PRESENTACIÓN

CRUCE, 2 de marzo de 2023

Breviario político de psicoanálisis. Jorge Alemán

María Victoria Gimbel

1.- Como es sabido, la palabra Breviario tiene originalmente un significado litúrgico. La verdad es que cuando Jorge me entregó el manuscrito para que lo leyese, me sorprendió el nombre elegido, porque me recordó a mi “Misalín”, una especie de catecismo donde se resumían los contenidos esenciales, claro está, de la Santa Madre Iglesia, y que todavía los niños y las niñas teníamos que seguir leyendo en el tardo franquismo, incluso siendo alumna de un colegio público, como lo era “servidora”.

Por eso, para mí este libro es el “Misalín” de Jorge pues sintetiza la materia sustancial en la que viene trabajando desde hace ya mucho tiempo, me refiero, al tema Psicoanálisis y Política. Sin embargo, la novedad del mismo, más allá de la brevedad, consiste en que formalmente es muy distinto a las últimas obras escritas por el autor, como Capitalismo o Ideología. Aquí no se trata de explicar, ni desarrollar, digamos, argumentativamente las ideas, sino que los contenidos se presentan al modo aforístico, pensamientos fragmentados de distinta extensión y contenido. En concreto son 59 textos, siendo el último el que tal vez pueda sorprender más, al recoger una cita de Lacan realmente compleja de interpretar. Jorge en la introducción se refiere a ellos como “hilos sueltos”, aunque creo que no lo están del todo, pues se puede entrever una cierta unidad teórica que gira en torno a sus fecundas conjeturas, Izquierda lacaniana y Soledad:Común  para pensar al Capitalismo y a la Emancipación, desde su orientación lacaniana, y con sus pensadores de referencia: Freud, Marx, Heidegger y Lacan.

No se equivoquen con la “superficie” del libro (al no tratarse de un ensayo y no tener la apariencia de un “ladrillo o tocho”) porque todos y cada uno de los textos condensan pensamientos profundos que requieren de una lectura muy atenta. En el libro están “reescritas” casi todas las ideas que Jorge viene exponiendo en su dilatada trayectoria intelectual y que constituyen su “voz propia”. Además, el libro tiene la ventaja de que puede leerse como uno quiera, en el orden en el que se considere oportuno, de forma aleatoria o no. Al gusto e interés del lector.

2.- En mi caso, he elegido realizar una lectura transversal y tirar de un “posible hilo” para poner el acento en el Padecimiento y en la Servidumbre voluntaria, cuestiones que afectan a la Existencia (no voy a tocar el tema principal de la Política porque comparto esta tarde mesa con Tim Appleton y Amador Fernández-Savater, quienes trabajan específicamente en esa temática y han escrito libros muy agudos al respecto).

Preguntas tales como ¿Por qué elegimos lo peor? ¿Por qué votamos en contra de nuestros “supuestos” intereses vitales”? o como se alude en uno de los textos ¿Por qué los consumidores se tornan trabajadores gratuitos que entregan información a un sistema que la procesa para reproducirse y perfeccionar su dominación? ejemplifican la paradójica problemática que quiero destacar. La clave para responder a esas cuestiones, y a otras similares, la ofrece Jorge al sostener que es el Inconsciente (recuerdo, estructural, no histórico), en concreto, la instancia psíquica del Superyó, el que no cesa de “exigirnos” de forma obscena mandatos imposibles de cumplir.

El Neoliberalismo actual tiene en el Superyó a su mejor aliado para estar logrando que el territorio de la subjetividad esté siendo completamente abonado y colonizado por mandatos, a través de sus dispositivos de poder. Este mortífero “pacto” está causando muchos de los malestares sintomáticos de nuestro tiempo: depresión, frustración, sentimiento de fracaso, culpabilidad, que son maneras del Padecimiento. Pensemos, como nos hace ver Jorge, en los Imperativos del Rendimiento que articulan un sinfín de actos. También el nocivo lenguaje de autoayuda sirve al Capitalismo: “debes saber gestionar tus emociones”, “los sueños se cumplen“,  “tienes que ser el propio emprendedor de tu vida”, etcétera. Pero sobre todo el que “exige ser feliz”. Ahora, en nuestro contexto, desde todos los medios de comunicación se nos conmina a ser felices, en términos vulgares, podríamos decir que tenemos, “por ovarios” o “por huevos”, la obligación de alcanzar la felicidad. Eso tiene como condición otro de los mantras de la psicología neoliberal, a saber, “lo más importante es quererse a uno mismo”.

Esas exigencias están afectando y contaminando a las esferas más importantes de la existencia: sexualidad, amor, amistad y trabajo. La glotonería pulsional de muerte cuenta entonces con nosotros como su principal cómplice, al convertirnos en sus “siervos voluntarios”. Como las constantes y destructivas exigencias del Superyó resultan imposibles de cumplir, pasamos entonces a identificarnos con el “papel” de víctimas. Y esto es lo que nos lleva a “renunciar” porque taponamos el deseo de transformación, singular y colectivamente. De esta forma, lo terrible es que, consciente e inconscientemente, nos convertimos en colaboradores necesarios del Capitalismo en su movimiento circular y también en cooperadores de los imperativos del Neoliberalismo. Sólo son una minoría los que poseen riqueza.

Lo que acabo de comentar, entendido a partir de los textos del Breviario, se diferencia de la posición tradicional marxiana, y que de manera muy simplificada se centra en el problema en la “ignorancia”. Por lo que habría que “educar” a la conciencia para alcanzar la liberación. Se trata de salir del no-saber para lograr la superación de las alienaciones y que tiene, como saben, un horizonte teleológico (corpus básico del marxismo clásico: conciencia de clase, partidos, lucha, y un largo etcétera al que esta tarde no me voy a referir y del que quedarían excluidos autores como Althusser, tan respetado por Jorge). En cambio, sí podemos pensar, por ejemplo, en la estupenda película As bestas, que seguramente muchos de ustedes habrán visto. Sólo voy a comentar brevemente la formidable secuencia en la barra del mísero bar del pueblo, en la que encuentran los dos protagonistas, por un lado, el habitante rural, interpretado por el formidable actor Luis Zahera y en frente, el “profesor de historia francés”, el hombre culto europeo que hace un último intento de diálogo para convencer a su “acosador” de que su posición, digamos, eco-ética traería bienestar común a este paraje recóndito. El francés se siente impotente, humillado: víctima. A la postre, vemos cómo al “salvaje” no le interesa comprender o entender nada de lo que le expone de forma calmada el europeo que ha elegido vivir en “la supuesta naturaleza”. El aldeano defiende lo que considera que es “justo”, “su Derecho”: esta es “mi tierra”, desde siempre. Esta “ley ancestral” le permite, sin más contemplaciones, usar la violencia y asesinar al “extranjero”. Es decir, el Mal (según Jorge, categoría pulsional y no principio ontológico o moral) una vez más gana la batalla.

3.- Para finalizar, de forma testimonial, me gustaría decir lo que he aprendido, entre otras cosas, del psicoanálisis, a través de las enseñanzas de Jorge, orales y escritas. Se resume también en un mandato: Hay que saber perder, pero no identificarse con lo perdido.

Si tenemos en cuenta lo anterior, no nos sorprenderá que muchos habitantes de la Comunidad de Madrid posiblemente decidirán que la “eminente intelectual de la libertad”, Isabel Díaz Ayuso nos gobierne… Los que optarán por su candidatura ¿elegirán lo peor? ¿votarán en contra de sus intereses? haciendo presidenta a una representante de la actual derecha extrema “desvergonzada”, sin complejos.

Nos queda todavía, no ofendernos y seguir resistiendo, sin bajar los brazos. Muchas gracias.

María Victoria Gimbel



Citar este post
#LacanEmancipa (2023, 6 abril). PRESENTACIÓN. #Lacanemancipa Revista de la izquierda lacaniana. Recuperado 26 de mayo de 2024, de https://doi.org/10.58079/qp89

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search