Las formas actuales de la calumnia y su manipulación político mediática.

Lidia Ferrari

 La adulación y la calumnia, por tanto, hallaron entonces muy fácil acceso acomodándose a las pasiones de Alejandro.

Luciano de Samosata. [1]

Esto dice Luciano en el siglo II  para mostrar cómo los aduladores de Alejandro Magno fueron muy astutos al acusar a sus adversarios de que no veneraban suficientemente a Hefestión. El gran amigo y segundo de Alejandro había muerto y desde el dolor Alejandro decidió venerarlo casi como a un Dios. Los calumniadores sabían que la adulación y la calumnia sólo funcionan o funcionan mejor cuando tocan una pasión singular, como el dolor de Alejandro por la muerte de su gran amigo Hefestión. En ese espléndido texto Luciano nos muestra las características esenciales de la calumnia. Deducimos de ese texto que la calumnia no podría formar parte de un procedimiento burocrático o estándar, pues  siempre debe tocar algún punto singular del oyente para que produzca  su efecto. En el actual mundo contemporáneo atiborrado de guerras mediáticas se ha convertido la calumnia y la infamia en una regla procedimental para operar contra los adversarios políticos y de negocios. Sin embargo, sigue siendo necesario, como lo plantea Luciano, tener presente que afecte algo de la singularidad. La calumnia debe tener un argumento que rasguñe el alma del oyente. Porque siendo tres los protagonistas de la calumnia: el calumniador, el calumniado y el oyente de la calumnia, no está destinada sólo a vulnerar al adversario calumniado sino que está dirigida a procurar una aprobación o rechazo del público al que se dirige.

Las palabras-resortes para la manipulación.

En resumen, los calumniadores planean y dicen aquello que saben es más capaz de provocar la cólera del oyente, y, como conocen el punto en que cada cual es vulnerable, a él disparan sus flechas y dardos, de modo que el oyente, agitado por la cólera súbita, no tenga ya serenidad para inquirir la verdad; y, aunque uno pretenda defenderse, no se lo conceda, previamente ganado por la naturaleza sorprendente de la revelación, como si fuese cíerta.[2]

En los actuales tiempos donde las luchas  político ideológicas recurren a los fantasmas de lo políticamente correcto, basta saber cuáles son las posiciones sobre cuestiones morales, políticas, ideológicas o religiosas en los cuales está concernido el gran público para atacar al adversario con  una calumnia que lo muestre en las antípodas de lo que comulga ese gran público. En tiempos en los que el público ha sido persuadido[3] de que el gran problema de la humanidad es el cambio climático la calumnia podría estar dirigida a acusar a alguien de no adherir a esa causa. Pero son varios los temas acuciantes que pueden convocar al público.  Algunos de esos frentes convocantes podrían ser el feminismo, el fascismo, el antisemitismo. Bastará acusar a los adversarios políticos de antisemitas, homófobos, misóginos, soberanistas, progresistas, social demócratas, femi-nazis, etc. Todos motes que intentan suscitar sentidos estereotipadamente negativos. Enumeramos los apelativos más transitados en nuestra época que sirven a diferentes amos del sentido común. Se puede caer en la tentación de calumniar con estos potentes adjetivos sustantivados pues ellos soportan, para el que esgrime una acusación calumniosa, un sentido negativo cristalizado con el que lucra el calumniador.

Es cierto que el mundo no está homogéneamente unido por un sentido común único y general. La opinión pública ha sido invadida de narraciones con el formato binario para ser fieles al Divide et Impera. Por ejemplo, se oponen posiciones político-ideológicas entre soberanismo y europeísmo, como sucede actualmente en Europa, que obliga a tomar partido por uno u otro. Los soberanistas serían los que intentan proteger la autonomía de la propia nación y los europeístas defenderían ser gobernados por la Unión Europea, siguiendo un espíritu internacionalista de viejo cuño. No habría grises posibles. Contra las inclinaciones europeístas se acusará al adversario de antipatriota, defensor de intereses extranjeros. Contra las inclinaciones soberanistas se los acusará de xenófobos, anti inmigrantes, fascistas. La calumnia va dirigida a ensuciar al adversario con las cualidades que el público al que se dirige el mensaje rechaza. El problema es que así se hace difícil discutir razones para las posiciones soberanistas o europeístas o problematizarlas, porque sólo se admiten casillas predeterminadas donde se alojan ambas en sus rasgos más estereotipados.

Al soberanista se lo distinguirá por rasgos extremos y negativos que dificultará distinguir al soberanista  xenófobo o racista del que no lo es. Por otro lado, para un sentido común elemental que sólo lee y comprende los titulares, la adhesión a causas soberanistas será fácil vincularlas con consignas xenófobas, porque en el lenguaje compartido común la xenofobia fue ligada previamente al patriotismo y al soberanismo, en sentido negativo. Del mismo modo para quienes rechazan la xenofobia, el chauvinismo y todo rasgo que pueda perfumarse de fascismo, no les quedará más remedio que adherir a las propuestas europeístas y rechazar de plano el llamado soberanismo.

Esto puede conducir a un europeísmo acrítico porque la amenaza subjetiva de poder quedar adherido a consignas xenófobas y chauvinistas es tal que desalientan cualquier duda o replanteo. Sabemos que estas no son posiciones sino que son “motes”, palabras que intentan designar algo que excede a la palabra: soberanista, europeísta, xenófobo, chauvinista, fascista, misógino, feminista, homofóbico, patriarcal, progresista, etc. Son palabras-resortes que disparan en la doxa generalizada una respuesta de aprobación o rechazo. Por lo tanto son las mejores armas para la calumnia o la adulación, dependiendo siempre, y es lo que nos enseña Luciano de Samosata, de la posición de los actores. Deberíamos cada vez que encontramos en la primera plana o en las redes sociales una acusación que compromete alguna de estas palabras-resortes, indagar acerca quién es el que acusa,  a quién acusa y, el aspecto principal, a qué publico oyente está dirigida dicha calumnia. Como dice Luciano, el problema es que el calumniador es muy astuto. Elegirá la palabra acusatoria  para enardecer y encender la cólera inmediata. Estamos convencidos de lo negativo que es y ha sido el antisemitismo, por lo tanto, la acusación a alguien de antisemita, como sufrieron Corbyn y Melénchon recientemente, es muy grave y convoca la reacción general, de modo acrítico, a pesar de que se acusa a una persona de un antisemitismo que no posee. Todos estamos de acuerdo que la “corrupción” es un mal que atraviesa la sociedad contemporánea y que habría que erradicarla. Por lo tanto la acusación calumniosa de corrupto a alguien que no lo es puede despertar un rechazo inmediato e injusto en el público.

Estamos situando la manera en la que procede la narrativa hegemónica contemporánea para “empujar” a tomar posición en una contienda que ya ha sido presentada de tal forma que, para el público general, no resta más que adherir o rechazar para ubicarse en determinado casillero. Ese casillero ha sido presentado de modo dual, maniqueo para impedir que puedan problematizarse las posiciones. La presión mediática es tal que si, como es lógico que sea, estamos en contra de las consecuencias nefastas del cambio climático (!cómo alguien podría estar a favor!) parece que debemos adherir sin más a todo relato que lo plantee como causa sin poder interrogar sobre quiénes, para qué y cómo nos están solicitando dicha adhesión. De la misma manera, las consignas contra la violencia contra las mujeres no puede sino encontrar una aprobación generalizada. Nadie podría declararse por lo contrario. Pero dicha consigna estará sostenida con posiciones y acciones diferenciadas que podrían merecer la interrogación. Una consigna puede ser muy importante, pero las acciones y las posiciones que enarbolen la consigna son fundamentales.

Así, los periodistas extorsivos y mercenarios, los políticos de dudosa reputación que viven de estos procedimientos y los medios hegemónicos cómplices al servicio de los poderes de turno, pueden lanzar una potente calumnia sobre alguien al que se lo acusa de algo falso. Es la estructura de las fake news. Pero el mundo contemporáneo no las inventó o aprendió a usarlas. Ya los antiguos lo usaban contra sus enemigos como lo muestra Luciano de Samosata en su texto “No debe creerse con presteza en la calumnia”. Luciano indagó su funcionamiento. Tampoco los periodistas extorsivos contemporáneos inventaron nada nuevo. Pietro Aretino, en el Cinquecento italiano, fue un maestro mucho más culto y refinado que los actuales mercenarios de la pluma. Lo que ha cambiado es la potencia con la que echan a rodar una calumnia, y los poderes colosales que poseen para alcanzar al gran público. Pero la calumnia y la adulación[4] han sido desde antiguo procedimientos privilegiados para los negocios y la política.

Luciano advierte que la calumnia prospera donde no puede funcionar la justicia, donde no hay posibilidad de la parresia, esto es, la posibilidad de escuchar a ambos contendientes, en igualdad de condiciones. No funciona el lema:“Y no dictes sentencia, hasta escuchar de entrambos el relato”[5].  Frente a la potencia de la acusación el calumniado no encuentra lugar para su defensa, ya que no rige una emisión justa e imparcial de acusaciones con derecho de defensa del acusado. El calumniado está inerme, en nuestros tiempos, ante la potencia de la prensa hegemónica, ante la corporación periodística y política que no deja casi resquicio para que se filtren otras voces y, sobre todo, no se vea el gesto escondido de la calumnia. Pues la calumnia se viste de santa, esconde sus malas intenciones. La calumnia es una acusación sin fundamento, injusta e impía. Pero se reviste de santa verdad. En nuestros tiempos, pero también en tiempos de Luciano, la calumnia servía y sirve a los poderosos y  prospera en los ambientes donde “cobra más fama el más adulador y el más experto en esas infames prácticas”[6]. En este mundo de la potencia colosal de las redes sociales y de los aparatos mediáticos concentrados sería una buena práctica sospechar cuando frente a alguien se disparan calumnias, maledicencias y acusaciones de manera compacta y unívoca.

Sobre la verosimilitud de la calumnia.

Dice Luciano: “En cuanto a la verosimilitud de la calumnia, sus autores no la conciben precipitadamente: en esto consiste toda su obra, pues temen añadir algún extremo discorde o incluso impertinente. Por ejemplo, suelen subvertir las cualidades propias del calumniado en el mal y consiguen que sus acusaciones no resulten absurdas; así, al médico lo acusan de envenenador, al rico de aspirante al trono y al cortesano de traidor”[7]. Para que sea eficaz la calumnia debe resultar verosímil. Luciano nos da ejemplos variados de cómo se utiliza la verosimilitud en su factura. Una de las astucias del calumniador es la de subvertir las cualidades propias del calumniado, esto es, a una persona honesta acusarla de una deshonestidad. Se trata de tener presente las características del calumniado y del oyente al que se dirigen. Por lo tanto, acusar a un médico de envenenador puede ser verosímil y no lo sería tanto si se acusara de eso a un músico.

Se nos ocurre que una astucia claramente contemporánea y que no la enuncia Luciano en su texto, es la de que el calumniador acuse a su adversario con cualidades que le pertenecen. Así echa fuera de sí ese rasgo que posee. Por ejemplo, alguien claramente corrupto mancha con esa propiedad suya a su adversario no corrupto. En la lógica general del público es más difícil sospechar sobre tal acusación: ¿ Cómo alguien corrupto va a acusar a otro de lo que él es el culpable? Sería el colmo de la canallada y el gran público no acepta que desde la autoridad simbólica que representan los poderes políticos y mediáticos funcione inescrupulosamente la canallada. Así agregamos a las astucias que denuncia Luciano la idea de que el calumniador pueda calumniar con la propia falta o culpa como cuando un país planifica una guerra y una invasión a otro país acusándolo de poseer armas de destrucción masiva, cuando no las posee.

En su aguda reflexión Luciano ubica el lugar central que tiene el oyente al que se dirige la calumnia, ya que habrá que tenerlo muy en cuenta para su eficacia. Pone el ejemplo de un calumniador que frente a un marido que sabe es celoso acusa a un tercero de que intenta seducir a su esposa. Así, el calumniador busca el punto vulnerable del sujeto. Nos interesa porque la calumnia y la infamia que se desatan por doquier en los medios de comunicación, donde la política parece ejercitarse sobre todo en estas astutas artes cuando no se dispone de otros recursos, debe tener presente las características del público al que se dirige. En nuestra época, donde la prensa hegemónica publica junto con legítimas denuncias tantas falsas acusaciones que para una escucha atenta resultan absurdas e inverosímiles, podríamos llegar a pensar que no se sigue la regla de que la calumnia debe ser verosímil. Sin embargo, no es así. Todo depende del público a quien se dirige. Para alguien una calumnia puede resultar inverosímil y evidentemente falsa, pero para el público al que se dirige y que ya está disponible subjetivamente para esa calumnia, como la del esposo celoso que ejemplifica Luciano, puede resultar no sólo verosímil sino incontrovertible.

¿Cuáles son los puntos vulnerables en el público al que se dirigen las actuales artes de la calumnia en la política? Necesitamos analizar estos puntos vulnerables para poder comprender la eficacia que puedan tener sus estrategias narrativas. Por otro lado, -y esto no nos lo dice el sabio Luciano-, sabemos que con la colosal potencia de los medios de comunicación concentrados también se “construyen” esos puntos vulnerables. Así, no sólo tenemos que analizar cuáles son los puntos vulnerables de la subjetividad contemporánea para la aceptación de calumnias e infamias ilógicas y hasta delirantes sino cómo se construyen esos puntos vulnerables para poder luego ser utilizados. En estos asuntos me encuentro trabajando actualmente y será material de un próximo libro.


[1] Luciano. Obras. Vol. I. “No debe creerse con presteza en la calumnia”. Madrid, Gredos, 1981. Pág. 239

[2] Ídem. Pág. 237.

[3] Hay que decirlo, son tiempos en los que nos persuadimos de hechos e ideas a partir de la información que disponemos como siempre ha sido, sólo que en el mundo contemporáneo la centralización de esa información en los grandes medios concentrados y hegemónicos es mucho más potente que otrora.

[4] “Los artificios que usan ellos contra el oyente son el engaño, la mentira, el perjurio, la insistencia, la desvergüenza y otras mil bellaquerías; pero la más importante de todas es la adulación, pariente o -mejor- hermana de la calumnia.” Ídem. pag. 239.

[5] Ídem. Pág. 234.

[6] Ídem. Pág. 233.

[7] Ídem. Pag. 236.


También te podría gustar...

1 respuesta

  1. monica dice:

    Excelente todo el art. Dice Lidia Ferrari:/»¿Cuáles son los puntos vulnerables en el público al que se dirigen las actuales artes de la calumnia en la política? Necesitamos analizar estos puntos vulnerables para poder comprender la eficacia que puedan tener sus estrategias narrativas. «

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.