Apuntes de estudio: la función historizante de la lengua y la ideología.

Lidia Ferrari.

Benveniste, en Problemas de lingüística general, analiza dos sistemas que serían dos planos de enunciación diferentes, el de la historia o relato histórico y el del discurso. Dicha diferenciación es estrictamente lingüística. Podemos tomar su caracterización para pensar ciertas funciones en las que todo relato podría ser incluido. Por ejemplo, el ‘relato histórico’ se trataría de un tipo de enunciación que excluiría toda forma lingüística ‘autobiográfica’. Esto es porque el relato histórico sólo se constata en las formas de la ‘tercera persona’. Ahora bien, el estudio de la utilización de los tiempos verbales y su función narrativa, en sistemas diversos de enunciación, puede ser útil para realizar un análisis crítico de un tipo de retórica cuya estrategia es bien ideológica.

La enunciación histórica, dice Benveniste, caracteriza el relato de sucesos pasados. “Estos tres términos: «relato», «suceso», «pasado», deben subrayarse por igual. Se trata de los hechos sobrevenidos en cierto momento del tiempo sin intervención alguna del locutor en el relato. Para que puedan ser registrados tal como son producidos, estos hechos deben pertenecer al pasado. Sin duda sería mejor decir: desde que son registrados y enunciados en una expresión temporal histórica, se encuentran caracterizados como pasados. La intención histórica constituye en gran medida una de las grandes funciones de la lengua: imprime en ella su temporalidad específica, cuyas marcas formales debemos ahora señalar”.

 

Tomemos nota que Benveniste habla de una ‘intención histórica’ y que ésta es una de las ‘grandes funciones de la lengua’, es decir, que se ejerce a través de la lengua. La lengua ‘registra’ los hechos que pertenecen al pasado y construye el relato histórico. Pero sería mejor decir que es ese registro, esa enunciación a través de expresiones temporales históricas la que construye el pasado. No lo dice de esta manera Benveniste, pero lo podemos leer así. Es esa función narrativa de un modo de construir un relato histórico lo que construye la idea del pasado. Los hechos narrados a partir de esa ‘intención’ historizante, por el hecho de ser narrados, se convierten en pasado. Ahora bien, no estamos diciendo que el relato histórico inventa el pasado y de allí concluir que no hay hechos sino interpretaciones. Lo que está diciendo Benveniste es que hay una función narrativa que produce la idea del pasado. Es narrativa esa función.

Como su estudio es lingüístico, advertirá que el relato histórico se construye en tercera persona, y que no se puede hablar de relato histórico en modo autobiográfico, pues ese relato pretende anular al narrador, pues “nadie habla aquí; los sucesos parecen contarse por sí solos”. Sabemos que es un efecto del uso de la lengua que desaparezca el sujeto narrador en el relato histórico tal como lo piensa Benveniste. Así como para Nietzsche, la exigencia gramatical de la construcción del lenguaje exige que haya un sujeto de un predicado y una causa para todo efecto. La gramática impone su exigencia en la construcción del sentido. De tal modo, que el relato histórico crea la idea de que no hay narrador y que la idea de que ‘es la historia la que habla por sí misma’ la podemos concebir a partir de la construcción gramatical en el relato histórico. Ahora bien, se trata de una función de ese relato. ¿Cuál es esa función? ¿Hacer desaparecer al narrador? ¿Por qué sería necesario que desaparezca el sujeto narrador en el relato histórico? Porque así el relato devendría neutro, objetivo, estrictamente eso y ninguna otra cosa. Con la anulación de la existencia de un narrador, de un yo o un tú de una autobiografía, desaparece la subjetividad, esto es, una perspectiva posible de visión de la historia. Así, una perspectiva histórica determinada, conducida por una ideología determinada haría desaparecer el elemento ideológico transformándose en la versión ‘objetiva’ de la historia. El lenguaje histórico exige que haya una constatación de los hechos. Esto es la ciencia historiográfica. Es necesario que así sea para poder discernir el plano de los hechos y el de la ficción. Sin embargo, podemos utilizar este análisis para pensar que en una mayoría de discursos se presenta esta función historizante. Un relato se hace histórico no sólo porque usa los tiempos verbales que construyen el pasado sino porque el efecto de sentido que produce es que ‘eso sucedió realmente’. Desde tiempos inmemoriales hubo relatos de construcción histórica con intención ideológica. La historia narrada por Augusto es la historia de una Roma que él quería legar a la posteridad y que conocemos como la historia de Roma y no la de Augusto. Así como siempre hubo relatos históricos ideologizados, como muestra el filólogo Luciano Canfora en su libro Ideología de los estudios clásicos, lo que nos interesa es esa manera de narrar que se impone por una exigencia gramatical de construir una historia como fehaciente e indestructible.

¿Habría manera de evitar este efecto de construcción de sentido cuando se narra un hecho del pasado?

El psicoanálisis permite comprender cómo las versiones del pasado de cada quien son lábiles, divergentes y precarias. Se llega a un análisis con versiones sobre la propia vida que, en el transcurso del análisis y por sus efectos, se modifican. Pero no se trata de un efecto narrativo, ya que en esas versiones se dice cierto modo de la verdad del sujeto y no sólo un relato de cómo ocurrieron las cosas. Por el contrario, en el transcurso del psicoanálisis, si funciona, en la transformación de las versiones respecto del pasado, decanta un sujeto que se ha transformado. No es que ha cambiado de versiones, simplemente. Esa transformación le construye otro pasado, ni más ni menos cierto que el que disponía cuando llegó al análisis. Ahora bien, eso produce una transformación que le impide retornar a la antigua versión. El pasado ya no es el mismo. En forma consciente puede ‘entender’ que hubo y habrá diversas versiones en su pasado, dichas no sólo por él mismo sino por la historia narrativa colectiva de la que proviene. Es otro sujeto que adviene durante el atravesamiento de la propia neurosis infantil, eso que podría ubicarse en un pasado, pero que en Lacan se trata de ‘lo que habrá sido retroactivamente para lo que está llegando a ser’.

 

¿Es posible concebir algún tipo de modificación estructural respecto del pasado histórico de un país, de una historia global o local por efecto de una operación que alcance a tocar la fibra más íntima del relato contenido en la historia compartida? Pienso que sí. Las revisiones históricas se toman su tiempo, pero lentamente van modificando ciertas versiones compartidas por una comunidad. A pesar de que se siga diciendo que Nerón es el maldito tirano que incendió Roma, hace cinco siglos que se están modificando las versiones acerca de su lugar en la historia. En esa nueva versión de la historia se nos dice que han sido sus enemigos los que labraron esa negra historia que, como una narración sin sujeto, es decir, histórica, seguimos repitiendo. Quizás el relato popular de Nerón tarde en modificarse a pesar de las revisiones históricas pues todavía vivimos en un tiempo donde los ‘populismos’, es decir, los gobernantes que han sostenido medidas populares o han luchado contra algunos poderosos de su tiempo, perduran en la memoria histórica según las versiones de sus enemigos.

Los juicios a los represores de la dictadura argentina de 1976, como acto de una reparación histórica por los crímenes de lesa humanidad cometidos, cumplió una función jurídica, política y narrativa acerca de ese pasado de la Argentina. Ello contribuyó a que esa Dictadura sea casi unánimemente considerada un período infame de la historia. La política y el derecho, a partir de una política de Estado de juzgamiento de esos crímenes, contribuyeron a la construcción colectiva narrativa de un sentido sobre esa historia, atípico en la historia mundial y que será muy difícil desarticular con otras versiones de lo sucedido.

 

Pero todavía vivimos en un mundo donde las versiones plebeyas de la historia no tienen la fuerza de las versiones oligárquicas y forjadas en la ideología e intereses de los poderosos. ¿Se trata de un problema narrativo y de cierta función historizante de la lengua que fija ciertas narraciones históricas como eventos objetivos y, por lo mismo, difíciles de desmontar? ¿O se trata también de que sólo se conmoverán ciertas versiones oficiales de la historia cuando se comprometan los sujetos colectivos, lo que exigiría construir un modo de estar en la comunidad donde lo popular y lo plebeyo recuperara su dignidad y no prevaleciera una ideología que los estigmatiza y los denigra?

 



Citar este post
#LacanEmancipa (2022, 3 agosto). Apuntes de estudio: la función historizante de la lengua y la ideología. #Lacanemancipa Revista de la izquierda lacaniana. Recuperado 26 de mayo de 2024, de https://doi.org/10.58079/qp7m

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search