La lucha cultural por el significante libertad: la posibilidad de una imposibilidad.

Jairo Gallo Acosta

“Sí…, estos términos me hacen reír, sí…, yo no hablo jamás de la libertad”

Jacques Lacan. Entrevista en la televisión belga con Françoise Wolf sobre “Las grandes preguntas del psicoanálisis.

¿Por qué  a Lacan le hacía reír la palabra libertad, por qué nunca habló de la libertad? En primera medida para comenzar a contestar dichas preguntas habría que decir que la libertad para el psicoanálisis es una paradoja, no es algo que se busque para hacer:  “un sujeto libre”. En esa no libertad desde el psicoanálisis se abre toda una posibilidad, al contrario de creer que hay una condena por no ser libres, para el psicoanálisis la condena es tratar de ser libres, la posibilidad está en esa imposibilidad.

En Colombia la senadora María Fernanda Cabal del partido político Centro Democrático (Partido creado por Álvaro Uribe Vélez),  ha dado señales de querer separarse de ese partido y fundar un partido propio, o por lo menos ser la representante del ala de extrema derecha de ese partido. Esta senadora ha puesto como su bandera de campaña de líder opositora y futura candidata a la presidencia en el 2026 (en el 2022 fue precandidata de su partido) la “libertad”. Ante el triunfo de Gustavo Petro, candidato de centro izquierda (por primera vez en la historia política de Colombia un candidato que no fuera de derecha o de centro derecha había triunfado en las elecciones presidenciales) llegó a trinar:

“Una etapa difícil de la vida nacional está por empezar y debemos prepararnos para enfrentarla, con el tesón que demanda la defensa de nuestros principios y valores. No  es momento para el conformismo, es momento de luchar por nuestra libertad” (Cabal, 2022).

Esta política colombiana desde el primer momento se ha colocado como cabeza de la oposición utilizando la “libertad” como eslogan, siguiendo los pasos de otras campañas triunfadoras en otros países, no hay que olvidar que en las elecciones de la comunidad de Madrid en el 2021 en España, la candidata Isabel Díaz Ayuso utilizó como eslogan de campaña: “Libertad o Socialismo” que después convirtió en “libertad o comunismo”, y que llevó a acompañar su campaña para la reelección de la presidencia de la comunidad de Madrid y que logró ganar.

El caso de Díaz Ayuso no el único que ha utilizado las políticas de derecha en el mundo para apropiarse del significante de “libertad”. Trump en Estados Unidos ha utilizado la “libertad” para atacar a las redes sociales y los medios de comunicación por considerar que le han vulnerado su derecho a la “libertad” de expresión. En Brasil en la campaña a la presidencia del 2022 Bolsonaro acusó a Lula da Silva (favorito en las encuestas) de querer robarse la libertad.  Pero la libertad ha sido el significante para políticas de derecha mezcladas con neoliberalismo de mercado en los últimos años. Berlusconi ya lo había hecho en Italia en los años noventa con su partido: “Pueblo de la libertad”, abriendo el camino para que empresarios exitosos pudieran ser ubicados como el ideal de políticos no políticos como el mismo Trump en Estados Unidos, Piñera en Chile o Macri en Argentina.

La derecha política ha querido apropiarse del significante “libertad”, y parece que hasta ahora lo ha conseguido, asociando este significante al de “consumir”, “trabajar” o “propiedad privada”, dejando atrás las asociaciones que se hacían de este significante en los años setenta o setenta como de “revolución”. La libertad a la que apelan estas políticas es una sola, la del mercado, aquella que promete que todos los individuos son libres de enriquecerse, triunfar, emprender, y aquellos que no lo consiguen (la mayoría) es porque no quieren, de ahí el eslogan de esas políticas: “el pobre es pobre porque quiere”.

La lucha cultural es por el sujeto y su subjetividad, esta última es la consecuencia de las identificaciones a los significantes que circulan en una sociedad determinada como discurso, y es allí donde las políticas de derecha son exitosas, saben cómo hacer para que un significante que no significa nada por sí solo (Libertad) se relacione a otro significante: éxito, felicidad, triunfo, y puedan ser asociados para que un sujeto se sienta representado desde su subjetividad, allí el significante vacío (Laclau) es tratado de ser llenado por esas asociaciones significantes, y así puedan significar la subjetividad de una época: el individuo libre productivo y consumista de la sociedad neoliberal.  

Retornando a la primera frase de este escrito, sobre la posibilidad en la imposibilidad de la libertad, contrario a la propuestas de las políticas de derecha actuales donde siempre apuntan a la creencia que el individuo todo lo puede, donde no hay límites, en un imperativo a ¡goza!, la propuesta del psicoanálisis es que el sujeto no es libre, en un reconocimiento de esa imposibilidad en una trama significante que desde el Otro inconsistente se ordena, es allí donde se abre un abanico de posibilidades, en ese reconocimiento del fantasma que lo constituye no sólo para sí mismo sino para los otros, es allí donde el sujeto puede hacer algo diferente, no en una libertad ideal donde se empuja a producir y consumir, en un gozar ilimitado, sino en su imposibilidad, en el reconocerse en ella y donde los otros también lo realicen. 

El encanto de las políticas de derecha con el significante libertad es que permiten constituir ese ideal mediante la ideología neoliberal, asociando la libertad a la felicidad y a otros significantes, y la dificultad de otras políticas es precisamente esa. Así que la apuesta es cómo bordear esa imposibilidad para hacer posible lo que se vislumbra como imposible, y esa es la apuesta de unas políticas que se pueden denominarse como de izquierdas, partir de la impotencia del todo se puede de las políticas  de derecha y su apropiación del significante libertad, a las políticas del no todo, del todo se puede o nada se puede a la imposibilidad de no todo, allí se abre un campo de lo posible y no de la impotencia.

Para terminar, en Colombia el 19 de junio no sólo se eligió por primera vez un candidato que representa unas políticas diferentes a la derecha que han gobernado a Colombia desde hace más de doscientos años, también se eligió una vicepresidenta negra, pobre y de una región olvidada de este país. Francia Márquez es una defensora de la tierra en uno de los países con más líderes sociales y defensores del medio ambiente asesinados en el mundo, en una de sus frases en campaña tuiteó: “Vamos a hacer de Colombia una potencia mundial de la vida. Vamos por el vivir sabroso” (Márquez, 2022).

Una política que potencia el vivir, desde la teoría lacaniana sería un saber hacer con lo real de la vida, y eso sólo se logra con el otro, con los otros, desde lo colectivo, de la posibilidad de construir un común no totalizable, sin soluciones definitivas, sino siempre vislumbrando un hacer nunca acabado.

 

Referencias

Cabal, M. (MariaFdaCabal) (2022, junio 19). Una etapa difícil de la vida nacional está por empezar y debemos prepararnos para enfrentarla, con el tesón que demanda la defensa de nuestros principios y valores.No es momento para el conformismo, es momento de luchar por nuestra libertad. (Tuit). Recuperado de: https://twitter.com/MariaFdaCabal/status/1538696694124138496

 

 

Marquez, F. (FranciaMarquezM) (2022, marzo 23). Vamos a hacer de Colombia una potencia mundial de la vida. Vamos por el vivir sabroso. (Tuit). Recuperado de: https://twitter.com/franciamarquezm/status/1506737751303102465

 



Citar este post
#LacanEmancipa (2022, 30 noviembre). La lucha cultural por el significante libertad: la posibilidad de una imposibilidad. #Lacanemancipa Revista de la izquierda lacaniana. Recuperado 19 de junio de 2024, de https://doi.org/10.58079/qp7x

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search