ENSAYOS SOBRE LOS SIETE ENSAYOS: POPULISMO, ONTOLOGÍA, FEMINISMO Y MÁS. NOTAS INTRODUCTORIAS.

SAMUELE MAZZOLINI

Los estudios sobre el populismo constituyen un campo floreciente de análisis pormenorizado sobre un fenómeno contemporáneo que, a pesar de algunos altibajos recientes, parece haber llegado para quedarse. La vitalidad de estos estudios parece asegurada tanto por la persistente naturaleza de su objeto de investigación como por las polémicas y revuelos que genera en varios niveles de nuestras sociedades. Sin embargo, los estudios sobre el populismo abarcan mucho más que meros exámenes empíricos de la retórica antagonista de algunos líderes políticos y los desconcertantes éxitos electorales de contendientes anteriormente improbables del status quo. De hecho, algunas de las aproximaciones existentes tienden cada vez más a relacionar el populismo con el funcionamiento mismo de lo político, es decir, a considerarlo como una categoría ontológica. La tradición de la Escuela de Essex, inaugurada por Ernesto Laclau, ha estado a la vanguardia de tales esfuerzos. Como afirmó elegantemente, si con populismo nos referimos a la proposición de una alternativa radical para la sociedad, no puede sino convertirse en sinónimo de política. Aunque tal equivalencia pueda sonar forzada para algunos, arroja luz sobre las amplias implicaciones que el populismo conlleva al reflexionar sobre diversas cuestiones políticas vitales, como la democracia, el antagonismo y la hegemonía, sólo por nombrar algunas. No se trataría de un fenómeno marginal cuya mayor relevancia hoy dará paso eventualmente a un retorno a la política habitual el día de mañana, sino algo que impregna la política de principio a fin.   

 

Convencidas de que la noción en cuestión tiene algo muy importante que decir sobre la política, tanto coyuntural como ontológicamente, y operando en la estela del pensamiento de Ernesto Laclau, aunque con algunas importantes diferencias, Paula Biglieri y Luciana Cadahia han escrito un libro que aporta mucho a la comprensión, interpretación y aplicaciones potenciales del populismo. A lo largo de siete ensayos, inmortalizados en el propio título del libro en honor al trabajo más destacado del pensador y político marxista peruano José Carlos Mariátegui, las autoras llevan a cabo una serie de movimientos audaces e innovadores que probablemente generarán mucha discusión en los años venideros, y que esta edición especial de Ethics and Politics aspira a iniciar y promover. La premisa misma sobre la cual se fundamenta el libro, es decir, el carácter situado de la intervención de las autoras junto con su intento de aprehender lo universalizable de su propia experiencia al moldearlo en teoría en lugar de recibir y aplicar pasivamente cánones teóricos anglosajones, es elogiada ya sea implícita o explícitamente en todos los textos reunidos aquí. Tal como Biglieri y Cadahia reiteran en sus comentarios finales de este simposio, la política detrás del libro está efectivamente basada en el compromiso militante de ambas, así como en la situación regional (es decir, latinoamericana) que presencian y experimentan a diario. Sin embargo, si bien la política que las autoras defienden y promueven es generalmente respaldada por todos los colaboradores de este intercambio, lo mismo no puede decirse en lo que respecta a sus reflexiones filosóficas. Esto hace que la presente colección de reseñas sea aún más prometedora para continuar la investigación sobre las complejidades teóricas del populismo.

 

Pero, para empezar, ¿cuáles son las operaciones teóricas que Biglieri y Cadahia llevan a cabo en “Siete ensayos sobre el populismo”? Aunque éste no sea el lugar para una recapitulación exhaustiva, será útil, a modo de introducción a este intercambio crítico, mencionar de pasada los dos puntos principales de controversia que han sido planteados, ya sea en forma de elogio o problematización, por los diversos colaboradores y que apuntan, sin duda, al meollo del libro bajo análisis. El primer tema se refiere al carácter ontológico del populismo, como constitutivo de lo político. Sólo gracias a los estímulos de Marchart, Barros y Martínez Prado, y Bosteels, su posición sobre la ontología queda completamente expuesta en su texto final del simposio. Es notable el giro que las autoras de “Siete ensayos” operan a la posición de Laclau. Siguiendo los pasos de Jorge Alemán, aprecian la ontología, pero en lugar de tenerla como una herramienta meta-histórica y meta-política, prefieren, al igual que Hegel y Foucault, vincularla a la historia y la política reales, y en este sentido consideran la crítica de Bosteels dirigida a una versión heideggeriana de la ontología que ellas mismas rechazan por completo. Al hacerlo, la del dúo argentino se convierte en una teoría del populismo que ofrece una ontología del pueblo basada en una articulación de diferencias, atenta a la heterogeneidad fundamental de lo social, que no puede confundirse con su supresión, como ocurre en el caso del fascismo. Las consecuencias son trascendentales: se deduce que el populismo ya no puede distinguirse entre sus variantes de izquierda y derecha, sino que sólo puede ser de carácter emancipador. La cuestión de cómo concebir el antagonismo cobra aquí particular importancia: mientras que, según Marchart, puede presentarse de diferentes maneras, Biglieri y Cadahia sostienen que la política de derecha no puede ser populista porque distorsiona el antagonismo básico, identificado en la oposición entre pueblo y bloque dominante. Sin embargo, según Barros y Martínez Prado, el riesgo aquí es que, al asumir un carácter normativo, el populismo se deslice hacia el registro óntico y pase a ocupar el terreno semántico de nociones como la igualdad y la inclusión. Sin duda, es probable que este punto genere más discusiones y análisis apasionados dentro del campo de la Escuela de Essex y más allá.

 

El segundo tema es la audaz conexión que las autoras establecen entre el populismo y el feminismo. Aunque es justo suponer que este movimiento atraerá mucha atención crítica por parte de aquellos sectores del feminismo, como el autonomista, con los que Biglieri y Cadahia discrepan en el libro, los colaboradores de este intercambio están en su mayoría de acuerdo con los planteamientos de las dos autoras argentinas, aunque con matices diferentes. Marchart, por ejemplo, si bien considera especialmente valiosa su propuesta, destaca que hasta ahora esta asociación ha encontrado poco eco en sujetos políticos concretos. Barros y Martínez Prado centran casi toda su pieza en este tema. Cuestionan que Biglieri y Cadahia mantengan la centralidad de la noción de cuidado, ya que, a pesar de ser indudablemente una noción movilizadora de muchos feminismos contemporáneos, refuerza cierta posición de las mujeres en el mercado laboral; una objeción a la que las autoras de “Siete ensayos” responden afirmando que su elección fue dictada por razones prácticas y estratégicas. Más en general, la perspectiva de Barros y Martínez Prado es que, al destacar la heterogeneidad e indeterminación, el feminismo proporciona un importante antídoto des-totalizador contra todos los esencialismos y binarismos. Sin embargo, tienen reservas sobre la compatibilidad real entre el feminismo, caracterizado por la horizontalidad y la apertura, y el populismo, en la medida en que este último tiende a implicar un momento de cierre y plenitud. La posibilidad de que trabajen juntos parece ser factible sólo si se acepta ­– aunque no parezca que estén bien dispuestas en este sentido ­– que el populismo, despojado de sus posibles derivas autoritarias y fascistas y dotado de un impulso emancipador, respalda la heterogeneidad constitutiva de las diferencias dentro del pueblo. Una línea similar de crítica amistosa es elaborada por Gunnarsson Payne, quien, después de describir los efectos de refuerzo mutuo entre el populismo de derecha y los movimientos anti-género, y las repercusiones de despolitización del feminismo neoliberal, advierte contra los riesgos de subsunción del feminismo por parte de alguna “lucha más importante” en el contexto de la articulación con otras diferencias. Su desacuerdo se hace más fuerte en cuanto a la cuestión del líder, ya que prefiere ubicar el estatus del líder a nivel óntico-empírico, y no a nivel ontológico. En consecuencia, la presencia de un líder no se considera esencial para constituir un pueblo, tal como lo plantean Biglieri y Cadahia. Aún más fundamentalmente, para Gunnarsson Payne, la figura del líder está estrictamente ligada al patriarcado y, como tal, se considera un obstáculo para un feliz matrimonio entre el feminismo inter-seccional y transversal y el populismo.

 

Pero hay muchas más cuestiones que el libro de Biglieri y Cadahia plantea y que, con toda probabilidad, generarán mucho debate en diversas literaturas académicas (y posiblemente también fuera del ámbito académico). Éstas incluyen, entre otras, la proposición de un populismo republicano que forja nuevas instituciones a partir del carácter conflictivo de la sociedad, las reflexiones sobre cómo construir una ética de militancia populista, la compatibilidad del populismo con un proyecto transnacional y el análisis crítico de la renuencia de otras tendencias de la izquierda a abrazar completamente el populismo. La tarea de esta edición especial es solo la de brindar una aproximación preliminar a la riqueza de argumentos contenidos en “Siete ensayos”, que anticipamos orientará la conversación teórica sobre el populismo en el próximo futuro.

 



Citar este post
#LacanEmancipa (2023, 12 septiembre). ENSAYOS SOBRE LOS SIETE ENSAYOS: POPULISMO, ONTOLOGÍA, FEMINISMO Y MÁS. NOTAS INTRODUCTORIAS. #Lacanemancipa Revista de la izquierda lacaniana. Recuperado 26 de mayo de 2024, de https://doi.org/10.58079/qp8o

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search