Las elecciones italianas. ¿Retorno del fascismo o continuidad neoliberal?

Lidia Ferrari

La política italiana no es fácil de comprender. No sólo por sus vaivenes, por su relación estructural entre política y mafia, sino porque en su sistema parlamentario partidos con 2% del voto pueden hacer caer un gobierno por falta de ‘fiducia’. La última ley electoral, que hasta llegó a ser catalogada de anticonstitucional, rigió en estas elecciones. Esta ley electoral la sancionó el PD en 2017 para impedir al M5S su llegada al gobierno, lo que no pudo lograr. En estas elecciones del 2022 el mismo PD se vio desfavorecido por esa ley que promulgó contra el M5S.

Para comentar la realidad de la política italiana hago una breve introducción porque el fenómeno del acceso de la derecha ha sido narrado como algo disruptivo, anómalo o extravagante. Se dice y fue campaña que el fenómeno Giorgia Meloni era algo inédito, una novedad desde el pasado de Mussolini. Veremos que no hay nada de eso y que Meloni se vendió al electorado como una nueva derecha para ocultar lo vieja que es. La necesidad de presentarse como algo nuevo responde a la sentencia de Maquiavelo cuando dice que “…los hombres cambian con gusto de Señor, creyendo mejorar (…) en lo cual se engañan, pues luego la experiencia les enseña que han empeorado”.

 

En los últimos treinta años han gobernado alternativamente el PD (partido que se define de centro izquierda falsamente) con Berlusconi, ambos aplicando a rajatablas las recetas neoliberales que han conducido a Italia a un crecimiento de la pobreza, el desempleo, la desigualdad y recortes profundos en el estado de bienestar del que gozaba. Es un fenómeno que ha ocurrido en casi todos los países europeos, el de una defección de la izquierda que abraza la agenda neoliberal sin casi diferencias con la derecha.

Es en este contexto que, a partir del 2013, irrumpe en escena un movimiento político, el M5S, cuyos mentores, el cómico Beppe Grillo y Davide Casaleggio, estimularon un renacer de la política, aunque con consignas que denostaban la política. No sin razón, ya que la Pax berlusconiana había sumido a Italia en un sopor, inmovilización y conformismo sorprendentes. Es la Italia que me encontré en 2008.

Con muchas idas y vueltas, y siempre mucha oposición del establishment, el M5S se abrió camino hasta llegar a ser el partido más votado en el 2018. Pero sin mayoría para gobernar. Así que debió aliarse con otros para poder hacerlo. Un primer gobierno, liderado por Giuseppe Conte como Premier, formó con la Lega de Salvini, ya que el PD desistió del empeño. En poco más de un año Salvini dio un golpe para hacer caer su gobierno pensando que podía hacerse con todo el gobierno. Falló. Conte rearma un gobierno ahora con el PD, llamado gobierno Conte 2, y siguen con la línea programática anterior produciendo varias reformas a favor de los italianos. Pensadores atendibles definen a esos dos gobiernos de Conte los únicos que hicieron reformas de izquierda en las últimas décadas en Italia. Este segundo y muy elogiado gobierno, que se hizo cargo de la Pandemia y de conseguir recursos para Italia, cae por acción de Renzi, un ex premier del PD – personaje indecente. Todo muy bien gestado para formar un gobierno con Draghi como Premier, ex presidente del Banco Europeo, agente de las finanzas internacionales. Estaba claro que la deriva ‘progresista’ o ‘populista’ de Conte no era bien vista por los poderes reales y debía troncarse.

De allí se sigue una escena también bien montada donde parece que se hace caer al gobierno de Draghi, cuando en realidad renuncia. Dejemos los detalles de la politiquería. Inmediatamente anuncian con menos de dos meses elecciones para el 25 de septiembre. Y resulta elegida Giorgia Meloni como era pronosticado y trabajado para que sucediera. Letta, el candidato del PD -recordemos que supuestamente de izquierda-, en su discurso proselitista conminaba a votarlo por la amenaza del fascismo. Un doble discurso, porque no hizo nada de lo que podía hacer para que Meloni no ganara las elecciones. Y podría haber hecho mucho, como aliarse con el M5S e impedir que Meloni ganara las elecciones.

Los resultados de estas elecciones dividen a Italia en dos partes. El Norte que votó mayormente a la derecha y el Sur, donde el M5S es el primer partido.

 

¿Hay remembranzas de fascismo en el gobierno de Meloni? Sí. Ella ha querido sustraerse al mote de fascista en varias escenas memorables. Pero no lo ha podido hacer explícitamente porque tiene muchos admiradores de Mussolini entre sus seguidores. Junto con Salvini, son hijos de Berlusconi. Ella comenzó muy joven siendo ministra de la Juventud de uno de los gobiernos de Berlusconi, el que se ufana de haber sido responsable de institucionalizar el fascismo en la política italiana con Meloni y Salvini.


El contexto de las elecciones  

La coyuntura de la crisis pospandémica y, sobre todo, la guerra Rusia-Ucrania tienen un papel preponderante en la elección de Meloni en Italia. Cayeron ya los blasones de euro escépticos, de anti atlantistas o de soberanistas. Están enmarcados en una situación, la italiana, donde la presión externa de USA y OTAN es integral. Es en este marco que la operación de su llegada al gobierno viene de lejos. En el gobierno Draghi formaron parte casi todas las fuerzas políticas, porque era de integración nacional. La única que quedó en la oposición fue el partido de Giorgia Meloni y cosechó votos por oponerse a ese gobierno impopular. Pero, a pesar de sus declamaciones, votó todas las medidas militaristas y atlantistas del gobierno.

¿Quiénes son los electores de Giorgia Meloni? Provienen de las filas de la Lega de Salvini y de Berlusconi, por eso ella sacó más votos que sus compañeros de ruta más viejos. Porque se vendió como algo nuevo. Sus electores provienen de una franja social proclive a escuchar las narraciones derramadas en toda Europa acerca del peligro de los inmigrantes, de los fundamentalistas islámicos, en fin, una Italia racista y clasista, que siempre ha estado allí, sobre todo, cuando políticos inescrupulosos alzan esos principios como banderas. También las narraciones anti meridionales porque allí residen, para tantos, uno de los males de Italia, la de la gente que no quiere trabajar.

Esta narración ideológica que aboga contra toda forma de tutela a las clases más débiles ha penetrado muy bien en ciertas capas de la sociedad. Pero no son los pobres los que la votaron, como se dice por allí. En estas elecciones se ha visto que los jóvenes entre 25 y 35 años y de clases más bajas -obreros, trabajadores, desocupados- han votado al M5S.

 

Mi interés en compartir estas reflexiones es intentar, por un lado, brindar una visión histórica de las elecciones en Italia. Siempre dije que mientras no estaba el M5S que vino a despertar del sopor de la Pax berlusconiana con el PD, nadie hablaba de política en Italia y en el exterior ni siquiera se sabía que existía, porque hacía todos los deberes impuestos por la Comunidad Europea y los poderes trasnacionales.

Esta derecha de Meloni es heredera de la que gobernó hasta hace poco y no se diferencia en mucho salvo en la presión de estar alineada con la línea belicista de la OTAN, como factor actual. En ese sentido, no tiene nada de soberanista y promete no tener en cuenta las necesidades de los italianos menos favorecidos. Si sigue la línea de su mentor Berlusconi será affarista, es decir, proclive a los acuerdos con la mafia, los negociados, las leyes ad personam, la evasión fiscal y la reducción de impuestos a los ricos.

 

Estamos habituados a personificar en un Hitler, Stalin, Mussolini el autoritarismo y el totalitarismo. La suma del poder público de los poderes corporativos del neoliberalismo es aparentemente invisible. Su totalitarismo y su autoritarismo está diseminado por doquier: lawfare, hegemonía mediática, apoyo a ciertos políticos, la colosal maquinaria de redes sociales, plataformas digitales, finanzas, etc. Quienes están recurriendo a métodos fascistas son los poderes y sus empleados, a los que no los detiene ni la legalidad, ni la constitución, ni las normas de convivencia democrática. Pero, como existe siempre en los pueblos el deseo de emancipación, cuando alguna voluntad política escapa a los designios del Poder se usa toda la potencia de sus armas para horadarlo y/o destituirlo, lo que convierte al estatus democrático en cuasi ficcional.

En nuestro texto ¿Quién inventó la psicología de las masas? hemos afirmado que los teóricos del siglo XIX como Le Bon inventaron a ‘las masas’ que supuestamente eran las que demandaban tiranía. Hemos aprendido a pensar la lógica del fascismo encontrando el rasgo fascista en la colectividad. En cambio, he planteado que “Lo fascista deberíamos ir a buscarlo en cómo está constituido el Poder, cuáles son sus procedimientos, y no en encontrar en esas ‘masas’ -que no se sabe lo que son- los procedimientos fascistas. Es el poder el que puede ser o no ser fascista y, no necesariamente, las masas”[1]Recuerdo esta referencia porque a partir de las elecciones en Italia sale al ruedo internacional que el pueblo italiano es más o menos fascista; sale al ruedo una reactualización de imágenes de multitudes violentas y segregacionistas.

En esta línea, considero que lo que se está modificando en el mundo es una manera en la que el juego de los poderes está abandonando cada vez más las formas democráticas. Estamos en presencia de una voluntad totalitaria del poder neoliberal que frente a cualquier propuesta política que ponga en juego una genuina diferencia de proyecto político al señalado por su poder, será neutralizado. Están encontrando diversos modos para que esto se concrete, ya sea a través de la dominación de la narrativa, es decir, la construcción de sujetos políticos que cultivan la segregación, el racismo, la desigualdad. Se va constituyendo un engranaje en el cual, por un lado, la maquinaria colosal de la narración dominante prepara un sujeto político al odio a los diferentes, es decir, a la no aceptación del juego de la discusión política, a la guerra a los pobres, a los excluidos. Esta batalla cultural con el gran poder de los dispositivos mediáticos se conjuga con un poder omnímodo que, cada vez más, va abandonando el juego de la discusión democrática para erigirse en único poder dominante. El peligro del acceso de una derecha que ya ha gobernado Italia en los últimos treinta años no es el fantasma del fascismo o de un Mussolini redivivo. Esta derecha está enmarcada en el contexto de un totalitarismo que más que al fascismo -a pesar de una retórica en ese sentido- está adherida a un modo de funcionamiento del orden neoliberal. En ese sentido podemos recuperar las lúcidas reflexiones de Pier Paolo Pasolini cuando dice “Porque el viejo fascismo, aunque más no sea a través de la degeneración retórica, distinguía: mientras el nuevo fascismo no distingue más: no es humanísticamente retórico, es americanamente pragmático. Su fin es la reorganización y la homologación brutalmente totalitaria del mundo”[2].

Vivimos en un contexto en el cual se sojuzga a tantos países más o menos débiles, con la imposición de medidas económicas, políticas y culturales desde organismos internacionales o países imperiales. Frente a este orden de cosas, la operación de las elecciones en Italia ha sido parte de una conjunción de fuerzas políticas que iban direccionadas a obtener este resultado, en el cual están implicados el anterior gobierno y también los que supuestamente serían los opositores de Giorgia Meloni. En este nuevo orden más proclive a formas autoritarias de funcionamiento político, Georgia Meloni tiene como ambición modificar la constitución para pasar Italia de un sistema parlamentario a un sistema semi presidencialista.

Por eso, más que caracterizar de fascista a la sociedad italiana debemos dirigir la mirada a lo que están haciendo los poderes establecidos con los sistemas democráticos vigentes. Una manera en la que se conjugan el poder mediático y los poderes corporativos es la de confluir con fuerzas inusitadas contra toda propuesta o proyecto que cuestione dicho poder. Por eso señalo que la mayoría de los análisis que he leído de personas por fuera de Italia no incluyen en el juego político italiano al fenómeno del M5S. Es parte de la construcción narrativa dominante hacer aparecer a estos monstruos de la derecha y no a las fuerzas que resisten este estatus quo. Saben muy bien que darles visibilidad es darles apoyo. Por eso se habla todo el tiempo de Giorgia Meloni, pues, aunque sea al modo negativo, ella se presenta como un actor único en el juego de la política italiana.

Es el monopolio de una narración lo que hace avanzar los discursos racistas, xenófobos e identitarios. Pretender que la propuesta de la derecha italiana está por fuera de estas coordenadas actuales es ignorar que esta derecha, lo veremos en los próximos tiempos, no avanzará con una agenda soberanista ni la de ‘primero los italianos’. Giorgia Meloni estará alineada a los designios que tenga para Italia la Otan y el vértice atlantista europeo lo que hará de Italia una pieza más del conflicto medular de la guerra desatada entre Rusia y Ucrania, que es un punto de partida para una transformación del mundo y que no sabemos a dónde puede conducir. ([3])

Como hemos dicho en otro lugar la estrategia narrativa de la dominación neoliberal se apresta a construir una división social sin resto. En Italia, en torno a algunos derechos civiles se fragua una sociedad dividida en dos, donde no puede haber discusión ni matices. En esta idea de una sociedad dividida sin resto se intenta expulsar la asimetría y la heterogeneidad de la lucha política. Esta pretensión “de una división sin resto es el intento de controlar todos los hilos del tejido social, así como también interceptar las luchas que pudieran ocurrir”[4]. A mi modo de ver, el resurgimiento de las derechas es parte de una estrategia de dominación neoliberal que, como sueño de un control sin fisuras de la sociedad, va al encuentro, inevitablemente, con los deseos de emancipación que no cesan.

Hay una coherencia de época en el entramado que conjuga valores de derecha con una progresiva declinación del juego hegemónico de la democracia. Cada vez más poder y menos hegemonía. Porque la derecha, al menos estas derechas neoliberales, representan un discurso que exaspera las diferencias existentes en la sociedad, que estimula un discurso elitista y de segregación de las franjas más humildes de la sociedad. Advirtamos que primero están las medidas económicas que el poder neoliberal intenta desarticular, como las de cierto bienestar social de las clases populares, y luego se presenta la ideología de denigración de las clases populares. Es responsabilidad también de la defección de la izquierda que no hizo casi diferencia con la derecha, salvo para alguna defensa de derechos civiles. En lo que parece coincidir el programa neoliberal, sea quien sea que lo implemente, es que se hace la guerra a los pobres porque no se quiere hacer guerra a la pobreza. En un mundo cada vez más desigual por decisión política y económica, se enarbolan ideologías contra la igualdad y la justicia social. Son ellas, las narraciones ideológicas, destinadas a sostener decisiones gubernamentales que provocarán más pobreza y exclusión social. Giorgia Meloni es una protagonista de estas decisiones político-económicas y de las narraciones que las sostienen. La primera medida que quieren realizar es la de cancelar el reddito di cittadinanza (renta a la ciudadanía), introducido por el M5S en 2018 para asistir con una renta a la capa más frágil de la sociedad italiana. Si la ecuación que estamos planteando es adecuada; es decir, si la introducción de medidas impopulares que aumentan la pobreza debe reforzarse con narraciones antipopulares, de apoyo a una ideología elitaria y de restricción de derechos, la ecuación deberá ser completada con gobiernos más autoritarios y menos democráticos, para frenar toda protesta social.

A pesar de su declamado cristianismo, estas derechas han olvidado las más elementales enseñanzas cristianas. Este es el daño más grande al tejido narrativo de nuestras sociedades, legitimar una guerra a los pobres y naturalizar discursos de odio y segregación. Han construido en el débil, el más frágil de la sociedad, un enemigo al que se legitima poder odiar porque se le supone un poder. Por eso no es de extrañar que toda reminiscencia a socialismo o comunismo sea bastardeado y perseguido, pues en esos discursos retornan los principios de igualdad, solidaridad y justicia, principios que se pretenden cancelar en la narrativa contemporánea. Pero sabemos que los discursos de odio, la segregación y el racismo se pueden neutralizar con otros discursos, pues se trata de la lucha por la hegemonía de un discurso. Los discursos que reivindican la asistencia al débil o la lucha por la justicia y la igualdad son un límite a los discursos de odio o que reivindican la desigualdad. En ese sentido, estas elecciones tuvieron dos ganadores, Meloni al Norte del país, y el M5S en el sur de Italia, que representa a una porción muy importante de la sociedad italiana con discursos de igualdad y justicia social.  El problema es que a partir del monopolio de los medios de comunicación han inoculado discursos segregacionistas a multitudes frágiles, haciéndoles creer que así se oponen a poderes que los oprimen. Esta es la retórica de la derecha, llámese ultraderecha, derecha radical o neofascismo del partido que ganó las elecciones en Italia. Ella está sólidamente atada a los poderes fácticos del orden neoliberal.

 

Bibliografía:

[1] ¿Quién inventó la ‘psicología de las masas’?   https://lacaneman.hypotheses.org/1999

[2] Pasolini, Pier Paolo (1975/1990). Scritti Corsari, Milano, Garzanti

[3] Después de dos semanas de la escritura de este texto se confirma lo afirmado aquí de que Meloni es representante de una derecha que es continuidad del neoliberal Draghi. Fratelli di Italia y casi todo el arco político italiano, salvo M5S desaprobaron una resolución en el Parlamento europeo que intentaba comprometer ‘a la UE y los estados miembros a explorar todas las vías posibles hacia la paz’ al mismo tiempo que Zelensky por Decreto imponía “la imposibilidad de realizar negociaciones con el presidente de Rusia Vladimir Putin”. En estas horas que Giuseppe Conte en consonancia con el Papa Francisco y un arco importante de organizaciones sociales y sindicales, con representantes de la izquierda (vera) están organizando una movilización por la Paz, sin banderías políticas, la prensa hegemónica desdeña lo que considera está emergiendo como una corriente que hace de la ‘paz’ y el ‘diálogo’ un manifiesto antieuropeo y anti-OTAN. Sin embargo, se empeñan en desconocer que inclusive en Estados Unidos están advirtiendo del riesgo de continuar la escalada de la guerra. Georgia Meloni, de alguna manera, está atada de pies y manos por la presión de la agenda suicida europea en manos de la Otan. De hecho, ni siquiera algunas de las medidas anti derechos con la cual inflamaba las plazas son tan fáciles de implementar en este contexto. Es probable que avance retóricamente con ellas pues han creado un nuevo adversario, los derechos civiles de algunas minorías, para ponerse del lado de una resistencia cultural e identitaria que muestra a esta derecha como una alternativa al poder cuando, por el contrario, tiene todo el apoyo del establishment. Ya comienza a aparecer el descontento de sus electores. No podía ser de otro modo pues Giorgia Meloni fue muy votada por estar en la oposición al gobierno de Draghi, e hizo de esa oposición su caballito de batalla. Sus electores están advirtiendo que es su continuidad. Veremos cómo sigue la historia.

[4] Divide et Impera en clave neoliberal   https://lacaneman.hypotheses.org/349



Citar este post
#LacanEmancipa (2022, 11 octubre). Las elecciones italianas. ¿Retorno del fascismo o continuidad neoliberal? #Lacanemancipa Revista de la izquierda lacaniana. Recuperado 19 de abril de 2024, de https://doi.org/10.58079/qp7r

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search