Organización fantasmagórica del deseo: El padre ideal es el incesto mediante el padre.

Julián Orozco

Introducción

Este es un ensayo conceptual acerca de la noción de padre ideal, principalmente en cuanto drama o problemática en la clínica de ciertos sujetos. El ensayo consta de tres partes principales:

La primera parte “Organización fantasmagórica del deseo e incesto en el drama del padre ideal” dilucida sobre la noción de padre ideal y su drama partiendo de las  aportaciones de Pommier y Julien.

La segunda parte “La adjudicación” es una propuesta conceptual original, de mi propia cosecha, en torno a la noción de padre ideal, pero en tanto drama o problemática en la clínica. Aquí tomaré algunas consideraciones en relación con las neurosis y las psicosis.

La tercera parte “Conclusiones que abren a la interrogación” retoma puntos principales de las dos primeras partes para matizarlos aún más, pero, también, para abrir interrogantes en torno a los mismos. En esta última parte del ensayo estarán presentes algunas reflexiones de Pura Cancina referentes a los nombres del padre.

Las tres partes del ensayo enfatizan el carácter incestuoso de la organización fantasmagórica del deseo en el drama del padre ideal, de ahí se justifica el título de este trabajo.

 Organización fantasmagórica del deseo e incesto en el drama del padre ideal

 Veamos la noción a desarrollar:

La madre no es enteramente tal, es, en primer lugar, mujer. Con respecto a esto, el niño es descolocado de estar/ser en primer lugar, habría un tercero entre madre e hijo, el nombre de un lugar al que la madre se dirige en tanto mujer (Julien, 2002).

Además, el hijo de ser manejado, maniobrado, cuidado por la madre, a saber, de ser gozado, llegará a hacerse gozar más de lo que es gozado; esto es lo más en lo activo, el onanismo. Este onanismo que concierne a cualquier zona erógena se concentrará en el falismo, cual símbolo del paso de ser el falo a tenerlo (Pommier, 2012).

El tener el falo es desvelamiento de la castración materna, esto es causa de culpa aunque el onanismo alivie. La fantasía o fantasma del niño que es golpeado por el padre exonera de la culpa, alivia al ritmo de la masturbación; el padre se torna agente de la seducción sexual (Pommier, 2012).

El padre excita a la vez que castiga y así la punición se dirige al órgano de goce, el pene, la punición aparecerá como fantasma de castración (Pommier, 2012).

Al lado del fantasma del padre seductor está el deseo de parricidio como un desembarazarse de ese padre. El padre otorga el falo debido a que sus golpes erecta al pene; no obstante, como el don del falo se conduce con el parricidio, tenemos que el padre está muerto, castrado, y matar y castrar al padre dispara la angustia de castración (Pommier, 2012).

La escena primaria, que al comienzo se le representa al niño como violenta, es resignificada a posteriori como excitante, pues el padre fustigador es seductor de la madre. La excitación propia del fantasma de la escena primaria está, desde luego, en el orden del deseo incestuoso con la madre y el padre. Por cierto que el padre fustigador al salvaguardar un amor desexualizado hacia la madre adquiere para sí un motivo secundario del deseo parricida del niño (Pommier, 2012).

El deseo incestuoso hacia madre y padre es base en torno al fantasma del padre ideal. En tanto hay un tercero entre hijo y madre, el hijo está presto a un modelo de identificación para reconquistar a la madre y ¡qué mejor identificación que aquella que puede suministrarle el amado padre, y a propósito de que, al parecer, es el tercero hacia el que la misma madre se dirige! (Julien, 2002).

 El drama del padre ideal es el drama del padre – todo – para – su – hijo, de identificación ideal para consumación de incesto con la madre (Julien, 2002), pero, por supuesto, mediando el parricidio para dicho incesto con la madre; solo que ese parricidio es, de manera paradójica, esa misma identificación con el padre ideal, el revivir al padre ideal, el incesto consumado también con él.

El fantasma del padre seductor es, desde luego, muy pronunciado en el drama del padre ideal, también lo es el fantasma de la castración; al matar al padre la angustia es tal que se lo revive con gran ímpetu, de manera ideal. En el drama del padre ideal, este mismo funge como garante, como significante amo.

Bajo el garante del padre ideal en tanto es consumación incestuosa con la madre mediando el padre, se puede abandonar el hogar primigenio, pero para hacer de aquel “nuevo” hogar una consumación del primigenio. Es consumación incestuosa mediando lo simbólico.

El incesto trata de una relación que ya no tiene regreso y que, incluso, jamás fue como tal. El ser – todo para una esposa como un hijo ser – todo para la madre es del orden de lo imposible y en tanto imposible genera su propia exclusión de esa relación ser – todo, relación que nunca fue como tal en tanto que la misma madre es, en primer lugar, mujer.

El padre ideal, el padre ser – todo para con el hijo es incestuoso para con el hijo. Esto también es del orden de lo imposible, pues el padre ideal es, en primer lugar, padre real que se dirige a una mujer (Julien, 2002); este es el punto de fuga para un padre con respecto a la lógica del todo – excepción –  exclusividad de la lógica masculina.

Sin duda, el fantasma del padre ideal ha de fungir con dicho carácter de ideal para que la posición del niño sea re – direccionada hacia la posición tercera, para que se produzca aquella metaforización del deseo materno por la figura paterna. Pero el drama o problematización que aquí dilucidé en relación al padre ideal se manifiesta al no concedérsele el debido lugar al padre real que se descoloca dirigiéndose a la mujer.

El padre ha de descolocarse de la posición de padre ideal, de establecer una barrera ante su ubicación por parte del hijo como todo – padre (Julien, 2002).

La adjudicación

Cuando la madre no concede el debido lugar al tercero y la afirmación (bejahung) de la posición tercera no le llega al niño en su momento, con lo que la misma es rechazada (verwerfung) por el niño, hablamos de la forclusión del nombre del padre. ¿Por qué no encontramos, hasta ahora, un término como el de la forclusión, pero, por supuesto, referido a la descolocación que, también en su momento, ha de fungir en el niño con respecto al padre ideal?

Una tentativa de respuesta requiere algunas recapitulaciones con relación a las neurosis y a las psicosis.

Comencemos por traer a cuenta que el nombre de un lugar al que se dirige la madre en tanto mujer es una noción que Lacan aportó desde la década de los cincuenta

del siglo XX y en la que empezó a vislumbrar al falo como cuarto término en medio de la triada madre – padre – hijo.

En el escrito de Lacan “De una cuestión preliminar a todo tratamiento de la psicosis”, se empieza a perfilar la significación fálica. Ciertamente, la madre no es enteramente tal, desde su primado como mujer se dirige al nombre de un lugar en cuanto mujer, el niño es descolocado de un primer lugar con respecto a la madre; el niño que fue falo de la madre es descolocado por el nombre de un lugar transmitido por la madre (Lacan, 2009). Nombre que será ahora para el niño el falo de la madre y nombre al que el niño se dirigirá en cuanto falo; el niño inscribirá el falo paterno, el linaje paterno como suyo y en cuanto su madre le es prohibida por el linaje paterno tomado como propio.

Lo que debiera ser es lo que fui para llegar a ser lo que ahora soy. Tal es el tiempo del acaecer psíquico, tiempo que es retroactividad (nachträglich, après coup); se inscribe una asunción subjetiva del pasado, el presente y el futuro en tanto que haya inscripción en una genealogía, inscripción del Nombre del padre.

El Nombre del padre es significante de ley fundamental que prohíbe el incesto y posibilita el deseo; un significante (S2) que sustituye a otro significante (S1, deseo de la madre).

Por cierto que si tomamos la prohibición de la madre no como mera privación de ella sino como prohibición de posesión de ella o ser uno la posesión de la madre, tenemos el rostro de la ley, de una ley que es transmitida por el padre, por el orden genealógico.

El padre es transmisor de la ley y no la ley misma, lo que viene a ser que ya el padre no es el falo, o el poseedor del falo, sino su portador. El falo no es el pene, eso está claro, pero hay que agregar que tampoco está pegado al cuerpo del padre como un miembro, sino que es como un meteoro: viene y se va. Así mismo, la ley y el orden van y vienen, pero, como sea, la ley está inscripta, es el mundo de las neurosis: Hay anudamiento, hay anillo y, además, hasta el mismo meteoro va y viene como vendría y se iría el anillo del arcoíris (Lacan, 2009).

Ciertamente, la inscripción del nombre del padre es como la demarcación de la carretera principal de una red de callejones, en el sentido de que la carretera principal es la que remite al orden para no extraviarnos. Como los mismos accidentes de la vida, la carretera pude sufrir distintos cambios y, por los mismos, en ocasiones perder nosotros el referente de la carretera principal; no obstante, en las neurosis la carretera está demarcada y la carretera principal será hallada, no ocurre lo mismo con las psicosis donde la carretera nunca se demarcó (Lacan, 2009).

La forclusión es la mejor manera de captar la Verwerfung freudiana (el rechazo) en tanto que cuando se llegase a presentar ante el sujeto psicótico el significante del padre, este mismo significante sería rechazado, inabordable para el sujeto psicótico, justamente desde la óptica de que jamás fue inscripto tal significante.

La forclusión en cuanto a rechazo y cataclismo ante el significante, en tanto el significante nunca estuvo inscripto, es debido justamente a que la bejahung (afirmación) del tercero entre madre e hijo, a saber, el Nombre del padre, no fue dado por la madre al hijo en su tiempo; así, la afirmación llegada fuera de tiempo es rechazada y comporta el cataclismo. Esto es, por cierto, nachträglich, pero con deficiencia en la asunción subjetiva de un pasado, un presente y un futuro; ciertamente la problemática de las psicosis se ubica en la problemática genealógica y en la problemática de la represión primaria. 

El padre ideal, en verdad, ha de fungir en cuanto a metaforización del deseo de la madre y me parece que ciertamente el falo como meteoro, y no como miembro adherido al padre, contribuye a la descolocación de un padre ideal que ni tan siquiera tendría que dirigirse a la mujer. Es algo que contribuiría en alguna medida a no tomar una prácticamente intacta carretera principal, sin modificaciones contingentes, como la inamovible carretera sin la cual nos perderíamos más fácilmente dado que las modificaciones contingentes son parte del devenir. ¿Pero hasta qué punto el falo – meteoro contribuye a esto? Es que el falo, aunque meteoro, no nos dice mucho sobre la falta o la inconsistencia del gran Otro, de la ley y, así, aunque el padre sea transmisor de la ley y no la ley misma, si la ley no está en falta y el padre puede portarla, el padre no deja de ser idealizado en cierta desmesura. Por lo menos, así aprecio yo las cosas.

El Otro ha de estar también en falta; mientras haya garante no hay muerte del padre ideal y, si bien es preferible el paso neurótico por el padre ideal, el padre ideal también ha de morir por cuanto estar atrapados bajo el padre ideal, casi bajo la mera lógica masculina, no deja de ser incesto mediante el padre, mediante lo simbólico.

El falo puede ser un meteoro, pero aclaremos que este meteoro también lo es con respecto al gran Otro, que el gran Otro tampoco tiene el falo adherido a él como miembro, que ciertamente como decía Lacan, ya avanzado en edad, no hay Otro del Otro.

En este artículo comentaba como le hemos dado nombre o nombramos lo que es la forclusión y como, curiosamente, no hay una nominación muy clara para el asunto de la no – descolocación del padre ideal. Con lo inquirido en este último apartado del presente artículo se me ha ocurrido nominar a la problemática de la no – descolocación del padre ideal Adjudicación. Y, bien, ¿adjudicación de qué? Adjudicación del falo, cuando el falo, por cierto, puede ser portable pero no “perteneciente a”, pues el gran Otro también está en falta. Como bien escribe Balliache, ya desde el seminario 5 Lacan hablaba de la falta del Otro, de un agujero en el Otro a nivel de la ley S(Ⱥ) (Balliache 2020), y más contundente aún me parece cuando Jacques Alain Miller, en el marco de la presentación de su tema “Lo real en el siglo XXI” en el IX congreso de la AMP, recordó que Lacan, en su seminario 23, escribió “lo real es sin ley” (Miller, 2012); esto último es, a mi parecer, ciertamente la falta o inconsistencia del Otro.

Algunas conclusiones que abren a la interrogación

Hacia finales de los años 60s Lacan hablaba de Nombres del padre y esto habla de una descolocación con respecto al nombre del padre. Pura Cancina nos recuerda sobre el origen judío de Freud y, a propósito de ese origen, nos recuerda

Como él fue influenciado por el método Midrash en donde el nombre de Dios no está dado en el sistema conceptual referencial de las escrituras, sino que, más bien, el rabino se sirve de dicho sistema referencial para propulsar en cada uno de sus consultantes, o personas que acuden a él en busca del nombre de Dios, el hallazgo, la construcción del nombre de Dios que sobrevendría desde la particularidad del corazón de cada uno de los consultantes (Cancina, 2008). Los conocedores del judaísmo recordarán que dentro del mismo el Nombre del padre en sí está perdido. El tetragramatón Yhvh, el nombre de Dios, del padre, ¿Cómo se pronunciaba?, ¿Yahvéh? Eso es una aproximación, una especulación; el tetragramatón se denomina así justo porque el nombre del padre quedo perdido, en sí jamás fue.

La pronunciación original del hebreo Yahvéh está perdida para siempre y esto mismo comporta los innumerables nombres de Dios.

El gran Otro no es el falo, la genealogía tampoco lo es. La genealogía también se resignifica (los accidentes de la vida, las modificaciones contingentes de la carretera principal) y si la genealogía se resignifica es porque la genealogía en sí (el origen) está perdido.

Lacan, en su seminario XII, llegó a expresar que el amor es dar lo que no se tiene a quien no quiere eso (Lacan, 2007); esto viene siendo la producción de la pregunta, del enigma, como excedente. El amor es dar nuestra falta, la pregunta, a quien quiere el sentido, la respuesta, y así se produce la pregunta como excedente que conlleva que lo que nos respondemos ante la pregunta es tomado como construcción, no como certeza.

¿Cómo procede el rabino talmúdico con quien acude a él? Le da su nombre perdido de Dios a ese que acudiendo a él busca el nombre de Dios, así quien acudió al rabino va construyendo su propia genealogía; se trata de los Nombres del padre, de Dios, que son operativos para cada cual. El sentido en sí del sueño de un soñante está perdido, “¿qué asocias con esto o aquello del sueño?” esto es dar nuestra falta.

Como bien hace el rabino talmúdico, dar el Nombre del padre es dar enigma acerca del padre, el no – todo – padre; es dar el nombre de aquel que se dirige a la mujer, a la mujer de la lógica más allá del falo, y que es la lógica de que no hay falo en sí, de que el falo es don – meteoro, lo que viene y se va, la falta.

 Los Nombres del padre, en psicoanálisis, no hace alusión solo, como algunos creen, a las suplencias del Nombre del padre de la psicosis; sino que se refieren también, a lo real del Nombre del padre, a lo imposible de su ser, a que sus Nombres son construcciones y se resignifican, a que descolocarnos del padre ideal es nuestro redireccionamiento hacia lo imposible y un paso a dar en el no caer en el incesto.

Desde lo real del Nombre del padre y lo real del falo es que, ciertamente, nos perderemos un tanto menos desde las modificaciones contingentes que presenta la carretera principal en el devenir, en el acontecer. La inscripción del Nombre del padre, de la genealogía, es darle lugar al padre y el parricidio de este mismo padre, esto es el padre ideal. Las resignificaciones de la genealogía es la muerte del padre ideal que ha de tener lugar.

Adjudicación es un término que, como el de forclusión, es tomado prestado del campo jurídico; evoca el declarar que algo (el falo) pertenece a alguien y, a mi parecer, implica la problemática de la no – descolocación del padre ideal, del incesto mediante el padre.

 La adjudicación implica la problemática de la propiedad privada y esta, a su vez, ha sido ubicada como problemática de lo patriarcal.  Con el término adjudicación he propuesto una nominación para la no descolocación del padre ideal, pero la interrogante acerca de porque no se encontraban propuestas de nominación o de porque ni tan siquiera surgía la interrogante sigue en pie, ¿acaso es porque seguimos muy ligados a lo patriarcal o a una lógica masculina imperante?

El Nombre del padre se inscribe, pero el padre en sí no se inscribe en el inconsciente, tampoco se inscriben la muerte, ni la sexualidad, ni la mujer. Estas seguirán siendo siempre, por cierto, los grandes interrogantes y enigmas que nos acompañan.

Finalmente quiero sugerir que resulta fructífero ver el asunto de las lógicas sexuadas desde lo que nos plantea Philippe Julien, y sobre todo si pensamos a la madre y al padre como funciones y no como determinados sujetos inamovibles como tal:

Sí bien la madre en tanto mujer se dirige al nombre de un lugar y el padre ideal en tanto padre real se dirige a una mujer, y al no existir la relación sexual como tal, cada cual en algún momento podrían estar en una lógica de todo – exclusividad con el hijo, pero, a la vez, lo imposible de esta lógica como tal es ese mismo dirigirse de cada uno de ellos hacia un lugar o un alguien fuera de esa lógica.

La lógica masculina (todo – exclusividad) y la lógica femenina (del uno por uno) se generan la una a la otra, pero sin complementariedad de la una con la otra, como bien lo expresara Lacan desde 1972 en el seminario 20 “Aun” (Lacan, 2008).

El drama del padre ideal pareciera ser culmen de la demostración de que una lógica masculina imperante es una lógica de hasta dónde el incesto consumado se puede filtrar ejerciendo su dominio.

Bibliografía

 Balliache, A. (2020). De la falta en el Otro S(Ⱥ) a la inconsistencia del Otro S(Ⱥ). Recuperado 18 de agosto de 2020 en: http://nel-amp.org/index.php?file=Carteles/Boletin-de-carteles/020/Productos-de-carteles/De-la-falta-en-el-Otro-S.html

Julien, P. (2002). Las paradojas de la transmisión, en Dejarás a tu padre y a tu madre. Siglo XXI editores: México, págs. 55 – 65. (Original publicado en 2000).

Lacan, J. (2009). De un tratamiento preliminar a toda cuestión sobre la psicosis, en Escritos II. Editorial Siglo XXI: México, págs. 533 – 534. (Original publicado en 1955).

Lacan, J. (2009). Clase XXIII “La carretera principal y el significante ‘ser padre’” en Seminario 3 Las psicosis. Editorial Paidós: Argentina. (Original publicado en 1956).

Lacan, J. (2009). Clase XXV “El falo y el meteoro” en Seminario 3 Las psicosis. Editorial Paidós: Argentina. (Original publicado en 1956).

Lacan, J. (2007). Clase 12, en Seminario XII Problemas cruciales para el psicoanálisis. Editorial Paidós: Argentina. (Original publicado en 1965).

Lacan, J. (2008). Del goce, en El seminario de Jacques Lacan, libro 20, Aun. Editorial Paidós: Argentina. (Original publicado en 1975).

Miller, J. (2012). Lo real en el siglo XXI. IX congreso de la AMP. Recuperado 18 de agosto de 2020 en: https://wapol.org/es/articulos/TemplateImpresion.asp?intPublicacion=38&intEdicion=13&intIdiomaPublicacion=1&intArticulo=2468&intIdiomaArticulo=1

Pommier, G. (2012). Los fantasmas fundamentales organizadores del deseo sexual, en ¿qué quiere decir hacer el amor? Editorial Paidós: México. (Original publicado en 2010).

Pura, C. (2008). El concepto, en La investigación en psicoanálisis. Editorial Homo sapiens: Argentina.

 

 

 



Citar este post
#LacanEmancipa (2022, 8 febrero). Organización fantasmagórica del deseo: El padre ideal es el incesto mediante el padre. #Lacanemancipa Revista de la izquierda lacaniana. Recuperado 19 de junio de 2024, de https://doi.org/10.58079/qp72

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search