MILEI, UN DELIRIO SOCIAL

Ricardo Schapira

Fotografía Rebeca Rodriguez Alvarez. Serie El Desencanto

Con el impacto inédito que produjo la pandemia, vimos surgir “teorías” diversas acerca de su origen y de las oscuras intenciones que se escondían detrás de una experiencia de lo real que atravesó, a nivel planetario, el tejido simbólico de la sociedad.

El negacionismo y las llamadas “teorías conspiranoicas”, colectivizaron un punto de certeza que no podemos menos que denominar delirante. El fenómeno es bastante llamativo, se vio en las manifestaciones, se escucha también en los consultorios.

En ese contexto, fuimos sorprendidos por el vertiginoso ascenso mediático de una figura apodada “el loco”, actual presidente de Argentina.

Despreciando una historia de “cien años de políticas equivocadas”, culpando de todos los males a “una casta que sólo busca el beneficio propio”, Milei dice ser “el elegido de Dios” para sacar al país de la decadencia.

Un dato de su historia familiar, que resulta interesante recortar, es la ruptura con sus padres. Él mismo narró, en una entrevista televisiva del año 2018[1], que sufrió de parte de éstos continuos actos de violencia verbales y psicológicos. Que recibió de su padre “palizas que no eran normales”. “Cuando estudiaba siempre fue muy despectivo para mi carrera, me dijo que era una basura, que me iba a morir de hambre y que iba a ser un inútil toda la vida” declaró en dicha entrevista. “Para mí no existen”, agregó, después de contar que llevaba muchos años sin verlos y refiriéndose a ellos como sus “progenitores”.

Es de destacar el salto que va del quiebre de una relación con un padre maltratador, al estrecho vínculo con un Dios que le encarga una “misión”. Y de ahí, ¿por qué no deducir un efecto boomerang sobre los ciudadanos que le votaron, haciendo de éstos lo mismo que el padre hizo con él? Está en la lógica de su relación con el Otro.

¿De qué modo está criatura apaleada va a ocupar el lugar del Otro?

En la entrevista citada él da la clave: “todas esas palizas que yo recibía cuando era chico hacen que hoy no le tenga miedo a nada”. Es decir, produce un rechazo a su padre y a lo traumático de la relación y ahora, entonces, el Otro es él.

Cuando enferma Conan, su perro, Milei atraviesa ese proceso “con un parapsicólogo y una telépata que leían la mente del can y lo “comunicaban” con su dueño” [2].

Luego de la muerte del perro/hijo, su amigo más fiel, el hombre cambió por completo.

Ahora tiene cinco “nietos” fruto de la clonación del animal.

“Karina, su hermana, indispensable para él como Conan, intentó ayudarlo. Estudió para convertirse en médium, y empezó a ser ella misma quien comunicaba al recién fallecido can con su dueño”.

Para este personaje, “su perro no había muerto, sino que había ido a sentarse al lado del “número uno” para protegerlo, y gracias a eso comenzó a tener charlas con el mismísimo Dios”[3].

Podemos conjeturar fácilmente que este personaje tiene un serio problema con lo que en psicoanálisis llamamos castración. Nunca pierde.

Gran parte de su éxito se debe a “la casta política”, un Otro que roba y que Él dice combatir. Tomando a su cargo la consigna “que se vayan todos”, fruto del hartazgo de los ciudadanos por tanta corrupción, se queda Él, y el Dios Mercado -del que es un devoto servidor- constituyendo un Otro cuya voracidad supera con creces cualquier tipo de corrupción previa.

La imputación a dicha casta política, tan efectiva en campaña, la sigue utilizando siendo presidente, luego de integrar en su gobierno a los mismos políticos que antes había insultado. Negocia con ellos, pero, sin embargo, en su discurso la casta siempre es el Otro.

Ha configurado un escenario polarizado entre la casta -que califica de ladrones, corruptos y traidores- y Él, la excepción, el auténtico defensor de la libertad de los argentinos.

Podemos decir que, efectivamente, es una excepción, porque no es un político, es un iluminado. Y no deja de sorprender tanta megalomanía y prepotencia, tanto cinismo al servicio de un odio visceral que convoca y cohesiona a buena parte de sus seguidores.

Retomando el tema de la paternidad, es interesante constatar que el libertario, antes de su encuentro con el Todopoderoso, adoptó diversos “padres” a lo largo de su vida, y se siente muy afortunado por ello. Los buscó en el ámbito académico, en el religioso y en el mediático.

Dentro de la Universidad se ha movido como pez en el agua: alumno aplicado, licenciado en Economía, varios posgrados y profesor de teoría económica, entre otras cosas. 

En la “Escuela de Austria”, que defiende a ultranza el libre mercado y la propiedad privada, encontró a los padres de su ultra liberalismo.

Uno de ellos, el español Jesús Huerta del Soto, híper millonario alabado por Milei en su discurso de investidura, afirma que “Dios es libertario”, algo que sintoniza muy bien con el susodicho.

También es sabido que sus perros –antes comentamos lo importantes que son para el libertario- llevan nombres inspirados en célebres economistas.

Respecto a la religión, siendo de familia católica, rompe la tradición y se acerca al judaísmo.

En contacto permanente con el rabino Axel Wahnish, estudia la Torá y manifiesta su aspiración a convertirse  en el primer presidente judío de la historia argentina.

En cuanto a su meteórica popularidad, Milei dedica un especial reconocimiento a Mauro Viale, “padre de la criatura mediática”, y a Alejandro Fantino, a quien también nombra como “padre de la criatura”, por haberle “puesto en primera” (son sus palabras).

Padres no le faltan, empezando por el Eterno. Es una especie de Frankenstein, auto ensamblado con diversas piezas y animado por una certeza inquebrantable.

Él sabe que es un engendro, un ser extraño, excéntrico. Quizá aquí, en ese punto de exclusión, encuentren un lugar tantos argentinos que se sienten desplazados por el sistema. Y por eso votan “algo nuevo”, diferente, que promete dejar atrás todo lo anterior.

Desde una marcada vocación totalitaria, este sujeto aspira y es aspirado por el Uno: primer presidente judío de la historia argentina, primer presidente anarco capitalista del mundo. Con la mesiánica misión de iniciar una nueva era.

Lo impactante es que esta “criatura”, a través de un hábil manejo de las redes sociales y del alto rating que su presencia produce en los medios masivos de comunicación, supo convencer a miles de jóvenes. Por lo visto, se sienten representados por él, les resulta cercano, genuino.

Todo un éxito de la subjetividad neoliberal: un ser hecho a sí mismo, adalid del individualismo, reducido a mercancía y sometido a las leyes del mercado.

El neoliberalismo, nos muestra Jorge Alemán, ha conseguido que la lógica del mercado opere en la subjetividad y logre así colonizar la instancia originaria -el superyó- que hace al sujeto deudor y culpable[4]. De este modo se puede entender la buena disposición a “pagar los platos rotos” y al “no hay plata” repetido y asumido por buena parte de sus votantes.

La grandeza, que promete el libertario, bien merece el sacrificio.

“Hay que darle tiempo”, dicen sus esperanzados adeptos.

Milei viene a salvar a un mundo en peligro, amenazado por las “teorías colectivistas” que lo gobiernan. La casta, es decir, todos los que le preceden, es el Otro gozador de la paranoia.

Él, en cambio, es el Otro de la gente de bien, y va a poner orden bajo la bandera de la libertad, con el respaldo de Dios y de unos seguidores que se sienten reconocidos en esa nueva realidad delirante y ahistórica.

Muchos quisimos creer que era imposible que Milei ganara las elecciones, se veía claro que el tipo estaba loco. Ahora queremos creer que no puede durar. Pero, a pesar de los estragos que está provocando, sigue contando con apoyo. Prensa y jóvenes influencers amplifican su discurso de odio en su cruzada contra el mal.

En su discurso, siempre pone en primer plano a los “villanos” -que ahora son todos los que se interponen en su plan-. Él, en cambio, es el héroe, el que tiene a Dios de su parte y está dispuesto a todo para ganar la batalla. Y el gran problema político es la ceguera de quienes le siguen y no pueden ni quieren ver las implicancias de lo que han elegido.

“No la ven” responde Milei a los que cuestionan sus medidas para reducir al Estado. Y esa frase se vuelve viral, merced a la difusión que le dan sus seguidores en las redes. Se vuelve un lema, una creencia que amplifica de un modo irreflexivo la certeza soberbia del nuevo amo. Resulta, entonces, que los ciegos son todos los demás.

Jorge Alemán, en diversos textos, explica con claridad el modo en que el discurso capitalista, en su modo de funcionamiento circular y sin límite, forcluye el punto de capitón.

En la etapa actual de dicho discurso, el neoliberalismo, y merced a la captura y producción de subjetividades, los diversos puntos de capitón que sostienen a los sujetos en sus vidas, van siendo destruidos. Puntos de capitón que permiten una lectura del pasado y sin los cuales “empezamos a tener una serie de existencias flotantes a las que el pasado no les dice nada y que, evidentemente, tampoco están insertas en ningún tipo de lazo social”.

La forclusión –del punto de capitón- es el mecanismo que el psicoanálisis encuentra en la psicosis, se deduce del delirio. Y el delirio se sostiene en una certeza que no se puede discutir ni contrarrestar, es una revelación.

Sin puntos de capitón no hay relación a la verdad, entonces se puede decir cualquier cosa y no es necesario justificarla. Así lo hace Milei, y encuentra una adhesión social sorprendente.

Por ello podemos inferir, del fenómeno Milei, una “comunidad de certeza”, es decir, un delirio colectivo.

Al principio de este texto hemos aludido a las teorías conspirativas, surgidas como respuesta a la realidad fantasmal y desmembrante experimentada durante la pandemia. Algo comparable, a nivel colectivo, a un desencadenamiento y ulterior restitución delirante en un sujeto psicótico.

Lacan, en el Seminario 6, ubica al delirio como una de las formas de a minúscula en el fantasma. El sujeto, en su punto de desfallecimiento, se sostiene en dicho objeto a.

En el delirio, la voz -que interviene a nivel del  objeto a- “se presenta a las claras como articulación pura”, mientras que el contenido que ella comunica parece escabullirse.

Tomándonos la licencia de trasladar este concepto al tema que nos ocupa, se puede ubicar aquí la voz vociferante de Milei, imponiéndose, más allá de lo que dice, a sí mismo y a sus seguidores.

El vozarrón –explica Lacan- interviene en la formación de la instancia del superyó, donde representa la instancia de un Otro que se manifiesta como real[5].  

Encontramos en el objeto a “delirio”, tanto la certeza –correlativa a la forclusión del punto de capitón- como el superyó –operando a pleno rendimiento en la subjetividad neoliberal.

Entendiendo, con Lacan –y haciendo uso de su fórmula- que el fantasma es la realidad, se puede leer el fenómeno Milei como un fantasma colectivo: S tachado es un conjunto de individuos[6] desorientados, sin punto de capitón; y a minúscula, un delirio colectivo.

La realidad social inestable de los últimos años confluye en dicho delirio de la mano de este excéntrico personaje, que llega así a la presidencia de una nación democrática.

El líder mesiánico encarna el objeto a, da consistencia al delirio al grito de “viva la libertad carajo”, pateando el tablero de la realidad actual, prometiendo traernos una nueva, salvadora. Y el delirio social sigue, con fanatismo, al del mandatario electo.

Está claro que no todos sus votantes se sienten representados por la certeza delirante del individuo en cuestión. Están también los odiadores, aquellos que están dispuestos a destruirse con tal de destruir al Otro (en este caso el kirchnerismo). Y la otra mitad de la población, que no le votó, y sufre con espanto lo que está ocurriendo.

Nunca se había vivido en Argentina algo así. La voracidad del sistema neoliberal apropiándose de todo y dejando en la miseria a más de la mitad de la población. Con una dirigencia y un aparato mediático carentes de todo escrúpulo, al servicio de los intereses de una minoría.

Milei, defensor implacable de este sistema, ocupa un lugar desde el que alimenta con fanatismo esta maquinaria infernal, que se vuelve con él totalmente inviable e incompatible con una sociedad aceptablemente solidaria y justa.

Volviendo -para finalizar estas reflexiones- a las teorías conspiranoicas, podemos encontrar allí, en definitiva, al mismo Otro absoluto, feroz e inhumano que representa Milei.

Como decía un paciente: “No van a parar hasta quedarse con todo y dejarnos en la ruina”. Esta persona -que vale para ilustrar un síntoma social- no se refería a la Argentina, hablaba de una percepción del mundo que compartía, a modo de certeza, con mucha gente de su entorno.

El Otro insaciable, voraz, acéfalo, el Otro que goza acumulando, el Otro del Mercado sin Estado que nos quiere imponer Milei, es tal vez el núcleo de verdad que encierran diversas teorías paranoides que tienden al delirio social.

El creciente triunfo de las ultraderechas, cerrando un círculo tanático, termina haciendo realidad dichos delirios. Argentina es un caso paradigmático.

Ricardo Schapira, febrero de 2024

[1] Entrevista con Luis Novaresio en el programa “Debo decir”, América TV, 16-9-2018. Se puede ver en YouTube.

[2] Juan Luis González, “El loco”, Editorial Planeta, 2023, p. 8

[3] Ibidem, p. 8

[4] Jorge Alemán, “Ideología”. Ned Ediciones 2021, p. 31

[5] Jacques Lacan, Seminario 6, “El deseo y su interpretación”. Ed. Paidós, Buenos Aires 2014, p.431

[6] Jacques Lacan, Escritos 1. Siglo Veintiuno Editores, Argentina 1998, p.203. En su escrito “El tiempo lógico y el acerto de certidumbre anticipada” Lacan define lo colectivo como “sujeto de lo individual” en relación al texto de Freud “Psicología de las masas”.



Citar este post
#LacanEmancipa (2024, 3 abril). MILEI, UN DELIRIO SOCIAL. #Lacanemancipa Revista de la izquierda lacaniana. Recuperado 26 de mayo de 2024, de https://doi.org/10.58079/w5tb

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search