El Discreto Encanto del Oenegismo: sobre psicoanalistas y ambientalistas en la época del pseudo discurso capitalista

 

 

Jorge Foa Torres (CONICET/UNVM/TECME)

Ustedes deben estar seguramente fatigados de escuchar cosas que, a fin de cuentas, son completamente nuevas ya que, salvo en mi boca, no se las encuentra en ningún otro lado en este momento, seguramente.
En fin, seguro, ¡qué me importa!… quizá se encuentre eso en todas las bocas en veinte años, será una nueva epidemia… todo el mundo será lacaniano, es decir, tan tonto como antes ¿no?
No será porque digan las cosas que digo, que eso hará más inteligente, porque intelligere es saber leer las cosas a nivel de lo que se escucha, a nivel de lo que se dice, a nivel de los hechos, porque no hay otro hecho que lo que se dice: eso es saber leer. Cuando todo el mundo repita lo que digo y eso no avance en nada, eso querrá decir que se ha encontrado… un nuevo río para seguir su corriente (Jacques Lacan, A la Escuela Freudiana, 1974)

 

Ante el escenario distópico vivido por la pandemia del Covid 19 y frente a su aparente salida, se vienen instalando en el espacio público temas también acuciantes para nuestra época capaces de instaurar nuevamente esos escenarios y sumirnos en la mera lucha por la supervivencia. Especialmente, el tema del cambio climático y la catástrofe ambiental en ciernes emerge como el más destacado entre ellos.

En ese marco, ciertas voces de algunas y algunos psicoanalistas se han levantado denunciando la amenaza de extinción de la especie que implica el calentamiento global. Ello se suma a las demandas y movilizaciones de organizaciones ambientalistas que como “Fridays for future” liderada por Greta Thunberg, han promovido la reciente marcha mundial contra el cambio climático, entre otras múltiples acciones en los últimos años y décadas.

No obstante, el objetivo de este artículo es proponer algunas reflexiones críticas en torno al tenor de ciertas demandas o planteos que al mismo tiempo que advierten sobre tales consecuencias devastadoras para la humanidad y la biósfera en su conjunto, rechazan o al menos guardan silencio tanto del circuito rizomático instaurado por el pseudo discurso capitalista como, correlativamente, de las dimensiones antagónica y hegemónica de la política.

En tal sentido, mientras puede señalarse que el punto ciego de muchos análisis ha residido en no haber prestado la debida atención al desastre climático, se omiten las referencias conceptuales a la formulación y formalización que Jacques Lacan -aunque más no sea epifánicamente- realizó acerca de la dinámica superyoica y mortífera del falso discurso -en tanto destructor de otros discursos- dominante en nuestra época.

Por lo tanto, y a continuación, se presentarán algunas reflexiones que pretenden aportar al debate suscitado en organizaciones e instituciones en torno a la cuestión climática global, sin perder de vista el carácter estructuralmente político del problema. En definitiva, considero que cuando se señalan puntos ciegos y entre ellos se destaca la amenaza de extinción de la especie por razones climático-ambientales se suele pasar por alto que las causas de tales amenazas no son más que causas políticas, en muchos casos, incluso, estrechamente vinculadas a las mismas concepciones políticas de esas mismas instituciones u organizaciones. Estos puntos ciegos pueden ser vistos, entonces, como signos de diversas cuestiones de nuestro tiempo que entiendo válido puntualizar aquí:

1 En el campo propiamente psicoanalítico el hilo de Ariadna que une a esos puntos ciegos con las polémicas y debates recientes en instituciones lacanianas puede ser hallado en, al menos, dos planteos que Jacques-Alain Miller ha efectuado a la Escuela. Por un lado, la formulación del discurso de la hipermodernidad en el texto “Una fantasía”. Cuestión que abordamos recientemente junto a Juan Manuel Reynares en un artículo publicado también en #Lacanemancipa y titulado “El Lazo Social Aún: el Discurso Populista”. Como allí señalamos, la voluntad de hacer coincidir ex nihilo al discurso de la época con el discurso del analista implica una nostalgia liberal que “conlleva un forzamiento o desplazamiento de la teoría que, mientras busca sostener al campo propio de la clínica analítica, elude la dimensión constitutiva de lo político en el lazo social”. A partir de ello, si el discurso de la hipermodernidad ha trastocado solo aquello que es incapaz de poner en cuestión o amenazar las condiciones para la reproducción del discurso analítico, entonces el límite aparecerá en la amenaza de extinción, antes que en la articulación política de experiencias capaces de cortar al circuito capitalista.

El vector que va de la verificación de los límites de la Tierra o de las amenazas de extinción hacia la acción política, no es de ningún modo novedoso, claro. Ya los neomalthusianos del bienpensante Club de Roma lo formularon a comienzos de la segunda mitad del siglo pasado. Por el contrario, el vector relevante desde la mirada que aquí se propone es el inverso: es sólo a partir de la reivindicación del antagonismo político que el límite al circuito capitalista, en todas sus formas de hiper explotación, puede surgir.

Por otro lado, pero en un sentido similar, en el texto “El inconsciente es político” Miller plantea a la formación psicoanalítica como subordinada a la dicotomía entre “el acceso a la realización de un ideal”, por un lado, y la “comunicación de un estilo de vida”, por otro. Inclinándose, aparentemente, por esta última. Aquí, nuevamente, estamos frente a un reduccionismo de la enseñanza freudiano-lacaniana que cierra las puertas a la producción singular de conocimiento en torno a la época, en favor de ubicar a la práctica psicoanalítica en un lugar inocuo respecto del pseudo discurso capitalista. Lo político en su experiencia antagónica difiere sensiblemente de la pluralidad de estilos de vida, concernientes a la también plural existencia de burbujas de certeza en nuestra época. Como bien sabemos, toda esa pluralidad emplaza a los individuos al homogeneizante goce de lo ilimitado, antes que a la experiencia del vacío y lo heterogéneo.

2 Tanto para esos planteos “bienpensantes” como para una gran porción de demandas ambientalistas que recorren el mundo, valen las palabras pronunciadas por Hugo Chávez Frías en la Conferencia de las Partes de Naciones Unidas sobre Cambio Climático desarrollada en Cophenague (COP 15, 2009): “Uno pudiera decir señor Presidente que un fantasma recorre Copenhague, parafraseando a Carlos Marx, el gran Carlos Marx, un fantasma recorre las calles de Copenhague, y creo que ese fantasma anda en silencio por esta sala, por ahí anda, entre nosotros, se mete por los pasillos, sale por debajo, sube, ese fantasma es un fantasma espantoso casi nadie quiere nombrarlo: el capitalismo es el fantasma, casi nadie quiere nombrarlo”.

Es que la causa ambiental -como cualquier otra- carece de una esencia pretendidamente crítica o anticapitalista. Por el contrario, el ambientalismo neoliberal dominante a nivel global, se consolida a través de apariencias progresistas y globalistas que tienden a desconectar la lucha ambiental de causas y legados populares.

El ambientalismo neoliberal no constituye de ningún modo una anomalía, sino una lógica política subordinada a la circularidad del pseudo discurso capitalista. Lógica que se apoya, a su vez, en la profusión de políticas de auto control empresarial, de reducción del rol del Estado a funciones meramente registrales y a la ponderación positiva de las corporaciones transnacionales como protagonistas del acceso al desarrollo sustentable y al enverdecimiento de las economías.

Por su parte, el juridismo ambiental -que como he afirmado en otros trabajos se constituye en el aspecto ideológico fantasmático del ambientalismo neoliberal1– tiende a conducir los reclamos ambientalistas hacia demandas técnicas de alto tenor jurídico y de ningún modo hacia demandas populares. De tal modo, se emplaza a las identidades ecologistas en su idiosincrasia particular para rechazar toda articulación equivalencial. Nuevamente aquí, como en el punto anterior, la renegación es la misma: la de la política en su dimensión antagónica.

3 Como ha señalado Álvaro García Linera, el oenegismo se constituye en uno de los dispositivos neocoloniales que, en ciertas latitudes del mundo más que en otras, se han desplegado en defensa de intereses transnacionales y de los sectores más concentrados del capital global. La tarea capilar del oenegismo, en tanto dispositivo de poder, no ha sido precisamente la promoción de tal o cual causa en favor o detrimento de tantas otras. Sino fundamentalmente en promover la desconexión de las demandas/denuncias oenegistas de otras tantas demandas políticas. Desconectar la causa ambiental de los legados de las luchas populares, o a los debates en torno a la enseñanza y la formación psicoanalítica de la política real, son formas que asume la dominación neoliberal en su afán por disolver las identificaciones políticas. Justamente la tarea de las izquierdas es proponer esa articulación equivalencial. Como ha señalado Jorge Alemán: “La izquierda impediría, o intentaría impedir, que el particularismo solo quedara en eso, en una pura mostración de un goce idiosincrático”. El movimiento de los Derechos Humanos en Argentina es un ejemplo al mundo, en tal sentido, por haber podido agujerear la maraña oenegista e inscribir a la demanda por Memoria, Verdad y Justicia en las tradiciones de las luchas populares de la Patria Grande Latinoamericana.

4 Para finalizar, cabe aquí nuevamente parafrasear a Hugo Chávez en su discurso en Copenhague en el año 2009: “el otro fantasma del que hablaba Carlos Marx, ese anda por ahí también, más bien es como un contra fantasma, el socialismo, ese es el rumbo, ese es el rumbo para la salvación del planeta, no tengo yo la menor duda, y el capitalismo es el camino del infierno, a la destrucción del mundo”. Es que, de un modo similar, no nombrar al pseudo discurso capitalista permite dejar también innombrada a la izquierda lacaniana y a la enseñanza de Jorge Alemán en torno a la época, sus alcances y consecuencias políticas, éticas y clínicas.

En este sentido, si como señala Alemán en su último libro “Ideología. Nosotras en la época. La época en nosotros”, la brecha entre fantasma e ideología es la condición de posibilidad, aún, para la emergencia subversiva del sujeto del inconsciente ¿hasta cuándo ciertas instituciones lacanianas y psicoanalistas pueden seguir permaneciendo indemnes frente a los procesos de la época en los que la voz y la mirada capitalistas pujan por cerrar esa brecha entre fantasma e ideología, en pos de la producción final de una subjetividad sin sujeto?

Por otro lado, frente a la crisis climática tampoco debemos pasar por alto la novedad al mundo que han traído los populismos o izquierdas latinoamericanas en los últimos años. Desde los conceptos del Sumak Kawsay (o Buen Vivir), de la Pachamama (o naturaleza) como sujeto de derechos, pasando por las propuestas de la asunción por parte de los países del Norte de su deuda ecológica con los Países del Sur, o de una Declaración Universal de los Derechos de la Naturaleza, o de la creación de una Corte Internacional de Justicia Ambiental, hasta el planteo de la imprescindible construcción de una nueva estructura financiera internacional para hacer frente a la crisis climática2.

En definitiva, la enseñanza psicoanalítica puede aportar decisivamente en el análisis de la época pero, más aún, en dar cuenta de un saber hacer con el circuito capitalista, más allá de él.

Más aún cuando desde movimientos sociales ambientalistas del Sur comienza a nombrarse el neologismo ecocidio para dar cuenta de los efectos devastadores provocados por el capitalismo neoliberal. Pero claro, cabe advertir que no hay ecocidios sin genocidios.

Es que el neoliberalismo no se ha impuesto en casi ningún lugar del globo mediante simples consensos, sino mediante dictaduras y autoritarismos que provocaron genocidios por razones políticas. El exterminio del opositor político en Iberoamérica, desde España hasta Argentina ha sido el camino para la instauración de modelos de acumulación basados en la desindustrialización, el extractivismo, la transnacionalización, la turistificación y la financiarización de sus economías.

Nuevamente aquí la enseñanza de Jorge Alemán es clave para comprender las vías ya existentes y futuras a la construcción de alternativas. La tríada duelo-memoria-deseo, entiendo, es fundamental a tal efecto. El derecho al duelo de los ecocidios y genocidios sufridos por nuestros pueblos, puede activar en los trabajos de memoria el deseo por reivindicar los legados de las luchas populares3. Legados populistas, rojos, rosas, comunistas, peronistas, socialistas, feministas, anarquistas… pero que, en cualquier caso, pueden permitirnos no ceder en nuestro deseo de emancipación.

Referencias

Alemán, Jorge (2010). Para una izquierda lacaniana… Buenos Aires: Grama.

Alemán, Jorge (2021). Ideología. Nosotras en la época. La época en nosotros. Bs. As: NED.

Foa Torres, J. (2017). Lógica del riesgo y patrón de desarrollo sustentable en América Latina Políticas de gestión ambientalmente adecuada de residuos peligrosos en la ciudad de Córdoba. Córdoba: Editorial del Centro de Estudios Avanzados. https://rdu.unc.edu.ar/bitstream/handle/11086/5605/Foa%20Torres%2c%20Jorge.pdf?sequence=1&isAllowed=y

Foa Torres, J. (2019). “Cambio Climático y Populismos en América Latina: Un análisis comparativo de los posicionamientos de Argentina, Ecuador, Chile y Brasil en vistas al Acuerdo de París de 2015”. Prometeica, n° 18, 24-35. ISSN 1852-9488. https://prometeica.com/ojs/index.php/prometeica/article/view/240

Foa Torres, J. & Reynares, J. M. (2021). “El Lazo Social Aún: el Discurso Populista”, Lacan:Emancipa, en la web: https://lacaneman.hypotheses.org/1930?fbclid=IwAR0WN-D3yrTLraPxQubKwME3OUMDMAncf6X_AuSYI01LX-sjkpKwrtapsD4

García Linera, Álvaro. “El “oenegismo”, enfermedad infantil del derechismo. (O cómo la “reconducción”, del Proceso de Cambio es la restauración neoliberal). La Paz – Bolivia.

Lacan, Jacques (1974) A la Escuela Freudiana, 30 de Marzo de 1974.

Miller, Jacques-Alain (2003). El inconsciente es político. Lacaniana, n° 1, pp. 9-19.

Miller, Jacques-Alain (2005): “Una Fantasía”. Lacaniana, n°9, pp. 9-19.

1 Ver: Foa Torres, 2017.

2 Al respecto ver: Foa Torres, 2019.

3 En un sentido similar hemos identificado junto a Juan Manuel Reynares al Discurso Populista como aquel que surge de una “operación que se produce sobre el circuito rizomático del discurso capitalista y que al torcer su curso, introduce un corte ubicable en el lugar del Otro. No es, por tanto, un afuera de su circularidad sino una experiencia que bajo la forma de un estiletazo suspende -aunque más no sea de modo transitorio- la hiper conexión del discurso capitalista” (2021).


También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search