Formación de la Posición Política en /del Psicoanálisis

Ricardo Mauro

Pierre Soulages
Pierre Soulages, Pintura 14 agosto, 1956, Óleo sobre lienzo



De nuestros antecedentes en la coyuntura

Indudablemente que a medida que fueron pasando los días eternos desde el 22 de Octubre de 2023, aún con las sacudidas de la cabeza entre las manos para soportar el impacto de la pesadilla, con ese desgraciado infortunio de un resultado, nos encontramos en la fortuna de la inmediatez de un espacio de encuentro, pensamiento y conversación como modo de tomar un poco de aire para empezar a regular las exhalaciones de los soportes de duelos de lo que fue, lo que no fue y lo que se perdió. Sabemos lo que no queremos saber, pero no nos exime la responsabilidad de integrar las rajaduras.

Preparé un texto para esta oportunidad atravesado por la escena preelectoral con todos los condimentos, no contemplando las premoniciones que de tal nada tenían, sino advirtiendo que ese terreno que se avecina, de un modo u otro, no iba a ser ningún jardín.

Hace muchos años en el seminario “Psicoanálisis y política” que dicto, intentando armar un programa que año a año se modifica en tanto los movimientos socio-político-económicos exigen una lectura nueva cada vez como para definir las categorías de las que nos servimos: Clínica-Estado-Institución en un enlace que pretendemos nodal como forma de dar cuenta sobre ¿qué producción discursiva del neoliberalismo toma cada instancia en la construcción de subjetividad y qué sujeto histórico se conforma soportando, haciéndose soporte de las densidades temporales de la historia y las herencias? Al mismo tiempo, transitamos por la pregunta sobre ¿cómo articular, en otro anudamiento posible, el sujeto de la demanda (derechos), el sujeto del deseo (clínica) y el sujeto común (Salud Mental)?

Más allá de todas las definiciones de Estado que podamos ubicar desde la ciencia política, vamos a exponer aquí desde dónde se ha maniobrado con más o menos eficacia y eficiencia en estos últimos años, en particular en la Provincia de Buenos Aires, con todas sus dificultades que enfrentamos; y para ello vamos a restringirnos al campo de la salud que es desde dónde venimos trabajando estas ideas. Las pocas definiciones de “Estado” que se han pronunciado al respecto desde el Estado Nacional en los últimos días, de un modo muy poco formal, con cierto grado de perversión incluso -sin referirnos aquí a ninguna instancia psicopatológica-, parece encerrar un cierto grado de cinismo cuya atrocidad nos deja ante la intemperie de aquello que no tiene nombre, aquello a lo que no se puede dar nombre.

Hemos escuchado definiciones que nos dejan perplejos como “Estado pedófilo”, “Estado como oficina de corrupción”, “Estado como enemigo”, “Estado opresor”, “Estado monarca”, entre otras definiciones de Estado en nombre del actual representante del Estado. La “revolución moral” que propone el actual presidente nos dice de su clara dirección: “yo no vine acá a guiar corderos, yo vine acá a despertar leones”. Lejos de lo que se supone si puede o no puede hacer, sabemos que lo que se dijo, tendrá sus consecuencias y nos cabe la responsabilidad de leerlo.

Psicoanálisis en cuestión

El título intenta establecer el cruce de los tres imposibles freudianos: educar, gobernar y analizar. De allí que ningún programa estatal que se intente implementar es estable, ni porta garantías, más bien se trata de la lectura de los acontecimientos por los que el hablanteser atraviesa, bajo la responsabilidad de su goce en el campo del lazo social. Por lo tanto, podemos afirmar, que estas instancias se van construyendo, no existen de antemano. De manera que podemos decir que el psicoanálisis en cuestión, cuestionado, al que queremos anudar con los movimientos sociopolíticos y turbulentos en los territorios de nuestras aldeas, requiere ser discutido, debatido.

Me refiero a “posición política” como un campo de discurso en permanente movimiento cuyo propósito consiste en un programa de intervención política de un psicoanálisis que no puede ser ni abstinente ni neutral. Es una condición en la clínica psicoanalítica. Sin embargo, los alcances de nuestra propuesta están dirigidos hacia el interior del psicoanálisis por la vía de las infatigables y exasperadas escisiones históricas y actuales. En este sentido el psicoanálisis queda incuestionado, por las mismas grietas que imposibilitan algún debate. Sabemos que las instituciones públicas están atravesadas por una pluralidad de transferencias, hacia las distintas escuelas psicoanalíticas, pero son pocas o casi nulas, las ocasiones de encuentros de discusión.

Si no asumimos el trabajo de construir un saber hacer con las políticas públicas -un anudamiento con ellas desde los servicios públicos-, todo acontecimiento en torno a estas políticas puede resultar una ocasión para la despolitización de nuestras prácticas, que quedan aisladas estrictamente al servicio de la dimensión in-soportable que sostiene la transferencia, cuando se trata de su articulación con asuntos de orden social. En las instituciones, también es necesario sostener el imposible, ese agujero de saber entre las diversas prácticas que las constituyen son parte esencial de la tarea del psicoanalista.

En relación a la época, el psicoanálisis no puede sustraerse a los tiempos de un lenguaje que ha sustituido la narración por el eslogan y el algoritmo. La novedad se enclava en la inmediatez del registro de una impresión cuya marca olvida el momento de su producción, anulando la posibilidad de la interrogación. Un nuevo sofisma.

La formación, por lo tanto, no puede eximirse de estas consideraciones que posibilitan el armado de nuevas preguntas. Una, entre otras, que pone al psicoanálisis en cuestión es ¿qué tratamiento darle a la época que se incrusta de una manera despiadada en el hablante, y por ende, en la clínica?.

Una colega relata que, en una sesión de un hospital público, una mujer entre sus dichos y posición de goce, demandaba al Estado la jubilación por ama de casa durante cierto tiempo. La demanda se realizaba con importantes críticas, quejas y desprecio hacia las políticas públicas del gobierno y habiendo otorgado su voto al candidato de las promesas de goce ilimitado, resultó finalmente beneficiaria de esa asignación. La respuesta sobrevino como agradecimiento divino ya que Dios había operado ese precioso milagro.

La analista, interviene señalando: “No señora, Dios no, el Estado”.

El psicoanálisis está en discusión permanente ante los tiempos de un devenir que atraviesa de distintos modos nuestra práctica y pone en cuestión sus propios postulados, que llevan a una reinvención de su posición en el mundo, específicamente, en el nuestro, en nuestros territorios, en nuestras lenguas.

El imperativo que reina hoy en la política, captado por muchos de nuestros oídos clínicos, es el rencor y el resentimiento de deudas no saldadas, acumuladas hace ya bastante tiempo. De todos modos, no es la única razón para interpretar el rebrote de la segregación en sus distintos modos de exclusión y expulsión, negación y reivindicación del terrorismo de Estado, en un retorno de los dioses oscuros que nunca están dormidos, advirtámoslo, sino agazapados.

Consentir el estado de vulnerabilidad en la antesala del horror, ante lo insoportable de la pregunta por el sujeto, es asociarse al goce del verdugo, cuyas afirmaciones hechas de sentido y certeza nos hunden aún más en el proyecto del capitalismo neoliberal: un individualismo que se expone muy bien en una vieja película de los ochenta: Rollerball, cuyo centro se ubica en una sociedad altamente poblada que necesita regularse vía el exterminio individual a través de un juego de la muerte.

Ya no estamos en la tensión entre una práctica de lo imposible frente al arte de lo posible, sino en una declarada cancelación de lo político como instancia de apuesta al trabajo de lo insoportable de las preguntas esenciales. Las amenazas, se han expuesto lo suficiente, casi todas, como para estar advertidos de que lo que se dijo, ya fue pronunciado. Como psicoanalistas comprometidos/as con este escenario de época, podemos advertir no se trata ya de un esfuerzo más, sino del esfuerzo esencial por lo mucho que resta por decir y hacer en el campo de la política como lazo social, de la política de la cura y de la política del psicoanálisis en las instituciones del Estado.

El paraíso de los esclavos

Sabemos que cuando se cede en las palabras, las consecuencias inexorables recaen sobre las acciones. Freud leía de ese modo lo que la política, le enseñó. Eleva el tono de esta sentencia, cuando al escribir “De guerra y de muerte” en 1915, advierte de la hipocresía constitutiva del sujeto y la de los Estados. Por cierto, que no comporta un deslizamiento, ni una extrapolación. Es taxativo; le habla a los psicoanalistas, pero también, a los políticos. Agrega que las relaciones entre los sujetos y quienes los gobiernan debieran construir un mayor tono de veracidad y sinceridad como para que la acción de estos últimos tuvieran más consideración por el malestar en la cultura para realizar transformaciones.

¿Por qué esto es de interés para el psicoanalista? Porque si bien el sujeto está marcado desde su rajadura constitutiva, al mismo tiempo, los momentos históricos, los distintos traumatismos derivados de diversas intervenciones de los Estados en la vida común, inciden en esas marcas.

Hay circunstancias, como en este exceso de lo contemporáneo, que la época se incrusta arrasadoramente en la clínica. Tal vez, como concibe Agamben en ¿Qué es lo contemporáneo? “…Ser contemporáneo es, sobre todo, una cuestión de coraje, porque significa ser capaz no solo de tener fija la mirada en la oscuridad de la época sino también, percibir en aquella oscuridad una luz que, directa, versándonos, se aleja infinitamente de nosotros. Es decir, aún: ser puntuales en una cita a la que solo se puede faltar”.

Los/as psicoanalistas nos enfrentamos permanentemente a esta encrucijada, al cruce entre la clínica y la política, sobre todo cuando intentamos, indagar con las necesarias vacilaciones, el territorio de lo singular por donde se enmarca la interrogación ética en la que se reconoce nuestra práctica, ubicada, no por fuera de los movimientos sociopolíticos.

¿Puede el psicoanálisis desentenderse de estas cuestiones bajo el argumento de la abstinencia y neutralidad a secas, cuando la singularidad de un acontecimiento político abre una repercusión directa hacia lo que se enfrenta en su práctica? Muchos de estos acontecimientos se inscriben bajo la forma de la gravedad. Llamo aquí “gravedad” a la constatación de un discurso cuya esencia fascinante, hipnótica, pervierte la legalidad desde la consagración de un superyó que promete un goce sin límites, ni frenos, disfrazado de libertad imaginaria construyendo, implacablemente, un territorio de espanto: el paraíso de los esclavos. Estamos al corriente que hoy, los únicos esclavos no son solo los desposeídos.

Los/as psicoanalistas en general, y en especial quienes ejercen su práctica desde las instituciones públicas, no pueden ser abstinentes ni neutrales frente a las instancias actuales, donde las atrocidades discursivas que se despliegan por parte de quienes prometen espantosos infiernos a la existencia humana, esgrimen sus argumentos en nombre de las política estatales “Si vos te querés drogar hace todo lo que quieras, pero no me pidas que yo pague la cuenta”. La posición ética, deseante, que invoca el psicoanálisis no puede consentir estos argumentos. El analista no puede dejarse llevar tampoco, en estos casos, por una lectura psicopatológica. Esta simplificación es un límite. Saber de ese límite es saber sobre las condiciones o condicionamientos de un análisis cuando comprende una práctica política y una práctica social.

Esto tampoco requiere de una militancia, aunque no exime a la persona del analista de tal gesto, sino de que el psicoanálisis no desvíe su mirada ni se desentienda de los efectos y el riesgo que tiene de alcanzar también, el paraíso. Paraíso de lazos desmembrados armando, paradójicamente, un nuevo círculo del infierno.

Como señala Damián Tabarovsky en La lengua en libertad y los valores de los años 60 fagocitados por el capitalismo: “Desde mucho tiempo atrás -tal vez desde la invención de la imprenta pero mucho más agudamente desde las últimas décadas- la lengua es una mercancía que opera en el mercado.// Esa precarización de la lengua, esa mercantilización extrema de las palabras y por lo tanto del sentido de lo social, tiende a acrecentarse en estos días de incertidumbre viral.”. El análisis pone en cuestión esa sintaxis porque el lazo queda abolido. La “tábula rasa” es el nombre que aprovechan los totalitarismos para vaciar de tiempo y lengua el campo simbólico. Es decir, la destrucción del lazo bajo la modalidad de que la lengua pierda su densidad temporal.

Es el tiempo que nos toca vivir, diríamos con esa cuota de ingenuidad con la que muchas veces se pretende cuestionar al psicoanálisis. Le damos la bienvenida al cuestionamiento siempre y cuando se fundamente en un argumento y no en eslogans (cual grito de guerra), lemas (que interponen algún ideal) o consignas (manual de instrucciones) que no hacen más que encerrar un cierto desprecio. Frases hechas sin más. Lo cierto es que también nosotros/as lo hacemos tal como lo consignado en parágrafos anteriores, particularmente cuando la violencia anida en las palabras.

¿Hemos perdido el tiempo del sujeto narrante? ¿Estamos sin más en el tiempo de meros titulares? ¿Debemos esto a la tecnología?

Abogamos por un deseo de cuestionamiento al y del psicoanálisis, que no se cierre de modo identitario en la inconsistencia de palabras sin soporte en una otra política, anudada al compromiso social, cultural y emancipatorio.

Simplemente, se trata de una apuesta un poco más seria: una apuesta ética.


OpenEdition le sugiere que cite este post de la siguiente manera:
#LacanEmancipa (5 de junio de 2024). Formación de la Posición Política en /del Psicoanálisis. #Lacanemancipa Revista de la izquierda lacaniana. Recuperado 16 de julio de 2024 de https://doi.org/10.58079/11rtw


También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search