Ganó Colombia. Con todas y para el bien de todas.

Luciana Cadahia y Fabiana Rousseaux.

El día de ayer tuvo lugar la segunda vuelta electoral para elegir al futuro presidente de Colombia. De un lado de la contienda, se encontraba la fórmula de Rodolfo Hernández y Marelen Castillo. Ambos desconocidos de la política nacional. Muchos creyeron ver en Hernández a un outsider, un empresario exitoso que decidía “entrar” a la política para combatir la corrupción. Esta era la consigna que, muy hábilmente, supo crear Ángel Beccassino, publicista argentino radicado en Colombia y actual jefe de campaña de Hernández. Al punto que refritó la vieja consigna del ex presidente argentino, Carlos Menem, “Síganme. No los voy a defraudar” por un “No les voy a fallar”.

Si bien esta imagen funcionó en primera vuelta, en la segunda comenzó a revelarse que Hernández de outsider no tenía nada y que formaba parte de la política tradicional de la capital del departamento de Santander (Bucaramanga), con sus respectivos entramados de corrupción, sus vínculos con el crimen organizado y su deseo de extender sus negocios inmobiliarios a todo el país. Ni qué decir de los diferentes vídeos que fueron revelando una figura machista, admiradora de Hitler, violenta y desdeñosa con los sectores populares, lgtbiq+, las mujeres y las instituciones republicanas.

Su candidata, Castillo, si bien no tenía vínculos con la política tradicional, sí mostró un perfil dudoso, puesto que se había presentado a la escena nacional como una académica de primera línea que poco a poco se fue desinflando al no contar con la trayectoria de relevancia que decía tener, al punto de despertar muchas dudas sobre la obtención de sus títulos universitarios.

Del otro lado de la contienda, se encontraba la fórmula de Gustavo Petro Urrego y Francia Márquez Mina, dos figuras de las regiones de Colombia que venían a disputarle la histórica hegemonía a las élites clasistas de Bogotá y a las élites mafiosas de Antioquia. Petro, proveniente del Caribe, y Márquez, del pacífico colombiano, dos de las zonas más golpeadas por la guerra y el racismo estructural, vinieron a proponerle un sueño al país: construir un nuevo pacto social.

¡¡Y lo consiguieron!!

Ayer domingo, el pueblo colombiano derrotó a las oligarquías, a las mafias, a los medios de comunicación hegemónicos y a las maquinarías políticas asociadas al narcotráfico. A pesar de una registraduría absolutamente cuestionada por su falta de transparencia y por sus antecedentes de fraude electoral, la fórmula popular protagonizada por Petro y Márquez ganó la presidencia en Colombia.

Al grito de “libertad, libertad, libertad”, expresado ayer por la militancia que acompañaba a Petro y Márquez, se abre un nuevo ciclo en la historia de Colombia.

Hoy se cierra el capítulo de guerras civiles.

Hoy terminan los cien años de soledad.

A partir de hoy, Colombia, el continente americano podrán empezar a imaginar nuevo futuro, gracias un pueblo que jamás bajó los brazos y siempre mantuvo viva la llama republicana que tanto soñaron las generaciones pasada.

Hoy se abre una nueva historia de América para nuestras generaciones venideras.

Viva Gustavo Petro y Francia Márquez!

Viva el Pacto Histórico!

Viva Colombia!

Hasta la victoria, siempre!

Luciana Cadahia. Filósofa.

 

_____________________________________________________________________________________________________

Nunca pisé Colombia, pero tuve el enorme honor de colaborar con distintos seminarios de formación para quienes tomaron testimonios a lo largo de estos años en el marco de la Comisión de la Verdad alrededor del mundo. Muchos/as de ellos/as psicólogos y psicoanalistas que decidieron escuchar lo inescuchable para transmitirlo y hacerlo audible no solo ante la Comisión, sino ante la sociedad.

Tanto en los encuentros de exiliados y colaboradores de estos dispositivos en París, como en el seminario internacional, que tuvo lugar en plena pandemia, trabajamos sobre los efectos de la memoria y el estatuto de los testimonios, como nudo teórico ante las políticas por venir. Allí supe que Colombia insistiría hasta torcer su destino con esa fuerza interpelante que nunca abandonó. Gracias a todos/as ellos/as, en especial a la querida Katherine Salamanca, por haberme convidado a ser parte de ese pedacito de resistencia, para que los legados de lucha por fin tengan lugar.

Fabiana Rousseaux. Psicoanalista.

 



Citar este post
#LacanEmancipa (2022, 20 junio). Ganó Colombia. Con todas y para el bien de todas. #Lacanemancipa Revista de la izquierda lacaniana. Recuperado 26 de mayo de 2024, de https://doi.org/10.58079/qp7g

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search