¿’Progresismo’ versus ‘Nuevas Derechas’? ¿De qué se ríen?

 

Lidia Ferrari

 

Me tocó asistir a un espectáculo de un cómico cerca de donde vivo del cual no sabía nada. No sé cómo llegué hasta allí, pero llegué. Quizás es parte de la operación cultural que voy a intentar analizar. El espectáculo se llama ‘Políticamente Incorrecto’, es el monólogo de este cómico que supe después, tiene influencia en las redes.

El espectáculo inicia tirando dardos quemantes a un señor padre de una joven de 22 años asesinada ferozmente por su exnovio de 22 años en un caso muy mediatizado del Veneto. Se trata de dos jóvenes estudiantes de clase media, de los cuales ‘nunca se esperaría algo así’ ¿Cómo es posible que un programa cómico inicie con este asunto? Pues el padre de la chica -la madre había muerto poco tiempo antes- decidió declarar en una entrevista que el joven asesino era un ‘hijo del patriarcado’. La hermana de la chica se convirtió en una persona influyente porque tomó la causa contra el femicidio y en sus palabras aparece la idea del patriarcado y la cultura de la violación. Para el cómico de marras, esta tragedia familiar y social, sin embargo, se convirtió en eje de burlas, chistes y parodias. Llegó a decir que ‘¿dónde estaba el padre hablando de patriarcado para que le sucediera algo así a su hija?’. Todo dicho en tono cómico para un público que reía estentóreamente.  Los temas a los cuales se dedicó a burlar y parodiar, con chistes groseros eran:  el lenguaje inclusivo, la educación afectiva en las escuelas, el feminismo, la destrucción de la familia, la desvirilización de los hombres, los derechos de las minorías, de color, de género, de diversidades varias, lo que se suele llamar ‘progresismo cultural’. Todo condensado y banalizado de una forma deleznable y ruin. La mayoría del público aplaudía y  reía a carcajadas.  El cómico, a cada paso, presentándose como políticamente incorrecto, denuncia que lo acusan de complotista o de terraplanista porque denuncia verdades. Con cantidad de improperios se había puesto en la vereda del rebelde al discurso hegemónico que, supuestamente, es lo que se da en llamar ‘progresismo’.

 

Una lógica en la operación cultural de las derechas

El problema, y es donde quiero llegar, es que este progresismo hegemónico es un invento al cual atacar para poder no ocuparse de otras cosas. El otro problema, es que muchos han creído que es el progresismo el culpable de que estas derechas reivindiquen la familia, los valores tradicionales y, de paso, como sin quererla, vayan contra los derechos de la minoría. Pues el argumento de ellos es que estas ideologías de izquierda, que nombran progresismo, es un discurso dominante, hegemónico.

No voy aquí a plantear mis objeciones a ciertas posiciones extremas en relación a las problemáticas de la inclusión o de ciertos feminismos porque no es lo que quiero compartir ahora. Puedo sí, acordar que, en parte, esas posiciones más extremas, tienen una función contraria a lo que se proponen. Y es aquí donde los pensamientos reaccionarios y de derecha se encolumnan, las hacen ostensibles para agitar el público.

Los operadores de lo que ellos mismos llaman ‘nuevas derechas’ están en sintonía con este cómico y con el público que crean. Porque los públicos se crean en la oferta. Es la lógica de la hegemonía de la palabra. La propaganda[i] siempre funcionó transmitiéndose desde las usinas de algunos predicadores. Desde que habitamos el lenguaje no han cambiado mucho las cosas. Los predicadores de principios de la era cristiana o los oradores griegos se ponían delante del público y, con su oratoria, transmitían ideas viejas o nuevas. A través de las palabras se pueden generar sentidos o lugares comunes en una mayoría que las recibe. Ahora se realizan a través de videos Youtube, o breves videos TikTok, o libros, porque sigue siendo una herramienta propagandística importante.

Este cómico es un predicador como la casi mayoría de los que tienen un rol mediático, formando parte de un movimiento global – al cual nuestro nuevo gobierno argentino le debe su existencia-. Quizás no hemos podido comprender su injerencia pues lo que sucede en las redes sociales, sobre todo en los más jóvenes, son fenómenos de los cuales muchos estamos exiliados.

 

Delineo un primer esquema para pensar esta astucia narrativa difícil de precisar. El discurso del cómico italiano, como el de ciertos operadores de las ‘nuevas derechas’, está construido sobre dos bases fundamentales.

  • Crear un enemigo que ahora es el progresismo, pero al que están inventando mientras lo critican. Y eso lo realizan a través de dos operaciones: Lo convierten en hegemónico. El cómico dice: ‘ahora no podemos nombrar hombre y mujer. Está prohibido.’ Y su público cree que hay un orden de cosas que les obliga a eso.
  • Al construir como discurso hegemónico o dominante a eso que dan en llamar ‘progresismo’ o izquierda con rasgos peligrosos y triunfantes, ellos se colocan en el lugar de los rebeldes, de los revolucionarios, de los antisistema.

 

Derivas de esto que ellos mismos llaman batalla cultural -prestado de Gramsci-.

 

  • No hablan de inclusión social o económica, salvo cuando se trata de ir en contra de los que ‘viven del estado’ que siempre son los que reciben beneficios sociales, como salud y educación pública, o rentas a los más débiles. Nunca los concretos poderes reales, aunque lo mencionen en términos generales para vestirse de ‘anti casta’ o ‘anti poderes’.
  • Su discurso se cubre de una pátina de insurrección, de alborotador, de anti sistema clamando contra un ente llamado ‘la casta’ o los ‘poderes fuertes’. En ese sentido han tomado el modelo insurgente de las clásicas izquierdas para atraer a las personas y para poder crear consenso.
  •  

Peligros: que creamos que el progresismo o la izquierda es lo que ellos describen. Esto sin dejar de hacer las críticas imprescindibles a las izquierdas o gobiernos populares a los que les puede caber el sayo de esa crítica. Porque ellos están constituyéndose en discurso hegemónico mientras dicen que el discurso dominante es el del progresismo. El público cree que ese ‘progresismo’ que ellos mismos describen todo el tiempo es el discurso dominante y el peligro de nuestras sociedades.

 

Sospecho que es necesario hacer estos deslindes. Por ejemplo, respecto al lenguaje inclusivo. Lo presentan de tal modo como si fuera obligatorio estar con el lenguaje inclusivo si sos de izquierda y en contra, si sos de derecha. Es lo que he tratado en ‘Divide et Impera en clave neoliberal’[ii]. Poner las cosas no en estado de discusión, sino en que hay que tomar partido: a favor o en contra.

Y se omite la discusión de modelos político-económicos cuya frontera fundamental pasa -porque estas derechas no son nuevas-  por la defensa de la concentración de la riqueza y la quita de los derechos a la mayoría de la población mientras las izquierdas estarían por la distribución más equitativa de las riquezas concentradas. Sin ese parteaguas, del cual no se habla, no se puede comprender este litigio.

La operación del cómico italiano es que logró que cientos de personas se rieran de un señor que perdió su hija por femicidio, por el sólo hecho de haber hablado de ‘patriarcado’. Un caso, como tantos otros, que puede ser bandera de la lucha contra el femicidio, se convirtió en un caso de lucha contra cierto discurso que ellos inventan como hegemónico. Que tantas mujeres de 50 o 60 años se rieran descaradamente de las bromas de este cómico ha sido para mí, una prueba más de la eficacia de una construcción de propaganda cultural bien pensada. Narrativamente construye un enemigo, otorgándole un poder que no tiene, que resuene por los asuntos que trata, y luego presenta la alternativa para combatirlo. Así se presentan las derechas en todos lados, construyendo agentes de propaganda desde abajo. Han tomado a Gramsci en contra de Gramsci. Pero hay que aceptar que no hay simetría entre derechas e izquierdas. Las derechas tienen el poder de su lado y las izquierdas en contra. Por eso las derechas se disfrazan de débiles a través de estos agentes narrativos que construyen al otro, sea la izquierda o gobiernos populares como teniendo el poder y la hegemonía cultural.

 

¿De qué se ríen?

Mientras resonaban las carcajadas en el teatro intentaba pensar que sólo se trataba de gente que quería divertirse, que entró a escuchar un cómico y se reía donde pensaba que había que reírse. Quizás no podía aceptar que esta gente festejara tanta ignominia y prefería verlos como marionetas. Los chistes eran banales, de lugares comunes de la risa fácil y rápida. ¿Podía alguien del público escuchar lo que yo escuchaba? ¿Tengo derecho a pensar que lo que escucho es más certero? ¿Desde qué lugar? En principio desde el lugar de quien no tolera que se banalice el mal. Pero no es mi intolerancia o mi indignación que lo harán desaparecer. En un momento dado el blanco del ataque festivo del cómico eran las dietas y lo vegano. Se atrevió a hacer un chiste con los prisioneros de Auschwitz. Y el público se reía. Se reía de eso de lo cual pienso no es admisible reírse. Pero ellos ¿qué escuchaban? Quizás escuchaban una letanía que se correspondía con lo que escuchan en el bar, en la televisión, en políticos como Meloni y Salvini. Como los niños que quieren que les cuenten siempre el mismo cuento, sin variación alguna. Es la potencia de la manipulación neoliberal la que no deja de ofrecer a cada sujeto un lugar en donde su fantasma y su ideología puedan reposar encontrando un lugar al que identificarse y un enemigo al que oponerse.

 

Pero luego de tratar de disculpar al público recordé -Fabiana Rousseaux me ayudó a recordarlo- algunos elementos de mi libro La diversión en la crueldad que pueden ayudar a contestar ¿de qué se ríen? Porque lo que hacía en tono de bromas el cómico era, con un tono de rebeldía al statu quo, escarnecer, injuriar, burlarse de esos que tomaba como víctimas y que el público festejaba. Reiteramos la pregunta ¿Cuál es el goce del público que se divierte viendo la humillación del otro?  En el libro he tomado dos cuestiones de Pegan a un niño de Freud que pueden ayudar a pensar ¿de qué se ríen? En primer lugar, los pacientes (mayoría de mujeres dice Freud) relatan escenas donde no son ni maltratados ni maltratadores, sino que son observadores de la escena. En este caso, el público es observador de una escena donde alguien investido de autoridad y del prestigio del arte de hacer reír, escarnece a otros que están fuera de la escena.  Como analizo para las bromas pesadas, esos otros burlados amenazan la propia posición simbólica, según Lacan refiere ante el nacimiento de un hermano. Es una especie de ‘podría ser yo’ pero que se rechaza. El rechazo a ese lugar de identificación puede tomar la forma de identificarse con el cómico. En segundo lugar, ante la pregunta acerca de qué índole es ese goce: ¿Sádico o masoquista? Freud no podía decidirse por ninguna de las dos, porque esa dificultad está en la estructura de la escena de ‘pegan a un niño’. El deseo es sádico -la escena es de sadismo hacia otro, es decir, la forma de la fantasía es sádica- pero la satisfacción extraída en el trayecto es masoquista. “Todos los niños desconocidos golpeados por el maestro no son sino subrogados de la propia persona”, dice Freud [iii]. Este público sentiría alivio de no estar en el lugar de esos otros criticados por el cómico. La escena les dice que, si acuerdan con los ‘progresistas’ criticados, el prestigioso cómico los va a escarnecer. Festejar sus chistes alivia de ocupar ese lugar. Podemos leer en todo el procedimiento, desde que alguien saca la entrada, elige el cómico, se dispone a escuchar eso que ya ha escuchado de la mano de ‘voces autorizadas’ y hasta las últimas risotadas, que la forma que tiene el espectáculo es de sadismo. En mi caso, al no poder festejar la escena, estaba desde afuera, recibiendo su sadismo. El público, se divertía rechazando identificarse con los vapuleados, pero, de acuerdo a la gramática freudiana, lo leemos como un goce masoquista en lo inconsciente: ‘no soy ellos o, sea, lo soy’.

 

Podemos pensar que la potencia de la narración neoliberal y su omnipresencia en escarnecer, criticar, calumniar, infamar a sus adversarios o a los que pone en ese lugar, tiene la astucia de crear este tipo de escenas. El público se identifica con esos relatos y asume una posición que lo sustraiga de ser el escarnecido o el humillado. Hemos trabajado el goce del humillado en nuestro libro. Para Deleuze: existe “para el hombre humillado de diferentes maneras, una especie de «beneficio secundario» propiamente masoquista”[iv].

Y, como dice Jorge Alemán: “… sea cual sea su situación, por adversa que ella sea, el sujeto no deja de estar siempre satisfaciéndose en su pulsión”[v]. El goce del humillado que goza cuando alguien escarnece a otro humillado como él, es un modo de rechazo de esa posición humillada, pero que otorga el plus de ser la única complacencia que se puede extraer en determinadas circunstancias. Como la escena de ‘pegan a un niño’ se presenta en una forma sádica pero la satisfacción es masoquista. Son compañeros de esa humillación, pero creen que no. El orden neoliberal usa potentes herramientas narrativas, dirigidas a esos seres humillados que construyen sus políticas, para sustraer o inhibir la savia potencial y resistente que podría surgir de una comunidad de humillados. Los que ríen en ese espectáculo creen estar resistiendo, con sus risotadas, al poder que los manipula. De allí que este cómico se apropie del significante ‘políticamente incorrecto’, como si eso lo convirtiera en un epígono de Oscar Wilde con chistes injuriantes y de baja estofa.

 

El drama humano desde siempre, y no sólo en el capitalismo, es el de la injusticia social y la concentración de la riqueza. Para que los más desposeídos abracen la causa de la derecha es preciso que ella se disfrace. Para crear consenso popular deben vestirse de insurrectos del poder, aunque sean sus empleados y sus testaferros. Organizan, diseñan, construyen un gran público con lo que hay que ver y cómo hay que verlo. ¿Eso es lo que no estamos viendo?

 

Comparto una frase que tomé de un libro de C. Salmon y que reitero desde hace tiempo.

“En un artículo del NyTimes de 2004 el periodista Suskind publicó un artículo en el que revela una conversación que tuvo con un asesor de Bush, que lo había atacado por una nota que había publicado.  Este asesor lo acusaba de pertenecer a una ‘comunidad que se basaba en la realidad’ (the reality-based community) cuando, en cambio, le dice el asesor de Bush: “El mundo ya no funciona realmente así. Ahora somos un imperio y cuando actuamos, creamos nuestra propia realidad. Y mientras usted estudia esta realidad, juiciosamente como desea, actuamos de nuevo y creamos otras realidades nuevas, que asimismo puede usted estudiar, y así las cosas. Somos los actores de la historia… Y a usted, a todos ustedes, sólo les queda estudiar lo que hacemos”[vi]

Creo que esta frase nos ilumina respecto de la estructura con la que cuentan para construir no sólo una realidad política, económica o militar, sino también para crear consensos. Para esto precisan de las narraciones, de la propaganda, de los cómicos de turno que se disfrazan de apóstatas, de insurrectos del orden establecido, cuando son sus amanuenses.

 

NOTAS

Nota sobre el título: Progresismo es un sustantivo que difunde malentendidos. Se lo menciona como si hubiera acuerdo en su sentido, pero las más de las veces difieren. Sucede en general con los ‘ismos’ pues habitualmente capturan sentidos y los cristalizan. ‘Progresismo’ o ‘progresista’ tiene connotaciones negativas o positivas depende quien lo profiera y por qué razones. Que se lo haga desde la izquierda o desde la derecha los sentidos son disímiles. Además, posee una historia de transformaciones que frecuentemente se desconoce. Como dice Heidegger en Carta sobre el humanismo: “Es verdad que hace tiempo que se desconfía de los «ismos». Pero el mercado de la opinión pública reclama siempre otros nuevos y por lo visto siempre se está dispuesto a cubrir esa demanda”. Tomo aquí ‘progresismo’ o ‘nuevas derechas’ como los rótulos que son y de los cuales, en principio, podríamos desconfiar de su reiterado uso.

[i] Propaganda es un término de connotación negativa. Proviene del verbo latino propagare: perpetuar, acrecentar, extender. Propaganda viene de propagar la palabra divina, en su dimensión de evangelizar. En el siglo XVII el Papa Gregorio XV creó la Sacra Congregatio de Propaganda Fide para propagar la Fe, es decir una institución encargada de la tarea de evangelización de la fe cristiana. Institución que sigue existiendo si bien ha cambiado de nombre en 1967 por “Congregazione per l’evangelizzazione dei popoli”.

[ii] Ferrari, Lidia. Divide et impera en clave neoliberal. https://lacaneman.hypotheses.org/349

[iii] Freud, S. Nuevas lecciones introductorias al psicoanálisis. O.C. T. III. Ob. cit., p. 3159.

[iv] Deleuze, Gilles. Presentación de Sacher-Masoch. Lo frío y lo cruel. Buenos Aires, Amorrortu, 2001. p. 29.

[v] Alemán, Jorge. En la frontera. Sujeto y capitalismo. Barcelona: Gedisa, 2014, p. 70.

[vi] Ferrari, L. Decir de mujeres. Escritos entre psicoanálisis, política y feminismo. Buenos Aires, Letra Viva, 2019. p. 99


Progresismo es un sustantivo que difunde malentendidos. Se lo menciona como si hubiera acuerdo en su sentido, pero las más de las veces difieren. Sucede en general con los ‘ismos’ pues habitualmente capturan sentidos y los cristalizan. ‘Progresismo’ o ‘progresista’ tiene connotaciones negativas o positivas depende quien lo profiera y por qué razones. Que se lo haga desde la izquierda o desde la derecha los sentidos son disímiles. Además, posee una historia de transformaciones que frecuentemente se desconoce. Como dice Heidegger en Carta sobre el humanismo: “Es verdad que hace tiempo que se desconfía de los «ismos». Pero el mercado de la opinión pública reclama siempre otros nuevos y por lo visto siempre se está dispuesto a cubrir esa demanda”. Tomo aquí ‘progresismo’ o ‘nuevas derechas’ como los rótulos que son y de los cuales, en principio, podríamos desconfiar de su reiterado uso.



Citar este post
#LacanEmancipa (2024, 16 abril). ¿’Progresismo’ versus ‘Nuevas Derechas’? ¿De qué se ríen? #Lacanemancipa Revista de la izquierda lacaniana. Recuperado 26 de mayo de 2024, de https://doi.org/10.58079/w88o

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search