que imaginábamos ya superadas, el rechazo narcisista de la otredad simbólica y la segregación universalista de cualquier particularidad cultural, así como el restablecimiento regresivo del fanatismo religioso y de los recursos autoritarios y dictatoriales de la ultraderecha contra las aspiraciones populares. Rechazamos concretamente la ilegítima autoproclamación de la usurpadora Jeanine Añez Chávez como presidenta interina y como responsable directa de los actos represivos del día de ayer en Cochabamba y otras regiones. Llamamos a la defensa de la integridad física y psíquica de quienes continúan defendiendo su ejercicio democrático representativo. Consideramos que los recientes acontecimientos en Bolivia, junto con la sangrienta represión de las movilizaciones sociales en Chile, constituyen un inquietante retroceso en las aspiraciones democráticas de América Latina. Este mismo retroceso ha podido apreciarse en otros países latinoamericanos, entre ellos Ecuador y Colombia.

Al reflexionar sobre los papeles políticos de los (as) herederos (as) de las tradiciones freudiana y lacaniana en América Latina, deploramos que desvirtúen el psicoanálisis al ponerlo al servicio del orden establecido neoliberal con su pensamiento único individualista. No podemos aceptar ni tolerar que los conceptos de Freud y Lacan se malinterpreten hasta el punto de servir como justificaciones de los movimientos más reaccionarios y de sus formas extremas neofascistas y antidemocráticas. Repudiamos posiciones de psicoanalistas como los de la Nueva Escuela Lacaniana en La Paz, quienes han contribuido a la preparación ideológica del golpe con argumentos que juzgamos imprecisos, tramposos y parcialmente responsables de la violencia que se vive ahora en Bolivia.

Defendemos un enfoque psicoanalítico centrado en el deseo y no subordinado al poder. Nos deslindamos de aquellos freudianos y lacanianos que saben adaptarse tan bien a la tiranía de las dictaduras, del capitalismo neoliberal y de sus poderes mediáticos. No queremos que haya nunca más en América Latina psicoanalistas cómplices de la infamia como el torturador Amilcar Lobo Moreira y quienes lo protegieron o simplemente se mostraron indiferentes ante lo que hacía.

Suscribimos,

¿Qué puede hoy el psicoanálisis?

Entrevista a David Pavón-Cuéllar por Félix Boggio Éwanjé-Épée, publicada en francés, el 7 de enero de 2018, en la revista Période: http://revueperiode.net/que-peut-la-psychanalyse-aujourdhui-entretien-avec-david-pavon-cuellar/

El psicoanálisis de hoy parece estar enterrado tanto en el desdén por la militancia como en las posturas conservadoras de ciertos psicoanalistas. ¿El descubrimiento freudiano y el legado lacaniano estarán destinados a defender los roles sociales patriarcales, a proclamar la indiferencia hacia la política e incluso a arrojar la revolución al vertedero de la historia? En esta entrevista, como veremos, David Pavón-Cuéllar supone lo contrario. Contra la estandarización general de las subjetividades promovida por el capital, por la psiquiatría y por otras formas de opresión, el psicoanálisis es un lugar donde puede celebrarse otro discurso, donde puede expresarse la singularidad de cada uno. Para Pavón-Cuéllar, el comunismo tiene como primer fundamento nuestra soledad en común, el hecho de que la diferencia es universal y se opone a toda estandarización. Claramente, desde la perspectiva del Sur Global, Pavón-Cuéllar enfatiza la urgencia de un psicoanálisis emancipador concebido a través de las afinidades ontológicas entre Freud y Marx, la crítica de la psicología, la posibilidad de una mística feminista revolucionaria y una revolución social y poética. “Que no haya una respuesta definitiva a la pregunta no significa en absoluto que no haya respuestas. Incluso hay demasiadas respuestas, precisamente porque no hay una respuesta definitiva. En otras palabras, tenemos más de una razón para hacer la revolución. Motivos, de hecho, tenemos demasiados.”

Félix Boggio Éwanjé-Épée (en lo sucesivo FBEE).– Hoy en día, especialmente en Francia, es raro que el psicoanálisis y el marxismo se consideren compatibles. Los intentos de vincular a Lacan y Marx provienen principalmente del campo de la filosofía (Badiou, Žižek) y están poco preocupados por su relación con el debate en psicología, sin mencionar los problemas clínicos. El trabajo que usted realiza es original en dos direcciones: por un lado, los vínculos que establece entre el psicoanálisis, el marxismo y la crítica de la psicología; por otro lado, la manera particular en que aborda la contribución de Lacan a la teoría del discurso. ¿Cuál ha sido para usted el interés político de estas dos empresas teóricas?

David Pavón-Cuéllar (en lo sucesivo DPC).– Quizás exagere la trascendencia de estas empresas teóricas al considerar que su interés político no es ni más ni menos que la existencia de un espacio teórico, uno entre otros, de resistencia contra el capitalismo y de lucha por el comunismo. Sabemos que la causa de esta resistencia y de esta lucha, la causa por la que luchamos y resistimos, siempre ha estado en el centro de la tradición marxista. Sin embargo, para mí, esta causa es igualmente lo que está en juego en el psicoanálisis, a saber, la singularidad irreductible de cada uno, el hecho de ser singular hasta el punto de no poder compararse a nadie ni medirse en relación con otros, que es precisamente la única verdad que uno comparte con los demás, la “soledad común” de la que habla Jorge Alemán, lo que tenemos en común, el fundamento del comunismo.

Sigue leyendo

Laclau, Badiou, Žižek, Alemán o el discurso del capitalismo

Rodrigo Menchón

“Capitalismo ¿terminable o interminable?”[1] Esta es la pregunta fundamental que anima el último libro de Jorge Alemán Capitalismo, Crimen perfecto o Emancipación, y que queda formulada, ya en sus primeras páginas, del modo siguiente: “¿cómo pensar el final de lo que aparenta presentarse sin fin?”[2], o lo que, en los ya clásicos términos de Alemán, se puede expresar así: ¿cómo pensar la emancipación en el escenario del crimen perfecto? Con la primera formulación Alemán nos está remitiendo a la distinción fundamental de Lacan entre el discurso capitalista[3] y el discurso del analista según la cual, mientras que “el discurso psicoanalítico […] es justamente aquel que puede fundar un lazo social limpio de toda necesidad de grupo”[4], el discurso capitalista representa la imposibilidad de crear un “lazo social” debido a su estructura sin fin. De esta manera, mientras que el discurso del analista forma parte de los “cuatro discursos” lacanianos que mantienen la posibilidad de crear un lazo social, el discurso capitalista funciona como una estructura circular sin interrupciones, o en términos de Alemán, como aquel que es incapaz de establecer un Común por fuera de la psicología de las masas.

El discurso capitalista lleva a Alemán a argumentar que, aunque sepamos “que el capitalismo [en su forma neoliberal actual] no sea eterno y sea contingente”, el hecho de que se presente bajo la apariencia de lo “ilimitado” no hace posible “nombrar, a través de una ley objetiva, cuál sería su después histórico”[5]. Irónicamente, según el diagnóstico de Alemán, parecería que aquel esencialismo metafísico del marxismo clásico, por el cual el proletariado estaba predestinado a la emancipación universal mediante la revolución, se habría invertido en una nueva necesidad histórica, de carácter negativo, por la cual el neoliberalismo actual carecería objetivamente de salida, porque, como dijo alguna vez el crítico marxista del posmodernismo Fredric Jameson, “es más fácil imaginar el fin del mundo que el fin del capitalismo”.

Sigue leyendo

Las condiciones de recepción de la obra de Jorge Alemán en Argentina: Psicoanálisis y Política

Julieta Calmels

Hace un tiempo que el discurso de Jorge Alemán fue configurando las coordenadas que permiten pensarlo en torno a la figura de una “obra”.  Una obra que tiene la característica particular de ser abierta, viva y profundamente heterogénea en formatos, campos de enunciación y ámbitos donde circula.

El trabajo que aquí se presenta se propone pensar algo inseparable a una obra o hecho de discurso; es decir las condiciones de recepción, de acogida, de interpretación y de usos de dicha obra en la Argentina.

Estas condiciones de recepción en esta región -que algunos han llamado el “culo del mundo” y otros han denominado como “un país excéntrico”- importan mucho para hacer de la obra de JA una lanza capaz de tocar fibras muy íntimas de los asuntos argentinos y, a la vez, hacerlo de un modo que permita enunciar problemas inquietantes hasta entonces no formulados como tales.

Sigue leyendo