Otra cosa que el racismo

Diego Vernazza

¿Por qué, hoy, el racismo? ¿Por qué el odio racista parece canalizar gran parte de los malestares engendrados por el discurso neoliberal, que incita a gozar sin límites a cambio de una moral del rendimiento, que ofrece un espejismo de plena satisfacción exigiendo cada vez más al sujeto, más austeridad, más rendimiento, más resiliencia, llevándolo a una situación de crisis permanente? ¿Por qué diablos el racismo, y no otra cosa?

Propongo aquí una serie de hipótesis, a partir de Lacan, y en particular de su conferencia Televisión, la cual contiene, a este respecto, mucho más de lo que suele retenerse.

Según Lacan el racismo se funda, esencialmente, estructuralmente, en el odio al goce del otro, al modo particular que el otro tiene de gozar. ¿Por qué tal odio? No por lo que el otro haga o deje de hacer, no porque el otro se vista, ame, rece o entierre a sus muertos de tal o cual manera, sino por atribuir a un supuesto exceso en su goce la precariedad del nuestro. Es decir que se odia al otro por culparlo por la “precariedad de nuestra modalidad de goce”.

En este sentido, para Lacan, el racismo es una forma de rechazo de aquello que hace a la relación social, del hecho justamente de que la relación social no esté dada, de que no haya proporción natural entre los sexos, y que por tanto el goce del ser humano sea siempre algo a situar, de un modo más o menos “precario” –es decir, según el diccionario, poco sólido, pobre, endeble, y si seguimos la etimología del latín precarius, obtenido por ruego, súplica, plegaria, es decir, en referencia a un Otro absoluto, radical.

Esta es, por así llamarla, la base inactual del racismo, la pasión desde siempre arraigada en el lazo social. Ahora bien, ¿por qué nuestro goce, el de los modernos, y más aún postmodernos, sería particularmente precario? Esencialmente, porque al dato estructural del extravío propiamente humano del goce, al hecho de que nada sitúa naturalmente el goce del ser hablante, se agrega el hecho histórico de que, muerto Dios, caídos los ideales, conmovida la autoridad, solo pareciera quedar el objeto y el “plus de gozar” que este promete. Y esta modalidad de goce, absorbida cada vez más por la lógica neoliberal de la obsolescencia generalizada, es particularmente precaria. Tan precaria que, frente a ella, el goce del otro, con el cual nos mezclamos cada vez más, no pareciera errar, no pareciera vivir en la precariedad.

Esta son las raíces del racismo moderno, a la cual se aferra el fascismo contemporáneo, redefiniendo enteramente los ejes de la política. El neo-fascismo opera erigiendo esas pasiones infra-políticas en discurso, y empleando los medios que más le convienen: las redes sociales, donde el fantasma racista se despliega sin trabas. Contra esta modalidad neoliberal del fascismo, urge una reinvención de la democracia, una reinvención que recupere a su modo los legados simbólicos que persisten en lo común y que han permitido, mal que mal, hacer lazo allí donde la relación falta. 

Barcelona, marzo del 2019


También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search