La ciudad y la filosofía

Roque Farrán

¿Hay política en la ciudad actual? Se observa gente suelta, individuos, grupos, sectas, manifestaciones, candidatos que suben o bajan. Gente que hace cosas diversas: poesía, cine, filosofía, psicoanálisis, ciencia, investigación. Gente que sufre, en la calle, en oficinas, que odia y que ama. Pero, repito: ¿hay política en la ciudad? La pregunta insiste: ¿por qué vivimos en esta ciudad y no en otro lado? Debe haber tantas respuestas como historias singulares, y no obstante: ¿se cruzan esas respuestas, esas preguntas? ¿Se anudan entre sí? El tema no es si hay debates o no hay debates, si hay más o menos militancias, si hay ideas políticas o propuestas concretas, el tema es más básico: ¿hay ciudad? ¿Hay plano de inmanencia, espacio de inscripción de las diferencias, campo de composición conjunta? ¿Hay o no hay? Esta es, sin dudas, una pregunta ontológica como política.

Pensar la ciudad como totalidad simbólica fallida, lugar de encuentros y desencuentros, festejos y desigualdades, agresividad y violencia. Pensarla esencialmente como lugar simbólico, tener-lugar-del lugar, entramado de relaciones cuya materialidad no es evidente y, sin embargo, nos constituye. Pensar en consecuencia qué otras topologías, recorridos y conexiones, articulaciones complejas entre saber, poder y cuidado, la harían deseable y habitable. Las relaciones con las cosas, los otros y nosotros mismos se hallan sobredeterminadas en un espacio muchas veces ignorado, subestimado o idealizado: el minimal espacio de pensamiento. De allí parte esta lectura, en clave filosófica materialista, sobre la agresividad, la violencia y los modos de habitar la ciudad en que vivimos.

*

Comencemos por ordenar estos tópicos en virtud de la clásica tríada lacaniana: imaginario, simbólico y real.

Sigue leyendo

TRANSMISION Y MATHEMA

En 1981, con el propósito de publicar la primera Revista Lacaniana en España, Serie Psicoanalítica, tuve la oportunidad de entrevistar a Jacques Alain Miller y sus amigos. Todavía recuerdo la emoción de aquel momento, entonces ya sentía una enorme admiración por su tarea. Esa admiración sigue intacta, a pesar de las vueltas de la historia y mis diferencias con distintos colegas de la AMP.

Jorge Alemán.

Casi cuarenta años después, el equipo de #Lacanemancipa publica esta entrevista que consideramos de plena actualidad.

Entrevista con: Jacques Alain Miller; Eric Laurent; Marie Christme Hamon; Alain Grosrichard realizada por Jorge Alemán y Antonio Milán en Barcelona, el día 22 de Marzo de 1981 originalmente publicada en Serie Psicoanalítica

Sigue leyendo

La importancia de llamarse Ernesto (Laclau): Unas preguntas para Jorge Alemán (sobre la hegemonía)[1]

Timothy Appleton

(Presentación de Capitalismo: Crimen perfecto o emancipación, que tuvo lugar en la librería madrileña Traficantes de Sueños, 1 octubre 2019[2])

Comenzaré con una digresión literaria. Recientemente volví a ver la obra de Oscar Wilde, La importancia de llamarse Ernesto.[3] Se trata de una historia sobre una identidad equivocada. El protagonista es huérfano, la policía lo había encontrado cuando era bebe, en un saco de mano en una estación de trenes en Londres. Le dan el nombre de Jack, pero luego adopta un segundo nombre – Ernesto – para ‘otros propósitos’:

ALGERNON. -¿Por qué eres Ernesto en la ciudad y Jack en el campo?

JACK. -Mi querido Algy, no sé si serás capaz de comprender mis verdaderos motivos. No eres lo suficientemente serio. Cuando se desempeñan las funciones de tutor, tiene uno que adoptar una actitud moral elevadísima en todas las cuestiones. Es un deber hacerlo. Y como una actitud moral elevada es realmente muy poco ventajosa para la salud y la felicidad, a fin de poder venir a Londres, he simulado siempre que tenía un hermano menor llamado Ernesto, que vive en Albany, y que se mete en los más horrorosos berenjenales. Esta es, mi querido Algy, toda la verdad, pura y sencilla.

 ALGERNON. -La verdad, es rara vez pura y nunca sencilla ¡La vida moderna sería aburridísima si la verdad fuera una u otra cosa, y la literatura moderna completamente imposible!

JACK. -No estaría del todo mal.

ALGERNON. -La crítica literaria no es tu fuerte, chico. No intentes hacerla. Debes dejarla a los que no han estado en la Universidad. ¡La hacen tan bien en los periódicos!

En un momento dado, Jack se enamora de una chica de la ciudad, que siempre había fantaseado con casarse con alguien que se llamase Ernesto. El amor es mutuo, pero en un momento dado, Jack tiene que confesarle que su nombre real no es Ernesto. La pareja rompe, pero al final la obra se resuelve ante la cuestión del verdadero origen de Jack, y – en una resolución del tipo hegeliano – resulta que se llamaba Ernesto todo el tiempo, así que pueden casarse y…final feliz. Más o menos. La obra termina con el siguiente intercambio:

GUNDELINDA. -¡Ernesto! ¡Mi Ernesto! ¡Desde el principio sentí que no podías llamarte de otro modo!

JACK. -Gundelinda, es una cosa terrible para un hombre descubrir de pronto que durante toda su vida no ha dicho más que la verdad. ¿Puedes perdonarme?

GUNDELINDA. -Sí. Porque estoy segura de que cambiarás.

Sigue leyendo

Límites de la interpretación, lo que Rossellini nos enseña en Europa 51

Zacarías Marco

Intervención realizada el 10 de julio de 2019 en la Sede de Madrid de la ELP durante el Ciclo: Lengüajes VIII, Círculo Lacaniano James Joyce, Madrid, 2019

También disponible en: http://www.cilajoyce.com/james-joyce-vida-y-arte/l%C3%ADmites-de-la-interpretaci%C3%B3n-lo-que-rossellini-nos-ense%C3%B1a-en-europa-51

La extrañeza dibujada en un rostro. Irene. Primer plano, el desconcierto de Irene.

Partiremos de un primer plano que muestre una verdad desconocida. Filmaremos eso, en un rostro su verdad desconocida. Dejaremos que el desconcierto de Irene nos mire. Después, su cuerpo se pondrá en movimiento y la cámara le seguirá mostrando la escena. La elección es sencilla. El entorno no precede al personaje. No empezamos con un plano general, descriptivo, donde se ubicará el personaje. Sería una forma de imponer un entendimiento sobre la acción. Se evita ese saber, el del modo clásico, con sus parámetros y sus estrategias, y se elige la extrañeza. Se va a su encuentro. No es cuestión de estilo, la elección es moral. A esto se le llamó neorrealismo.

Sólo después podemos dar nombres que aspiren a tocar lo irrepresentable. Diremos, por ejemplo, que Irene es Europa en el presente del año 51. Una mujer que vive en un acomodo social y familiar que no la representa. Tenemos la impostura de Europa en la impostura de Irene. Ahora nos olvidamos de Europa.

Una escena nos escoge, nos mira. En ella Irene pide que se la disculpe. Está confundida, no recuerda el lugar de cada uno en la mesa. Irene no sabe distribuir los lugares, dónde se sienta cada uno. Y no es porque esté desconcertada, viniendo como viene de discutir con su hijo, no, la oímos decir que nunca lo ha sabido. El ordenamiento social no es lo suyo. Hay que saber dónde uno está para poder colocar a los otros, y ella no lo sabe. Menos aun lo que le espera.

Sigue leyendo