El desamparo desmentido. Teoría de la evolución y psicoanálisis

Lidia Ferrari

Intentaré transmitir una indagación en curso. En estos tiempos desentusiasmantes, me encuentro entusiasmada a partir del encuentro con una conjetura de la teoría de la evolución. Los teóricos de la evolución están de acuerdo que, en el proceso de hominización, el paso trascendental para la diferenciación entre primates y homínidos fue la bipedestación. La locomoción bípeda consolidó a un caminante sin fronteras que ocupó todo el espacio terrestre. Este complejo tránsito al bipedismo requirió transformaciones anatómicas que no han concluido. La que ahora me ocupa es la transformación anatómica imprescindible del cuerpo de las mujeres. El cambio morfológico del estrechamiento de la pelvis sumado a otro proceso evolutivo que hacía crecer el cráneo, condujo a dificultades en la gestación y el parto. Se denomina ‘dilema obstétrico’ a la resolución evolutiva que privilegió los partos prematuros.  Los que nacían prematuros tenían el cráneo más pequeño, lo que les daba más posibilidades de sobrevivir.[i] Por efecto de esta prematuración dos terceras partes del cerebro continuarán su desarrollo después del nacimiento y se alcanzará la maduración biológica en la juventud. Este ser desvalido y absolutamente dependiente del cuidado de los otros será determinante para la organización social del grupo que deberá ocuparse de esa cría. 

Se trata de una conjetura fundamental por varias razones. Por un lado, aparece en la especulación evolutiva la presencia de las mujeres. Dean Falk, una antropóloga estadounidense nos advierte que es relativamente reciente que las mujeres hayan sido consideradas como propulsoras de la evolución. Desde la época de Darwin “los hombres han sido vistos como los principales promotores de la evolución, debido a su papel hipotético en actividades como la caza, la fabricación de herramientas y la guerra”[ii]. Esta conjetura podría ser considerada equivalente a aquella sobre la cual Freud montó sus especulaciones acerca del origen de la cultura: el mito de la horda primordial. En el relato freudiano ese mito le permite explicar la fundación de la organización social humana sobre el parricidio de los hermanos de la horda. Rivalidad, venganza, celos masculinos, propiedad de las mujeres. Ese mito científico ya en época de Freud fue desestimado por la ciencia. Pero los efectos de la lectura freudiana siguen presentes.

La consecuencia principal de esta manera de nacer de la cría humana es la absoluta dependencia del Otro para su sobrevivencia. Nada nuevo bajo el sol diremos los psicoanalistas. Pero la cuestión es que esta manera dificultosa del nacimiento ha sido particularmente desmentida o ignorada en las narraciones heredadas. Me interesa indagar sobre las posibles huellas en relatos mitológicos, filosóficos y religiosos de esta conjetura científica que da un protagonismo central a la transformación anatómica del cuerpo de las mujeres[iii].

No es casual que esta conjetura surja en un contexto en que las luchas feministas también pasan por la interrogación y la elucidación del lugar de la mujer en la sociedad y en la historia de las ideas. En este sentido ubico a esta conjetura como lugar posible para reconsiderar algunos pensamientos o interpretaciones heredados. No para cancelarlos ni denostarlos, sino para poder entenderlos mejor

El psicoanálisis, de la mano de Freud y Lacan, ya ha considerado crucial para la constitución del sujeto este desvalimiento primordial.  Freud, en su Proyecto de 1895 trabaja sobre la Hilflosigkeit (traducido como desvalimiento o desamparo) y que en 1926 será central para su concepción de la angustia y del origen de la religión. Lacan traduce la Hilflosigkeit como estar sin recursos frente al deseo del Otro y precisamente construye su Estadio del Espejo en relación al concepto de prematuración biológica. Dicha construcción permitirá entender el valor libidinal de la estructura imaginaria, del narcisismo, del proceso de las identificaciones y la centralidad del Otro en la constitución subjetiva. El Estadio del Espejo enuncia la discordancia entre la insuficiencia del organismo y la anticipación en una imagen unificada. Se pone en marcha la maquinaria ilusoria de la identificación, que va de un cuerpo fragmentado a un cuerpo unificado. Pero sabemos que se trata de una anatomía fantasmática de frágiles líneas.

Podríamos decir que el edificio monumental de nuestra cultura se ha edificado también negando o repudiando la fragilidad en los cuerpos de las mujeres y los niños en el trance del nacimiento y la crianza. Y decimos los cuerpos, porque son los cuerpos los que son mortales. Se asienta así esa discordia entre una cría inerme y dependiente del Otro y esa imagen unificada que le brinda ese Otro y que con eso le dona la oportunidad de una renegación inaugural de su condición. ¿Se podría hacer una analogía entre esa trama singular en la cual es clave la desmentida del desvalimiento con la dificultad del ser hablante para escuchar esa fragilidad del cuerpo-mundo que ha sabido construir? 

Entonces, la dependencia estructural al Otro parece desmentirse. Pero ese Yo que es Otro reclamará como de su propiedad la unidad que le fue donada. La agresividad desencadenada desde ese lugar narcisista será la moneda corriente de su relación al mundo y a la naturaleza.

En síntesis, el desconocimiento constitutivo del yo es una construcción intelectual ajena al propio sujeto que de esa construcción sólo retiene sus efectos, la de la ilusión de la autonomía. Esta ilusión de autonomía no será sólo una dote de cada ser humano que viene al mundo, sino que también será el material de diversas filosofías tanto como para la construcción narrativa contemporánea del self made man.

Ese gesto de desmentida del desvalimiento parece inaugurar la potencia de construir una relación ilimitada con el mundo. Hay allí las señales de esa vocación por lo ilimitado, la perfección y la eternidad. Como si la finitud, la imperfección y la propia mortalidad se debieran rechazar.

En nuestra época hemos alcanzado a discernir la catástrofe que procura el movimiento circular y sin límite de la acumulación del capital que parece hacer colisión con lo limitado de los recursos naturales.  ¿Pero ese discernimiento será capaz de poner un límite a la devastación? Quizás debemos ser escépticos, pues los descubrimientos que para Freud habían provocado ‘heridas narcisísticas’ a la humanidad, para Lacan, en cambio, no produjeron ningún progreso ni destitución alguna de ese narcisismo. Quizás la reproducción ilimitada del capitalismo y su rechazo a los límites, esté en deuda con ese salto decisivo de la evolución que, frente a la radical inermidad de su manera de nacer, construyó un poder simbólico que desplazó la materialidad del cuerpo y convirtió a los seres vivientes (humanos y no humanos) en puros instrumentos para esa elevación. Hasta tal punto de desconocer que su poder se asienta sobre su frágil victoria frente al espejo.

Este mundo empeñado en desmentir el desvalimiento que lo constituye construye cada vez más prótesis para expulsarlo. Hasta llegar a este punto donde las cifras del desamparo de los seres vivientes son tan enormes que está en riesgo el hábitat imprescindible para la vida y donde hasta se habla de la extinción de nuestra especie. Sin embargo, sintomáticamente, aparecen discursos en los cuales este ‘hombre’ centro del universo está convencido – lo sostiene Yuval Noah Harari- que el desafío humano del siglo XXI es la inmortalidad y que en Silicon Valley se toman en serio alcanzar la inmortalidad a través de la Inteligencia Artificial.  Ahora, los dueños del mundo están convencidos de haberse convertido en Dioses al borde de alcanzar la inmortalidad. Mientras, a su alrededor, proliferan los restos de los Reinos del Hambre[iv].

Insisto con la pregunta acerca de cómo se ha inscripto en la memoria humana este evento trascendente de la prematuración biológica que adeuda a los cuerpos femeninos la épica de la evolución humana. Sin esos cuerpos, con sus dificultades en hacer venir al mundo a los hombres que conducirían los destinos de todos, no habría historia. ¿Dónde podemos encontrar esas huellas o la ausencia de ellas?, ¿dónde han sido inscriptos los temores y angustias frente a la posibilidad de la muerte en el parto de la madre y del hijo? Pues la selección natural de la prematuración no ha sido suficiente para evitar el riesgo y las dificultades para la madre y el niño. En el neonato que salva a su madre naciendo prematuro se inscribe esa fragilidad de quien nace antes de tiempo.

Acerco brevemente algunas de mis indagaciones en curso. Para el derecho romano la mujer es reducida a ser un vientre, un vientre de naturaleza jurídica. Entonces ese vientre, como dice Jorge Alemán sobre el cuerpo en el capitalismo, sufre de un “violento ejercicio de abstracción impersonal”[v]. El acto de nacimiento será invisibilizado tal como hasta no hace mucho en nuestras sociedades, donde las mujeres eran las únicas que se ocupaban de los rituales del nacimiento y de la muerte, es decir, cuando el cuerpo se presenta en el más absoluto desamparo. Los hombres se han retirado de esas escenas y las retiran de sus preocupaciones.

En toda la civilización griega se prohíbe representar el instante del parto. Pero la excelencia de la muerte la logran el combatiente y la parturienta cuando muere en el parto. Habría allí una simetría entre la guerra y el parto, pues sólo a ellos se les otorgará el favor de colocar su nombre en la sepultura. Pero no aparecen en las narraciones las madres engendrando hijas que a su vez serían engendradoras de los guerreros y los ciudadanos.  Quizás en el psicoanálisis hayamos heredado algo de esa tradición cuando se ha podido pensar mejor el Edipo freudiano en la dialéctica de la rivalidad entre el padre y el hijo; o en los análisis del mito del nacimiento del héroe, donde se trata siempre de abuelos y padres que desean la muerte del varón por nacer que los amenaza con la usurpación[vi].

La interrogación que surge es si el acto ignorado de la parición configura una invariante ligada a cierta condición humana que lo requiere para velar su inermidad primordial o se trata de la represión consecutiva a un orden patriarcal que invisibiliza el Eros de la reproducción y lo ubica como lugar de una división del trabajo.

Sócrates define en el Teeteto que su filosofía es como el “arte de partear” y recuerda a su madre partera Fenáreta. Pero el filósofo se ocupa de asistir a los hombres y su operación es dar a luz a las almas y no a los cuerpos.  Para Nicole Loraux[vii] el cuerpo y la feminidad rechazados retornan en los filósofos griegos, pero al mismo tiempo desaparece lo femenino y el cuerpo, pues quedan al margen de la ‘edificación del paradigma filosófico’.  El filósofo se dedica al alma y cuando se ocupa del cuerpo, lo hace para la empresa de la inmortalidad. Quizás podríamos construir un silogismo diverso al conocido “Todas las mujeres son mortales – Sócrates no es una mujer – Sócrates es inmortal”.

Quiero terminar esta exposición con una frase de Jorge Alemán que me ha sostenido en esta empresa de aventurarme en estas cuestiones: Dice Alemán: “Finalmente es así: un discurso es más verdadero cuando sus riesgos lo acechan con más intensidad en sus posibilidades de hibridación, de dimisión o de destrucción de su esencia. El psicoanálisis no sería nada sin esta posibilidad, a cada paso, de extraviarse y de arruinarse, o de salir victorioso”[viii].

 

Bibliografía:

[i] El dilema obstétrico es una hipótesis acerca de las restricciones impuestas por dos presiones evolutivas opuestas en el desarrollo de la pelvis. Por un lado, achicamiento del canal pélvico y por otro, el crecimiento craneal. Esto es el choque de dos fuerzas evolutivas. Eso ha concurrido a una dificultad del parto que no tienen los primates no humanos y, sobre todo, a la presión para un nacimiento prematuro para aumentar la posibilidad de sobrevivencia del neonato.

[ii] Dean Falk, Lingua madre. Cure materne e origini del linguaggio.

[iii] La extensión de esta presentación me impide profundizar sobre la cuestión.

[iv] Pasolini. Profecía.

“Alí de los Ojos Azules
uno de los tantos hijos de los hijos,
bajará de Argelia, en naves
a vela y a remos. Vendrán
con él millares de hombres,
con sus cuerpitos y los ojos
de pobres perros de los padres
sobre barcas varadas en los Reinos del Hambre.”

[v] Alemán, Jorge. Ideología. Pag. 109.

[vi] Cuestiones sobre las cuales no puedo explayarme como desearía por el límite de tiempo de la exposición.

[vii] Loraux, Nicole. Las experiencias de Tiresias (Lo masculino y lo femenino en el mundo griego).

[viii] Alemán, Jorge. Para una izquierda lacaniana.



Citar este post
#LacanEmancipa (2022, 24 noviembre). El desamparo desmentido. Teoría de la evolución y psicoanálisis. #Lacanemancipa Revista de la izquierda lacaniana. Recuperado 26 de mayo de 2024, de https://doi.org/10.58079/qp7w

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search