Desmembrar lo materno.

Águeda Pereyra

La imposibilidad daña. Salvajemente.

María Malusardi

¡Ya quisieran muchas! ¡Ya quisieran que su descendencia pudiera ser comprada en el supermercado como un pollo congelado!

Paula Puebla

La vida yerma no es una desgracia: es un desierto fabuloso que no se comparte, un lugar de atardeceres violetas y vientos calientes, solitario y libre. 

Mariana Enríquez

i.

Hace poco circuló un meme que representaba, de un lado, una mujer blanca, sonriente y orgullosa, escoltada por un hombre —probablemente su marido—, bebito en brazos y una camada de niños rubios y rozagantes más abajo: “an established and complete woman”. Del otro lado, bajo el título “a victim of feminism”, se veía a una mujer de gesto áspero, acompañada por un gato, un consolador y el emblemático poster que proclama “We can do it”. Un hombre posteaba esta imagen y nos sugería, acaso indicaba, que congeláramos óvulos, que no seamos boludas (sic), vaticinando una generación entera de mujeres profundamente tristes y frustradas.

Unos años atrás, reivindicando la potencia del no frente a la fuerza aún monolítica de lo materno como esencia y destino, Mariana Enríquez escribió: “El desperdicio, esa idea se repite. Que me estoy echando a perder y me voy a arrepentir. Ese es el triunfo de los demás: mi arrepentimiento. Quieren verme, a los cincuenta, desesperada, llorando, sola, con un gato como única compañía, lamentando mi arrogancia. Gimiendo por no haber aprovechado la maravilla creadora de mi cuerpo”. El visceral texto de Enríquez se titulaba Yerma, como aquella pieza trágica que en 1935 trazó Federico García Lorca. Yerma, esa mujer desdichada que no puede realizar el deseo de maternidad que la habita y la urge, esa mujer que se choca con un cuerpo que no puede —el suyo, el de su marido, no importa: me interesa la imposibilidad.

La obra lorquiana se inscribe en una España de preguerra que imponía la maternidad como única vía de realización femenina. Pero aún hoy, habiendo conquistado algunas luchas clave que reforzarían la autodeterminación de las mujeres y multiplicarían los destinos posibles, el mandato, incólume, sostiene su vigencia. En palabras de Enríquez, “esta idea de madre santa, de virgen madre, de milagrosa, de dadora de vida, de vientre sagrado, de madrecita, mujer realizada, mujer acabada, de incubadora y hornillo” continúa indemne.

“Una cosa es querer con la cabeza y otra cosa es que el cuerpo, ¡maldito sea el cuerpo!, no nos responda”, lamenta la Yerma de García Lorca. Deseo o imperativo, anhelo personal o imperativo social, lo cierto es que el conflicto que anima la tragedia —a saber, el cuerpo y sus imposibilidades— hoy podría resolverse a partir de una infinidad de procedimientos e intervenciones más o menos distópicas que ofrece la tecnología en su cópula con el mercado para satisfacer la voluntad procreativa. Lo sabido: el lema de Mayo del 68 —“seamos realistas, pidamos lo imposible”— fue reapropiado por el neoliberalismo a partir de la negación de ese imposible. Impossible is nothing: a eso le llamamos progreso.

ii.

A fines de marzo, la actriz Ana Obregón, a sus casi setenta años, salía de una clínica de Miami con una bebé producto de la subrogación de vientres. Con el paso de los días se fueron agregando ingredientes que enturbiaron un poco más el asunto: el esperma utilizado correspondía a su difunto hijo Aless: técnicamente, la niña no era su hija sino su nieta. La intervención había logrado cumplir un deseo post mortem, finalmente la tecnología y el mercado habían burlado la finitud.

La ciencia no se limita a conocer el mundo, sostuvo Jacques Lacan, sino que implica la introducción de cosas en el mundo que no existían previamente. La técnica desafía los límites de lo posible en un movimiento continuo y acelerado. Actualmente las tecnologías reproductivas pueden prescindir del acto sexual para generar vida humana: la voluntad de la técnica y la voracidad del mercado han ganado terreno frente a los símbolos carnales, el erotismo queda disociado del parentesco. El alquiler de vientres es una invención que aparece como opción frente a los modos tradicionales, “artesanales” de dar vida: la madre gestante se distingue de la madre o del padre genéticos. Hay ahí una disyunción artificial, impuesta por un contrato que garantizaría la ausencia de lazo afectivo entre la primera y el hijo resultante del proceso. Los padres “de intención” aportan el deseo, las gestantes ponen el cuerpo. Todo en orden.

Un reverso ¿inesperado? del fallido intento de desacralizar la figura materna es este desmembramiento de la maternidad, casi al modo de la cadena de montaje —modalidad productiva que se caracteriza por optimizar recursos y mejorar el rendimiento industrial—. Que el cuerpo humano haya perdido su carácter de “cosa sagrada” e inalienable permitió revestirlo de otros sentidos, ligados a lógicas instrumentales y mercantiles, habilitando en ese gesto nuevos usos y disposiciones del cuerpo (de algunos cuerpos, mejor). En este contexto, no debería extrañarnos que una revista científica colombiana haya publicado un paper que propone utilizar el cuerpo de mujeres con muerte cerebral para “ayudar a las parejas sin hijos”: en el artículo, basado en el trabajo de Anna Smajdor, se advierte que esos “cadáveres de mujeres con tallo cerebral” que ocupan camas de hospital podrían aprovecharse como potenciales úteros gestantes. “¿Qué pasaría si los cuerpos de los hombres pudieran adaptarse para servir como incubadoras fetales? La tecnología para eso está mejorando rápidamente. La perspectiva del gestador masculino podría apaciguar a algunas feministas que, de lo contrario, podrían sentir que la gestación con muerte cerebral es un paso demasiado lejos en la objetivación de las funciones reproductivas de las mujeres”, argumenta Smajdor, dando cuenta de que la commoditización y la cosificación no sólo atañe a los cuerpos feminizados.

iii.

La imagen de Obregón saliendo de la clínica era curiosa: había una escenificación del puerperio, un semblantear lo que ese cuerpo no había podido y el dinero había permitido procurarse por otros medios. Esos otros medios siempre quedan fuera de la escena. Debería llamarnos la atención que no sea habitual escuchar las experiencias de las mujeres que deciden gestar: detrás de las motivaciones altruistas y edulcoradas que las agencias nos dicen que las mueven —como si fuera posible velar el carácter transaccional del asunto— esas voces permanecen acalladas, más allá de algún caso más o menos instagrameable que a las claras no representa la realidad de las miles de mujeres que se someten a las estrictas condiciones que las agencias de reproducción asistida exigen para gestar el hijo de otra u otro a cambio de unos cuantos miles de dólares. A nadie debiera sorprender que las mujeres que aceptan alquilar sus vientres son, en su mayoría, mujeres pobres y racializadas, y, salvo contadas excepciones, no suelen hacerlo por fines altruistas, como insisten en presentarlas los defensores de la práctica, sino que son movidas por los altos “reembolsos” que esta actividad les garantiza. Porque es claro que, de mínima, deberán estar cubiertos los gastos que todo el proceso de gestación imprime en la economía de la gestante. Estos “reembolsos” terminan disfrazando en un enorme número de casos la mercantilización de la práctica. El nudo: el útero, que aún la ciencia no ha podido suplir, se torna mercancía.

“¡Oh, las ínfulas creacionistas! ¡Quiero un bebé! ¡Tengo dinero para hacerlo! ¡La ciencia todo lo hace posible! Sólo una millonaria excéntrica y adicta no encuentra el fondo de su insatisfacción”, escribe Nadiya, una de las protagonistas de Es el cuerpo quien recuerda, última novela de la escritora Paula Puebla. La voz de esa ucraniana que ha gestado y parido trece niños y niñas para familias pudientes desnuda el modo en que “no poder decir que no” poco tiene que ver con la libertad.

iv.

La propiedad del cuerpo, la libertad y el derecho: he aquí el trípode que sostiene la reivindicación de la práctica por parte de sectores progresistas.

“Mi cuerpo, mi decisión” fue una de las consignas que se alzaron para exigir que el Estado reconozca el derecho al aborto legal, seguro y gratuito. Consigna de impacto, pero también arma de doble filo. Porque rápidamente el lema se desliza como bandera para legitimar la mercantilización del cuerpo, porque ha sido extrapolado hace unos años a las manifestaciones contra el uso del tapabocas en un contexto de pandemia, porque sirvió también como argumento para que Javier Milei —estrella de la ultraderecha local argentina— defienda la venta de órganos como “un mercado más”. Elegir ser o no ser madre más allá de las determinaciones sociales y culturales que nos han impuesto la maternidad como único destino; elegir vender o rentar el cuerpo, el vientre, la concha; elegir poner en riesgo a otros; todo en nombre de una misma libertad: la libertad individual.

El modo en que el cuerpo se pretende libre, propio, autónomo, desafectado, choca rápidamente con la experiencia. Porque la experiencia siempre es con los otros. Quiero decir que los modos de pensar la autonomía y la libertad están íntimamente ligados a la tensión entre lo público y lo privado, y en esa tensión se juega la cuestión del cuerpo. Dentro y fuera de los feminismos, hay quienes complejizan la relación con el cuerpo, lo que se puede consentir que otros hagan con nuestros cuerpos. Con Judith Butler, podemos pensar que el cuerpo tiene una dimensión invariablemente pública: mi cuerpo es y no es mío. ¿Se puede pensar la “autonomía” negando las condiciones sociales de mi cuerpo?

Íntimamente ligado a la idea de la libre elección —idea que suele velar las condiciones de opresión que atraviesan a quienes “eligen libremente”—, el consentimiento se presenta como signo irrefutable de la voluntad del sujeto, siempre a condición de barrer con sus opacidades. Me gusta cómo lo plantea María Moreno: “decir sí significa al mismo tiempo deseo y miedo de experimentar, curiosidad y vacilación, ganas de probar y de conservar, superarse a sí mismo en prácticas hasta entonces desconocidas y desafío a encarar las consecuencias, querer ser sorprendido y mantener la ilusión conocida; y en el cumplimiento de todos estos vaivenes, a lo largo del tiempo, puede surgir a menudo el no, es decir la urgencia por detener la situación inmediatamente.” Pero el sujeto autónomo, transparente y voluntario puede consentir a situaciones que claramente comprometen su vacilación, su chance de huida.

Finalmente, cualquier mirada crítica sobre el alquiler de vientres choca de frente con la gramática del derecho, que traduce la capacidad reproductiva en una propiedad potencialmente mercancificable a la vez que transforma su falta en un derecho a reclamar. Se trata siempre de derechos individuales: los usos y las disposiciones del propio cuerpo, el acceso a la maternidad o la paternidad entendidas como funciones más genéticas que simbólicas. La lengua del derecho blanquea el primado del individuo por sobre las inscripciones colectivas, y termina funcionando como límite a la imaginación política.

v.

No se trata sólo del opresivo e impersonal sistema capitalista que promueve la ruptura del lazo social en su pretensión de atomizar al sujeto: Mark Fisher señala lúcidamente que buscar posibilidades reales para la acción política implica, antes que nada, aceptar nuestra inserción en el nivel del deseo “en la picadora de carne del capitalismo”, nuestra participación en las “redes planetarias de la opresión”: el capitalismo no es sin nuestra cooperación.

Pienso en las estrategias del feminismo, en las herramientas discursivas, en lo que de las luchas históricas se ha coagulado en el sentido común. En la necesidad de problematizar todas esas consignas que, bajo la lengua del derecho o en clave propietarista, nos dicen que podemos hacer lo que queramos con nuestros cuerpos sosteniendo un universal mentiroso, un “todas” que se desmorona tan pronto como advertimos las escandalosas diferencias que nos separan a unas y a otras, y que determinan el reparto de los cuerpos en la nueva división del trabajo que introducen las tecnologías reproductivas. Pienso en que nuestra región es un territorio deseable para las agencias que reclutan gestantes, pienso en esas mujeres que ya están ofreciendo su cuerpo para gestar bebés ajenos. Me pregunto por qué el debate no se impone.

Un debate profundo sobre los límites del mercado, sobre lo que estamos dispuestas a permitir en nombre del deseo, sobre lo que queremos hacer con las imposibilidades que nos constituyen como sujetos hablantes, sexuados y mortales. Un debate por fuera de los moralismos que siempre nos sitúan del lado del bien: en este asunto no se trata de buenos y malos, no se trata de víctimas y victimarios, tampoco —el reparto no es tan claro—.

Se trata de nuestros modos de entender la igualdad, la libertad, la equidad, la justicia. Y también la maternidad. El problema no es teórico, es práctico: las consecuencias impactan en las vidas y en los cuerpos de los sujetos en juego.

“El” feminismo no podría no estar atravesado por el antagonismo inherente a lo social y que nos obliga al plural; por esa división incurable que intuyó lúcidamente Maquiavelo y que ciertas corrientes racionalistas aún pretenden superar apelando al consenso. Este texto no adhiere a la ilusión del consenso (entiéndase, no se trata de negar la posibilidad de ciertos consensos, sino de ubicar la insistencia de esas zonas de tensión), más bien celebra el conflicto —otro nombre de lo político—.

 



Citar este post
#LacanEmancipa (2023, 18 abril). Desmembrar lo materno. #Lacanemancipa Revista de la izquierda lacaniana. Recuperado 26 de mayo de 2024, de https://doi.org/10.58079/qp8b

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Javier Ugarte Pérez dice:

    El artículo me ha generado varias dudas. Aquí van:

    Cita: “Que el cuerpo humano haya perdido su carácter de “cosa sagrada” e inalienable permitió revestirlo de otros sentidos, ligados a lógicas instrumentales y mercantiles, habilitando en ese gesto nuevos usos y disposiciones del cuerpo (de algunos cuerpos, mejor).”
    Respuesta: De acuerdo, ¿pero es mejor mantener el carácter sagrado del cuerpo? ¿Y entonces que lo administren los sacerdotes, como conocedores de lo sagrado? No estoy seguro de adónde lleva la frase citada, ni tampoco si esconde melancolía.

    Cita: “A nadie debiera sorprender que las mujeres que aceptan alquilar sus vientres son, en su mayoría, mujeres pobres y racializadas, y, salvo contadas excepciones, no suelen hacerlo por fines altruistas”.
    Respuesta: Pues claro que no debe sorprender a nadie. ¿O es que las mujeres que limpian hogares o trabajan de cajeras en un supermercado lo hacen por vocación? Pero, si todas ellas venden sus capacidades para sobrevivir, ¿cuál es el pecado de quienes gestan niños para otras personas? El problema no es que ingresen dinero por su dedicación, sino que a ellas les toquen las migajas, mientras las grandes cantidades vayan a parar a los intermediarios. Es decir, el problema consiste en que, en una práctica no regulada, los pobres están más indefensos.

    Cita: “el modo en que “no poder decir que no” poco tiene que ver con la libertad.”
    Respuesta: Por supuesto, de nuevo: ¿o es que quienes trabajamos lo hacemos por amor al arte? Naturalmente que, si dejáramos de cobrar, entonces también dejaríamos de trabajar.

    Cita: “elegir vender o rentar el cuerpo”
    Respuesta: Se trata de una disyunción hipotética, por amor a una escritura retórica. Que yo sepa, ningún Estado permite vender órganos o cuerpos enteros. Y así debe de ser o, de lo contrario, la esclavitud se reinstauraría. Y señalo de paso: ni las prostitutas ni las gestantes venden su cuerpo, sino que lo alquilan (como hacemos todos) para intentar vivir un poco mejor.

    Cita: “El problema no es teórico, es práctico”
    Respuesta: El problema tiene una importante vertiente teórica y, dependiendo de la respuesta que se le dé, se materializará en prácticas que, a su vez, podrían modificar la teoría. A mi juicio la cuestión en juego se puede formular de manera simple: ¿existen actos o trabajos innobles, aunque no perjudiquen a terceros e, incluso, aunque les aporten felicidad? Quienes se oponen a reconocer y regular la prostitución y la gestación subrogada creen que sí; por mi parte estoy convencido de que no.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search