Oscar Masotta y el psicoanálisis argentino.

Lidia Ferrari

Oscar Masotta por Rep

“Bajo la sombra de la anécdota histórica como fantasma inmundo correrá por suerte el agua de las fundaciones legítimas”.  Oscar Masotta[i]

“Ese traje, sobre mi cuerpo, era ya una locura sociológica, por decirlo así”.

Oscar Masotta

En una conferencia de homenaje a Freud, el 1 de octubre de 1973, un Masotta desgarrado por los sucesos de pocos días antes del golpe en Chile, confiesa un sueño que lo enlaza a su amigo encerrado en la cancha-campo de concentración de Santiago y que tiñe su texto de la sangre de un presidente muerto. Sumergido en ese dolor se afirma en un homenaje a Freud que no se recargue “en cerebraciones teóricas complicadas sino en recuperar el descubrimiento freudiano’[i]. Fiel a esta petición lo encontraremos siempre. Su estar en la coyuntura -palabra que usa- se liga a esa petición. Recuperemos el legado freudiano, nos dice, con conceptos claros sobre el orden de las razones del psicoanálisis. Y ésta será su marca, el trazo que lo señalará como un legítimo fundador del psicoanálisis argentino. Su claridad conceptual, su rigurosidad y su lucidez serán parte de su legado a varias generaciones de psicoanalistas de habla castellana. Nombra ‘nido de víboras’ a esa coyuntura mientras que la práctica del sujeto freudiano “estará siempre aliado, lo quiera o no, a toda auténtica empresa de liberación”. Frase potente emitida en esos días de sangre en un homenaje a la fundación legítima freudiana, esa que hace correr agua en los ríos y no sangre. Una práctica que trata la noche onírica de un singular sujeto incluido en su época.

 

Masotta es el psicoanálisis argentino. Realiza la singular instalación de Lacan de la mano de Pichón Riviere. Ese argentino nacido en Ginebra, ciudad donde está enterrado otro argentino universal, Jorge Luis Borges. Argentinos de pura cepa, es decir, de pura cepa cosmopolita y curiosa del mundo.  

Tiempos fundacionales. Los que nos iniciamos en el psicoanálisis a fines de los ’70 y los ’80 debimos transitar segregaciones. Se debía elegir entre Pichón o Lacan. En los grupos de estudio con el programa de Masotta no se mencionaba a Pichón. En la Escuela de Pichón a la que asistía no se podía mencionar a Lacan. Sin embargo, el mismo año en que falleció, lo vi a Pichón, cateterizado y enfermo, escribir con letras grandes mientras escuchaba un docente de su escuela: ‘ver Lacan’. Era 1977, ya la sangre había llegado a los ríos argentinos y nadie podía pensar que dos años más tarde también moriría Masotta, mucho más joven que Pichón. Ambos finalizaron sus días en los tiempos más oscuros de la vida argentina.

 

¿Es legítimo hablar de un psicoanálisis argentino? Sospecho que sí. Si lo hay, Masotta es uno de sus responsables. Uno de los que hicieron de este país una tierra prometida para el psicoanálisis. Porque el psicoanálisis es cuestión de lenguaje y, sobre todo, de lengua materna. Allí donde se inscriben las marcas de la infancia en eso que tendremos para decir o callar, la materia del análisis no puede estar al margen de la lengua que se habla. Masotta es también responsable de la consolidación de los grupos de estudio, otra institución argentina. Esa que cultivó tan intensamente viendo 300 alumnos por semana. Espacios de intercambio de pensamiento fuera de las burocracias institucionales. Se obedecía a los mandatos de la transferencia y al deseo de saber. Semillero de los referentes por venir y ‘rebusque económico’ para quienes estaban ocupados casi exclusivamente en esa transmisión. Ningún desmerecimiento en esta afirmación.  La fibra, la lucidez, la autonomía de pensamiento del psicoanálisis en Argentina le debe algo también a esa prosaica razón de ser de los grupos de estudio. La jurisdicción del saber de instituciones universitarias y psicoanalíticas oficiales transmitían, cuando lo hacían, un psicoanálisis ligado a la ortodoxia de los poderes de turno. No es azaroso que Masotta haya heredado de Pichón Riviere una posta de esta construcción, toda vez que Pichón, al tiempo que fuera fundador de la APA, la asociación oficial, también fue uno de los que producen una ruptura con esa institución.

 

Se le debe a Masotta y su pasión de hacerse comprender -mientras admitía la dificultad de la comprensión de Lacan- el impulso hacia un psicoanálisis riguroso, que conversa muy bien con el habla argentina. Puede asombrar ahora, que en el arco de pocos años haya sido tan intensa su transmisión. De la mano de su vocación de fundar, ya practicada en otros ámbitos artísticos e intelectuales, y el impulso de su programa de enseñanza, contribuyó a crear cimientos sólidos sobre los cuales cada uno podía construir ‘su’ psicoanálisis. Su programa era su lectura. ¿No se trata siempre de un pase de lecturas en la transmisión? Con el programa de Masotta nos introdujimos en un modo de leer. Que no era cerrado, acabado, barroco o catedrático. En la década del ’80, cuando los efectos del silenciamiento de la dictadura estaban en su apogeo, varios psicoanalistas se alejaron de ese modo de leer y adoptaron amaneramientos y tics, efecto de cierto mimetismo en el trasplante de la lengua francesa de Lacan a la lengua argentina. Pero siempre se podía volver a los textos de Masotta a condición de no confundir la eficacia de su transmisión con un aplanamiento de las ideas. Por el contrario, esa lectura rigurosa mostraba las cadenas lógicas de los textos. Y no hacían pasar por sencillo lo que no lo era. Una operación de lectura muy diferente a la de apropiarse de aforismos que se repiten cuando no se puede entender de qué se habla. Los aforismos y axiomas originales de Masotta eran síntesis precisas de los conceptos. Era mucho más que un buen lector de Freud y Lacan. Masotta nos enseña a leerlos. En ese modo se pueden encontrar tres claves de lectura:

  1. Seguir la lógica del texto, intentar alcanzarla y no demorarse demasiado en accesorios (una diferencia con la escucha analítica), como tampoco detenerse en cómodas respuestas.
  2. Interrogarse sobre la lectura. Profundizarla hasta que ella dé lo mejor de su interrogación (en eso sigue a Freud cuando imagina interlocutores implacables que le objetan su decir y a los cuales debe responder).
  3. Interroga a Freud con Freud, Lacan con Lacan, Freud con Lacan y Lacan con Freud. A ellos con sus preguntas.

El argentino Masotta

Masotta, como argentino, proviene de ese fermento-crisol que crece entre las hierbas silvestres, incluso entre las malas. Su recorrido heterodoxo hace honor al texto freudiano ¿Pueden los legos ejercer el psicoanálisis? Masotta es un gran lego que no proviene de ningún reducto consagrado y canónico, ni de ninguna burocracia profesional; que se sumergió en diversas prácticas artísticas e intelectuales en las cuales tenía mucho para decir. Había descubierto: “…efectivamente, tengo algo que decir”[ii].

 

Su figura se identifica plenamente con la lengua argentina, hecha de cosmopolitismo y curiosidad. Como ha dicho Borges en varias oportunidades:

“Pero si ya existe en el cielo platónico un arquetipo de lo argentino, y creo que existe, uno de los atributos de ese arquetipo es la hospitalidad, la curiosidad, el hecho de que de algún modo somos menos provincianos que los europeos; es decir, nos interesan todas las variedades del ser, todas las variedades de lo humano; nos interesan todas las variedades de la geografía y de la historia, del espacio y del tiempo.” Borges (1964)  [iii]

 

“¿Cuál es la tradición argentina? Creo que podemos contestar fácilmente y que no hay problema en esta pregunta. Creo que nuestra tradición es toda la cultura occidental, y creo también que tenemos derecho a esta tradición, mayor que el que pueden tener los habitantes de una u otra nación occidental. (…) Creo que los argentinos, los sudamericanos en general, estamos en una situación análoga; podemos manejar todos los temas europeos, manejarlos sin supersticiones, con una irreverencia que puede tener y ya tiene, consecuencias afortunadas”. Borges (1951) [iv]

 

Arriesgo la sospecha de cierto desencanto de Masotta en su incursión europea. El exilio europeo conduce frecuentemente a confrontarse a ese golpe: la caída de un ideal. Borges lo pudo comprender precozmente. Nuestra curiosa admiración por la universalidad de la cultura no puede entender fácilmente el provincialismo europeo y, sobre todo, la falta de curiosidad por lo Otro del eurocentrismo. Argentina y América Latina tienen la fortuna y la desventaja de tener su ideal en otro lado. El defecto de creer que lo que vale está lejos. Pero una fortuna, la de tener un ideal que procura curiosidad y necesidad de nutrirse de lo Otro, de lo que no se posee. En Europa, la inercia de creerse en el lugar donde todo se genera produce pereza intelectual. ¿Les falta la falta? Esa relación europea con la alteridad produce una remolona autosatisfacción. Masotta, como el arquetipo argentino que describe Borges, se debe haber confrontado con esa evidencia. Es cierto, como dice Jorge Alemán, que está presente también el otro costado, la de cierta complicidad con ese eurocentrismo en el cipayismo latinoamericano. Es lo que entorpece poner en acción la propia riqueza que se nutre de lo Otro.


La figura de Masotta es emblema de esa cultura argentina movediza, voraz y exigente. El psicoanálisis crece robusto fuera de los grilletes del poder de la ortodoxia. El control estatal de los ejercicios profesionales en Argentina es endeble, lo que resulta en una situación privilegiada para el psicoanálisis. También la institución de los grupos de estudios, que se habían establecido ya en la década del ’50, en los ’70 y ’80 vivieron un despliegue inusitado. En la intimidad de una casa el grupo de estudio era libre de pensar y leer a quienes quisiera, en un contexto represivo del afuera. Los grupos de estudio no sólo compensaban, sino que fertilizaban esa cultura que no por ser de los arrabales del intelecto dejaba de ser lúcida y, muchas veces, emancipatoria. Cuánto le debemos agradecer a Masotta por esa institución donde el saber circula en los intersticios de los dispositivos establecidos, hasta llegar a inundarlos, enriquecerlos y orientarlos. También le debemos a esa pujanza que las universidades argentinas sean reserva de ese psicoanálisis extinguido en otras latitudes. Porque gracias a su permeabilidad y a su tradición irrestricta, gratuita y universal se puede encontrar el psicoanálisis en las universidades. Animal, el psicoanálisis, que debemos cuidar porque depende de nosotros que en pocas décadas no se convierta en fósil paleontológico.

 

Internarnos en la figura de Masotta nos comenta lo argentino en toda su extensión. En toda su irreverencia y lucidez, en su atrevimiento a perforar campos discursivos sorteando esa otra tentación argentina, la de ‘atar con alambre’. Masotta se sumerge en profundidad en esa urdimbre compleja de la enseñanza de Lacan. Se atreve con Lacan ¿hay otro modo de sumergirse en Lacan sino es con el atrevimiento? ¿Otro rasgo argentino, el del coraje de atreverse con empresas difíciles? Un poco desde la temeridad y la soberbia, que nunca deben faltar. Otro poco por una inteligencia desplegada en un suelo tan inestable y cambiante como el de la Argentina. Como he dicho en otro lugar: “En un suelo tan resbaladizo como el suelo porteño, se aprende a caminar a los saltos, el equilibrio es más difícil y la estabilidad se alcanza cambiando con el suelo” (…) “[al porteño] nada lo espera ni lo salva. Debe hacerlo todo. Caminar, correr, detenerse, a la medida de las urgencias. Esta volatilidad del suelo lo hace, por el contrario, sólido en el cambio, ágil y presto en las respuestas”[v]. Su fortuna es parte de esa vibración telúrica que nunca brinda paz y estabilidad a las apetencias insaciables de un alma en continua búsqueda, al límite de la desesperación. Masotta refulge como el Papa argentino, primero de una serie que se inicia con él.  Es necesario volver a su letra, la de fundador de una estirpe.

 

No es casual que Lacan haya llegado a las manos de Masotta a través de Pichón Riviere. Otro irreverente cosmopolita fundador de ideas y dispositivos. En ambos podemos encontrar la marca de la psicología social. A pesar de que el término ‘psicología social’ haya sido bastardeado. No es para menos. Lo pensaba Lacan cuando le cuestionó a Pichón Riviere que hubiera nombrado la institución que había fundado como instituto de psicología social, y no de psicoanálisis[vi]. Quizás Lacan no podía comprenderlo porque era francés. Pichón comenta que su encuentro con Lacan fue un “coupe de foudre”. ‘Creo que Lacan me sintió lacaniano y yo lo sentí pichoniano’. El psicoanálisis de Masotta tiene mucho de Pichón en el espíritu argentino que lo anima. No sólo estaban imbuidos por la teoría marxista, sino que abordaban al sujeto en sus ‘condiciones concretas de existencia’. Que el léxico y marcos teóricos difieran, lo que no difiere es la apuesta de comprender el inconsciente y su sujeto en un contexto político y cultural, pues compartían similares preocupaciones.

 

Roberto Arlt, yo mismo

Roberto Arlt, yo mismo, de 1965 es el prólogo a una nueva edición de su libro Sexo y traición en Roberto Arlt, que se había publicado por primera vez en 1958. Se interroga allí acerca de quién era él cuando escribió ese libro y qué había sucedido en esos años. Es una pieza de inestimable valor no sólo por cómo relata sus transformaciones biográficas sino por cómo disecciona su ‘sí mismo’ en relación con sus filiaciones intelectuales y su mirada de la sociedad argentina.

 

Hay allí un Masotta que escribe como lo hace Freud en sus primeros textos y en sus cartas a Fliess. Se está analizando. Descubre de sí mismo a través de Arlt cuánto estaba en su ‘enfermedad mental’ la enfermedad argentina de la clase media. Dice: “…las tensiones que viniendo de la sociedad operaban sobre mí a la vez que no se diferenciaban de mí”[vii]. Para Masotta la sociedad enseña tipos de conducta que son contradictorios con lo que esa misma sociedad le exige al individuo. Hay una imposibilidad entre la sociedad, sus constricciones, sus enseñanzas y el individuo que surge de ella, porque nada de lo aprendido sirve para vivir en el mundo que lo aguarda. Se trata de un problema lógico a resolver que no tiene solución. Como la capacidad lógica del ser humana es infinita, dice Masotta, puede resolver problemas imposibles. Encuentra que eso es lo que hacen los enfermos mentales. El campo de lo imposible enferma, pero también inventa. Su conclusión a partir del estudio de Roberto Arlt es que la delación como síntoma de la clase media argentina será un ‘tipo lógico de acto’ en consonancia con esa imposibilidad que le plantea al individuo su grupo social.

 

Nos revela que al escribir el libro sobre Arlt estaba seducido por el estilo de Merleau Ponty, fascinado por su estilo elegante, prosa de refinado -no dice prosa refinada-. Prosa de tonos, de alta cultura que intentaba imitar en su escritura. Y no lo apasionaba Arlt sino Sartre. Había encontrado en El juguete rabioso de Arlt al Saint Genet de Sartre. Entonces descubre: ‘yo no era Merleau Ponty’. Por eso podrá decir ‘Arlt, yo mismo’. Encontrará que “Arlt y yo habíamos salido de la misma salsa, conocimos los mismos ruidos y los mismos olores de la misma ciudad, caminamos por las mismas calles, soportamos seguramente los mismos miedos económicos…”[viii].

 

Quizás, en mi homenaje a Masotta esté haciendo lo que Masotta decía que no debía hacerse en su homenaje a Freud. “El psicoanálisis no es un parloteo sobre ese hombre, es la práctica de su sujeto”[ix]. Quizás sí, quizás estoy haciendo un parloteo del hombre Masotta. Pero es para relevar la trascendental importancia de su transmisión del psicoanálisis en lengua castellana y que eso, no se produjo, sin las vicisitudes que bosqueja en su ‘Roberto Arlt, yo mismo’. El análisis de sus fantasmas singulares en relación con esa trama de la lengua argentina en la que pudo emerger.

 

El traje de Masotta

Al final del texto cita un fragmento autobiográfico suyo. Narra su encuentro ‘mórbido’ con una foto suya, en sus 21 años, cuando quería ser escritor, pero pensaba que no poseía las palabras. Vestía en esa foto un traje de ‘corte perfecto’, confeccionado por el sastre Spinelli que nunca hubiera podido comprarle su padre. Era de un compañero del servicio militar, hijo de un juez y dueño de campos, al que le rogó que se lo vendiera. En ese breve párrafo confiesa el desprecio hacia su padre, no porque no pudiera comprarle un traje de calidad, sino porque ‘carecía de gusto’: ‘mi padre ignoraba los principios más generales de un dandismo a la inglesa que yo en cambio me sabía de memoria’[x]. Por eso piensa que ese traje era una locura sociológica. Se veía allí conteniendo un ‘germen congénito de anormalidad’, pero no de origen biológico sino cultural. Lo que lo enfermaba era el dinero, el trabajo y el estatus del padre.

 

Masotta confiesa que quería ser Merleau Ponty. Podemos decir, que ese traje de dandi inglés le ‘chingaba’. Llegan a su vida el psicoanálisis, Freud, Lacan y su análisis para desprenderse de ese ajeno traje a medida de otros cuerpos. Sabemos que un análisis puede ayudar a producir esa metamorfosis, la de la separación con el traje ideal que nos sojuzga. El logro de la operación de desprendimiento de ese traje está en sus textos y en su manera de transmitir el psicoanálisis. Su claridad conceptual y su modo de leer son de Masotta. No quiere ser Lacan, como antes quería ser Merleau Ponty. Transmite la verdad de un discurso.

 

¿Por qué ese traje era una locura sociológica? Por los efectos del trasplante de la lengua francesa en la cultura argentina. En ese Buenos Aires que Sebrelli recuerda con intelectuales que estaban a la orden del día con las publicaciones francesas gracias a varias librerías exclusivas de libros franceses. Cuando cae el traje de dandi inglés, Masotta hace el pasaje de la lengua francesa a la lengua argentina. Y es una locura sociológica porque se trata de cómo lo social, la propia cultura enferma. En ese engendro que no es solo social ni solo singular, habla una figura parasitada por los emblemas de la cultura dominante. Cuando cae, se abre paso la riqueza de todo lo apropiado bajo la presión del ideal y de su propia lengua. Masotta tiene mucho para decir a condición de haberse podido servir de Merleau Ponty, de Sartre, de Marx, de Freud y Lacan para construir su propia voz.

 

Una enfermedad generalizada, la pretensión de vestir un traje hecho a la medida de otros es uno de los males argentinos. Masotta nos lo cuenta exponiendo que esa pretensión sociocultural, en la más abstracta de las consideraciones sociológicas o de discurso, se encarna en el padecimiento del singular individuo.  ¿Por qué no aspirar a un traje caro o de buen gusto? ¿Por qué no tendríamos derecho a ese acceso? Esta pregunta podría formularse desde la pretensión de una sociedad más igualitaria, lo que no estaría en contradicción con el marxista Masotta. Pero el derecho general a lo que vale no es lo mismo que querer obtener el objeto del ideal impuesto por las clases dominantes. Se trata de diferenciar las cuestiones. Masotta se muestra inoculado por el ideal del dandismo a la inglesa. El traje que no está hecho a su medida le dice implacablemente que no está a su altura. Su desprecio a quien ‘carece de gusto’ lo enferma. No es el padre sino él mismo quien queda marcado por esa minusvalía.

 

Su análisis sobre esa foto y el traje que vestía es un compendio de lo que Masotta pudo dejar atrás cuando se impone como el transmisor por excelencia de un psicoanálisis en lengua castellana, que nombramos ‘un psicoanálisis argentino’.  Podría interpretarse, apresuradamente, como una versión de la novela familiar del neurótico. Si la aceptáramos lo podríamos expandir a un síntoma argentino. No estamos aquí para interpretar a Masotta sino para ver cómo, a través de lo que nos ha enseñado, también nos ha permitido atrevernos a pensarnos. Los argentinos enfatizamos los defectos de humildes progenitores mientras idealizamos los reales vestidos europeos. Ese dandismo argentino porta consigo una paradoja. En el rechazo a la propia humildad y la idealización de lo allende los mares se construye un universo cultural propio, cimentado en esa idealización que lo obliga, como a Masotta, a conocer de memoria como visten los ingleses. Masotta abandonará ese traje ajustado hecho para otros, por un traje confeccionado a su medida.

 

En nuestra idealización y curiosidad por lo europeo nos apropiamos de sus tradiciones culturales y construimos nuestro cosmopolitismo. En el mismo momento que nos vemos desmerecidos frente al ideal estamos labrando nuestra riqueza. El Otro europeo tiene que caer para poder recuperar lo que ya somos. La pregunta de Masotta ¿Pero ¿cómo convertirse en eso que uno es? es el cometido que Nietzsche se propone en Ecce Homo. Cómo se llega a ser lo que se es, luego de su desencanto de Wagner

 

Acechanza de la miseria

El fantasma de la miseria económica no es solo un momento de la vida de Masotta, es un fantasma colectivo que acecha, y en su acechanza puede llegar a gestar grandes proezas y también miserabilidades. En el caso de Masotta nos ofrece lo mejor, a diferencia de algunos sórdidos personajes de Roberto Arlt.  Un fantasma que está en Arlt, en las letras de tango, en la vida cotidiana de tantos momentos de nuestra historia es el de la miseria económica. Como amenaza, muchas veces como realidad. Pero su carácter temible es el de acechanza. Porque en los buenos tiempos también acecha. De allí una compulsión a querer salvarse a cualquier costo. Dos fantasmas que se interceptan. El miedo a la miseria económica alimenta fantasías de salvación. Nada de salvación cristiana después de la vida. Salvarse aquí y ahora, para siempre. En los tiempos cíclicos de carestía y bonanzas en la dinámica social y económica argentina, como ese ‘salvarse’ nunca es para siempre, debe reeditarse una y otra vez.

Las zozobras económicas que un argentino conoce desde pequeño se inscriben como experiencias: vivir el presente en el cual se dilapida lo que se posee, como un jugador compulsivo, como si no se hubiera inscrito el futuro. Porque lo que se derrocha cancela el ahorro de hoy para mañana. Obviamente, la inestabilidad económica ha ido labrando la idea de que todo puede perderse en un instante. Los períodos inflacionarios reeditan esa angustia de perderlo todo. A pesar de que este dilapidar lo poco o mucho que se tiene sea un rasgo heredado de los tiempos de los privilegiados millonarios argentinos que sí tiraban manteca al techo en los cabaret parisinos. Como si lo que se hereda en la propia cultura proviniera de narraciones de tiempos y circunstancias lejanas que, no obstante, alcanzan a otras clases sociales y otras épocas.  “Me parecía, dice Masotta, más a un personaje de Arlt que a mí mismo”[xi]. Fue Arlt un maestro de narrar cómo se encarnaban las vicisitudes dramáticas de la vida económica en la subjetividad de sus personajes.

 

La sociedad que produce delatores es también la que pregona como ideal el dandismo inglés, la que presiona cómo debe vestirse para no ser un pusilánime, mientras sustrae a sus ciudadanos las posibilidades económicas que ese buen gusto requiere. En esta narración de Masotta, en su singularidad, se leen los padecimientos argentinos. Ese ideal refinado, elegante, de alta cultura como los pensadores franceses o los dandis ingleses debiendo cumplirse en un contexto de pobreza latinoamericana. ¿No es este uno de los padecimientos argentinos? Entre la presión por la mishiadura[xii] y la presión del ideal europeo cabalgan muchos de los dolores de la clase media argentina. Cuando Masotta se enferma, es decir cuando se cura, descubre que se trata de su ligazón con el padre, que es la ligazón con el dinero. ‘…había hecho la experiencia de la dura realidad del dinero’[xiii]. Uno de los dramas argentinos, las aspiraciones elevadas que se confrontan cotidianamente con las limitaciones económicas.

 

Oscar Masotta, nosotros mismos.

Masotta es un hombre como otros cuando encuentra la clave de su ‘enfermedad’ en su relación a la muerte del padre. ¿Quién era ese padre para Masotta? Era quien al morir se llevó con él “al empleado bancario, sus miedos de fin de mes, sus rasgos pusilánimes, su ignorancia, su mala fe ideológica, su ceguera y su cobardía, su antisemitismo”.[xiv] Hay en este padre que muere un padre que renace. Muere como padre imaginario y acontece un padre, el que lega la castración. Quizás su padre se lleva con él también ciertos ideales: Sartre, Merleau Ponty, la literatura, pero no para ser derruidos sino para servirse de ellos como intelectual. Masotta se cura y se recupera en su lengua. Transcurre su análisis con un analista que también despreciaba como a su padre: la transferencia en acto. ‘¿Esperar la cura de un hombre que votaba a Ghioldi?’, se dice. Pero es con ese ser mediocre que descubre su lazo con el padre y con el dinero. Fue el lugar donde se hizo adulto y supo lo que era la vergüenza. Todo lo que determina al hombre concreto, afirma: el sexo y la economía; Freud y Marx. Cuando vuelve del infierno de su enfermedad vuelven los amigos y las cuestiones fundamentales del intelectual contemporáneo: la política y el saber. Cae el traje de dandi inglés de la fenomenología y se viste de psicoanálisis, estructuralismo, lingüística y el inconsciente de los freudianos, también del marxismo, pero ya no en clave sartreana.

 

Masotta enuncia lo que lo enfermaba. Es esa imagen de un padre que se vestía con el ‘gusto mediocre de un bancario’. Nos tienta asociarlo con el José Ingenieros de El Hombre mediocre quien, para ensalzar su propia originalidad, encontraba mediocres a los otros. ¿Otra variante de ‘M’hijo el dotor’ de Florencio Sánchez? Por un lado, la movilidad social y cultural tan apreciada de nuestras pampas. Pero también, que en esa movilidad social había una aspiración que denigraba la proveniencia. ¿Un síntoma argentino? ¿Pero el desmerecimiento de lo propio no es un síntoma recurrente en el neurótico? ¿Será en Argentina esa modalidad neurótica más relevante que en otras latitudes?

 

Masotta leyó en Arlt lo propio: que la sociedad enferma, porque constriñe al individuo a resolver problemas contradictorios con lo que esa sociedad le enseña. En ese texto y en los fragmentos de una futura autobiografía Masotta revela en carne propia, la índole de las presiones de la clase media argentina y porteña. Lo revela sobre sí mismo y nos lo revela como sociedad. De alguna manera, con su análisis, Masotta nos revela a nosotros mismos.

 

Lo que he llamado el purgatorio cultural argentino[xv] está presente en Masotta, y nos ayuda a entenderlo. El faro de Europa siempre como falo inalcanzable. Masotta, que fue un faro inspirador para la construcción del psicoanálisis en lengua castellana, no deja de sorprender que confiese su europeísmo de fines de siglo XX. Pero no debería sorprender que el ideal de los fundadores, como Sarmiento, se pueda continuar en el ideal del dandismo inglés, en un modo de vestirse mientras se piensa con el marxismo. Siempre se trata de imágenes, de fantasmas, de semblantes que portan consigo la marca de lo que vale o de lo que es despreciable en una cultura. Podemos pensar en ese síntoma cultural argentino y, sobre todo, en la incidencia del psicoanálisis como procedimiento que puede hacer una ruptura, un corte con ese síntoma. Masotta lo realiza y nos lo muestra. Sobre ese lugar casi de limbo se ha podido construir un valioso lugar de ‘excentricidad’ y no de periferia, como dice Jorge Alemán. Hay que soportar perder el centro imaginario, sin enfermar. Podemos reconocer que Arlt es Masotta, como cada uno de nosotros, los argentinos, somos Masotta, con nuestra enfermedad de clase media. El Otro de Masotta, que se espeja en el nombre literario de Roberto Arlt es el Otro de una clase media que supuestamente no tiene demasiadas cosas buenas para ofrecer. Pero sin esa clase media no habría habido psicoanálisis en Argentina. Una clase media cultivada, ilustrada y pretenciosa.

 

Herencia de Masotta

Entré al psicoanálisis por el techo, dice Masotta, “pronto remontaría las paredes hasta el piso: es que tenía alumnos”. Habrá sido por eso que Masotta, en ese recorrido del techo al piso, sembró un programa de estudios y unas lecciones introductorias que nos han permitido empezar no desde el piso, sino mejor aún, desde unos sólidos cimientos. 

 

Masotta insiste que la práctica del psicoanálisis no puede estar ajena a la dimensión histórica del sujeto, que en el caso argentino se mueve en oleadas represivas y emancipatorias, marca rumbos y determina la suerte de tantas vidas. El psicoanálisis de Masotta es un psicoanálisis universal contextualizado. Al final de su homenaje a Freud dice: “

“Aislado en su grandeza, si es que hay un hombre de Freud, tal sujeto es un sujeto sin objeto, un ser profundamente teórico, y en tanto condición de cualquier sociedad, ser transocial o no-social. El psicoanálisis no es un parloteo sobre ese hombre, es la práctica de su sujeto. Como tal estará siempre aliado, lo quiera o no, a toda auténtica empresa de liberación. ¿Quién lo duda? Práctica no libresca que en sí misma es lo que más se parece a un libro, el psicoanálisis, como los libros es practicable en cualquier sociedad. Así como no ha bastado jamás con quemar libros para exterminar a los libros, más acá de los atolladeros de la historia, y por una reestructuración radical de la razón, la fundación de Freud se liga a esa empresa infinita de la razón de la que nos hablaba El Filósofo.”[xvi]

 

Nuestra fortuna en el psicoanálisis argentino es haber tenido a Masotta que, como fundador de escuela, pervive en sus textos y en la transmisión oral que produce filiación alcanzando a las nuevas generaciones de psicoanalistas a pesar de que crean no haber leído a Masotta.

Bibliografía:

[i] Ibidem. 

[ii] Masotta, O. Sexo y traición en Roberto Arlt. Buenos Aires, Capítulo, 1982.

[iii] Borges, Jorge Luis. Borges en Sur. Buenos Aires, Emecé, 1999.

[iv] Borges, Jorge Luis. Obras Completas. El Escritor argentino y la tradición. Buenos Aires, Emece, 1974.

[v] Ferrari, Lidia. Arte y misterio de un baile. Buenos Aires, Corregidor, 2011.

[vi] “En 1969, discutiendo un trabajo mío, Lacan me preguntaba: “Pour quoi Psychologie Sociale, pourquoi pas psychanalisé?”. Entrevista a Pichón Riviere. Revista Actualidad Psicológica. Número 12. Buenos Aires, diciembre 1975.

[vii] Masotta, O. Sexo y traición… Ob. Cit.

[viii] Masotta, O. Sexo y traición… Ob. Cit.

[ix] Masotta, O. Ensayos… Ob. Cit.

[x] Masotta, O. Sexo y traición… Ob. Cit.

[xi] Masotta, Oscar. Sexo y traición en Roberto Arlt. Buenos Aires, CEAL, 1982.

[xii] Mishiadura es un lunfardismo muy presente en la época en que escribe Roberto Arlt. Blas Matamoro habla del tango de la mishiadura, de los años ’30. Palabra que proviene de miscio que en dialecto genovés significa pobre.

[xiii] “La enfermedad había puesto al descubierto la ligazón con mi padre, y la ligazón de esa ligazón con el dinero. Durante la enfermedad me había hecho adulto de un golpe, había hecho la experiencia de la dura realidad del dinero. El dinero existe y vale.”

[xiv] Masotta, O. Sexo y traición… Ob. Cit.

[xv] “Localizamos una especie de purgatorio cultural argentino en el cual, a partir de cierto contexto histórico cultural fundacional –que aún continúa mostrando sus efectos– expone la aspiración de los argentinos de una patria a la europea al tiempo que rechaza lo europeo (del sur) que la constituye” (…) “Los inmigrantes parecen haber perdido su ser europeo en el trasplante además de portar su carencia porque no eran los que debían ser. Estos europeos son vistos como un duplicado de los indios que debían ser eliminados. Una especie de retorno de lo reprimido. Esta operación no será tramitada socialmente. Lúcidos pensadores posteriores a los fundadores no elaborarán este trámite, sino que persistirán en la idea de que el faro de Europa no vino con sus gentes. Europa se queda allá, iluminando el hori­zonte, impidiendo reconocer la falta allí donde opera”. Ferrari, Lidia. La diversión en la crueldad. Psicoanálisis de una pasión argentina. Buenos Aires, Letra Viva, 2016.

[xvi] Masotta, O. Ensayos… Ob. Cit.

[i] Masotta, Oscar. Ensayos lacanianos. Buenos Aires, Anagrama, 1976.  



Citar este post
#LacanEmancipa (2023, 6 junio). Oscar Masotta y el psicoanálisis argentino. #Lacanemancipa Revista de la izquierda lacaniana. Recuperado 26 de mayo de 2024, de https://doi.org/10.58079/qp8i

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. Juan Carlos Tazedjián dice:

    Magnífico retrato del maestro del psicoanálisis lacaniano en Indoamérica. Leerlo ,me retrotrajo a aquellos tiempos a ese breve encuentro de sólo 2 años argentinos que marcaron el resto de mi vida. Nadie que haya pasado por uno de sus famosos “grupos de estudio” , compartido con él cafés y cigarrillos ( el whisky no quería compartirlo) puede ignorar la huella. ” La mujer es tan recóndita como la huella que en el agua deja el pez”. Con esa frase encontrada en uno de sus cajones, el editor encabeza su libro editado post mortem. Algo de recóndito había también el él, o al menos así quería que fuera Después del encuentro llegó la ausencia que muchos no entendimos. Después las cartas desde Londres, desde Barcelona. El reencuentro en Barcelona, en Valencia. Su voz que poco se fue apagando, justo en el momento de una traición Artliana. Y después de tantos años de su marcha, me sigo encontrando, como dice Lidia, con muchos que lo han leído sin saberlo, en esa herencia que pervive tanto en sus textos como en la transmisión oral. ¡ Gracias Lidia!

  2. Monica Amaolo dice:

    Exquisito texto . Muchas gracias Lidia Ferrari.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search