La niña de TikTok y los estragos de la pantalla.

Lidia Ferrari

Tuve la oportunidad de estar en relación con una niña de siete años durante una semana, en el alojamiento de sus padres. En el verano del 2020 la pandemia había conducido a esa familia como a otros a ‘achicarse’, es decir, despedir empleados y arreglarse solos en su gestión. El hecho es que los padres de la niña trabajaban todo el día y la niña, hija única, sin escuela y sin poder salir de su casa sino excepcionalmente, compartía su día con ellos y los huéspedes. 

Apenas la conocimos se acercó para mostrarnos sus videos de TikTok. Se filmaba bailando casi durante todo el día. En la cena, cuando llegaban los comensales rápidamente hacía contacto con ellos. Las conversaciones, a poco de iniciar, se referían a su baile en TikTok. Se asistía a disputas por el celular porque los padres intentaban limitarle su uso. En esa lucha los padres renunciaban por sus múltiples ocupaciones y por la obstinación de la niña. Hablaba muy bien para sus siete años y conquistaba a los clientes. Pero la seducción inicial declinaba cuando se imponía su perfil invasivo que hacía imposible hablar de otra cosa que de su performance. Se acopló a una pareja de jóvenes que la adoptaron, pero cuando le pedían que dejara el celular, lo discutía y si no cedían, se alejaba. No parecía haber posibilidad de regular su afición. Dijo en varios momentos que quería ser bailarina cuando fuera grande. Pero no se trataba de una ‘vocación’ por la danza sino de una pasión por su imagen, como si ese mirarse y grabarse no le permitiese verse. En una cena conquistó a una familia recién llegada que terminó grabando videos mientras cantaban y ella bailaba.

Producía cierta amargura verla en su performance. Los padres oscilaban entre la impotencia y la indiferencia. Pero es que se tornaba imposible alojarla o regular sus actuaciones.

La niña era muy despierta y sabía convocar el interés de su interlocutor. Pero no disponía de los límites del pudor o de la distancia que procura la timidez. ¿Estaba poseída por TikTok o ella lo poseía y la volvía impermeable a todo exterior? En muchos adictos se puede ver la fragilidad frente a la potencia de su compulsión. Sin embargo, el celular en sus manos parecía dotarla de omnipotencia.

Esta niña tan pequeña nos interroga sobre las condiciones para que esto pueda suceder. No sería apropiado hacer responsable a la aplicación TikTok. Los padres, por otro lado, estarán comprometidos como todos los padres en la neurosis de sus hijos. Pero no podemos dejar de pensar que para que una niña despliegue esta compulsión, debe tener al alcance de la mano dispositivos que para criaturas tan pequeñas pueden llegar a ser nefastos.

Las consecuencias en niños de corta edad del uso excesivo de videos en Internet o de acceso a estos dispositivos invitan a la reflexión. Sin experiencia en clínica psicoanalítica con niños, mi aproximación podría ser llamada de mirada clínica de lo social, a pesar de que esto pueda disparar objeciones varias. Lo que intento pensar es cómo el Otro de lo social incide, sobre todo en estas etapas de construcción subjetiva. He leído a psicoanalistas de niños que narran desde su experiencia la incidencia de los video juegos, internet y la pandemia en la vida sus pacientes. Se trata de la mirada clínica acerca de un sujeto en análisis. El Otro, tome las formas que tome, siempre será una cuestión para considerar dentro del universo clínico del dispositivo analítico.

En cambio, intento una mirada sobre este mundo tecnológico de hoy, el de los video juegos, el del predominio de la imagen sobre la palabra y el texto. Si bien no podamos sacar conclusiones generales acerca de cómo pueden incidir en cada quien, esto no supone que no podamos analizar el espíritu de época, la manera en que la tecnología y las maneras de convivialidad que imponen pueden incidir en el sujeto y, en especial, en niños y adolescentes.

La pandemia muestra un lado oscuro no sólo en relación con la enfermedad que procura el virus sino a la preeminencia casi exclusiva de cultivar relaciones sociales a través de la pantalla. Un niño muy activo en los tiempos previos de la pandemia, muy deportista y poco aficionado a los videojuegos, en tiempos de la pandemia comenzó a estar todo el día con la Play Station de manera compulsiva lo que le procuró temblores de manos y cuerpo similares a trastornos neurológicos. Su familia, luego de la visita médica, se deshizo de la Play Station y se ocupó de que el niño no estuviera mucho tiempo frente a la pantalla. El niño al alejarse de los videojuegos comenzó a leer y a escribir canciones, pero quedó marginado del encuentro con otros niños de su edad que sólo se relacionaban a partir de esos videojuegos. 

Así como ocurre con diferentes tipos de trastornos adictivos es probable que tarde o temprano el Estado se interesará del problema de la accesibilidad de los niños y adolescentes a estos nuevos dispositivos, aplicaciones y plataformas a partir del acceso a Internet. Hay muchos intereses para que esto no se produzca, sobre todo, de quienes se ocupan de fabricar plataformas y productos para el público menor de edad. Esta industria monumental tiene de aliados a los adultos que son los que adquieren los productos y los entregan a los niños. ¿Por qué razón los adultos pierden el poder de regular, tutelar y administrar el tiempo del niño o el adolescente frente a las pantallas? Porque ya habían cedido, en un primer momento, esa tutela a la pantalla. Es similar a lo que se produce cuando se envía a un niño a la escuela, a un campo de deportes, a una escuela de danzas o a jugar con sus amigos. Por fortuna la tutela de los padres descansa en esos otros necesarios para su socialización. El problema es que aquí se trata de una pantalla que captura al niño. El efecto de fascinación infantil frente a las imágenes en movimiento no es similar a las imágenes estáticas de un libro pues éstas favorecen una apuesta a la imaginación. Los videos y los video juegos ejercen una fascinación especial en tanto la rapidez del movimiento y cambio de las imágenes exigen menor tiempo para procesar lo que se ve. Ciertas películas de las décadas del ‘50 o del ‘60 ya no son soportadas por su lentitud, pues dejan demasiado lugar vacío para los espectadores actuales.

Siempre los niños han escuchado música y canciones de las voces de las personas que los rodeaban, de la radio, de los aparatos de música. En la escucha el niño libera el cuerpo que no precisa estar inmóvil para poder oír. El video es otra cosa. Es frecuente que el acceso a la música y canciones en los niños pequeños se realice actualmente a través de videos, y se puede observar que la imagen los fascina más que el sonido. ¿Quién no habrá visto en restaurantes padres que colocan el celular detrás del plato para que el niño coma petrificado frente las imágenes?  Los videos infantiles poseen colores vivaces, diseños atractivos y personajes caricaturales de allí la pregnancia de los dibujos animados. El video requiere una cierta inmovilidad del cuerpo del espectador. La mirada no puede sustraerse de la imagen para no perderla, mientras el sonido permite el movimiento sin que se lo pierda. Como la niña de TikTok, que está atada a la imagen a pesar de bailar y moverse frente a la pantalla.

Estos tiempos de predominio de las imágenes y videos en la conexión social a través de Internet, son momentos inaugurales que implican una modificación profunda de la vida cotidiana. No sólo la Pandemia ha acelerado el establecimiento de las relaciones humanas a través de una pantalla. Ya se estaba produciendo una preeminencia de actividades sea de trabajo o de entretenimiento a partir de la tecnología que lidera Internet. Las nuevas generaciones nacen con una relación estrecha a la pantalla. Difícil medir los alcances y consecuencias para la estructuración subjetiva en estos momentos de mutación. Pero ya están presentes algunos síntomas. Desde los jóvenes japoneses con su «hikikomori», síntoma de aislamiento social a tipos nuevos de trastornos ligados a dispositivos y aplicaciones. Un amplio campo de problemáticas está emergiendo y deberá ser tomado en cuenta por quienes se ocupan de la salud mental o de la salud en general. Es una agenda totalmente abierta y de desafío para el psicoanálisis y las ciencias sociales y humanas.

A pesar de que no sabemos mucho acerca de estas nuevas problemáticas hay algunos planteos que deberíamos tener en cuenta como lo dicho -en la película ‘Lo and Behold: Reveries of the Connected World ’ de Werner Herzog de 2016- por un pionero de Internet, Leonard Klimrock, de la Universidad de California (UCLA):

“…lamento profundamente el hecho de que el razonar analítico y el razonamiento imaginativo, ese razonamiento creativo, se perdió. En mi opinión, las computadoras y en cierto sentido Internet son los peores enemigos del razonamiento analítico profundo. La juventud de hoy utiliza máquinas para básicamente reemplazar su análisis de las cosas que están observando. Ellos no entienden lo que están viendo o lo que están escuchando, lo que están aprendiendo. Dependen de lo que Internet les diga y les descifre para ellos. Ven números en vez de ideas. No logran comprender conceptos y esto es un problema”.
La OMS en 2019 ha decidido incluir el trastorno por el uso de videojuegos como un caso especial del trastorno del comportamiento debido al uso excesivo de móviles, ordenadores o directamente, de Internet. Su inclusión en la lista de enfermedades se hará efectiva recién en 2022. La consecuencia de esto y por eso protestan las industrias del videojuego es que su inclusión supone que los países adscriptos a la OMS deberán ir preparando distintos tratamientos y medidas de apoyo para el ‘gaming disorder’.

Ahora bien, ciertos organismos que se ocupan de establecer criterios diagnósticos en salud no sólo se ocupan de problemas que circulan, sino que, a veces, pueden estar delineando futuros negocios ya sea farmacéuticos o psiquiátricos.  No obstante ello, si bien la inclusión de este tipo de trastorno no supone que esté bien definido el problema, dirige la mirada a cuestiones que están siendo dejadas en manos de la industria del entretenimiento sin regulación. Sabemos que no es porque no se venda alcohol a los jóvenes que se elimina alcoholismo juvenil. Pero puede ser una alerta para un público más amplio, como padres y tutores que son los que procuran los dispositivos a los niños ya que nadie les ha dicho aun de sus potenciales riesgos.
 
La inclusión de trastornos como la compulsión a los videojuegos dentro de la categoría de las adicciones podría suponer un tratamiento similar al de las otras adicciones, poniendo el acento más en la estructura adictiva del sujeto que en el objeto de su compulsión, como puede ser al consumo de sustancias, juegos de azar, video juegos, etc.

Dos cuestiones se pueden derivar de ello. Por un lado, que si así fuera es legítimo el temor de las industrias del video juego porque tarde o temprano se deberá decidir sobre la accesibilidad de los menores de edad a esos productos, como se hace con el tabaco y la limitación de la venta de alcohol a los menores de edad. Existe una disputa actual acerca de la accesibilidad a los juegos de azar. Hay gobiernos que acuerdan con los intereses de los empresarios de los juegos de azar y hacen menos restrictivo su acceso mientras que, por el contrario, hay gobiernos más preocupados por el cuidado de los ciudadanos que intentan poner barreras a su utilización. Esa disputa política y económica se produce porque las autoridades sanitarias consideran que el acceso irrestricto a los juegos de azar contribuye a la compulsión al juego. De una forma similar de considerar la compulsión a los videojuegos se podría seguir una reflexión y una intervención respecto a la accesibilidad a los mismos por parte de los menores.

Por otro lado, una discusión necesaria y en la cual no deberían necesariamente intervenir los organismos de salud, es la discusión acerca de lo que significan estos trastornos en la vida humana actual, cómo ellos expresan un modo del malestar de la cultura con un perfil diferente a lo conocido. Desde hace unas pocas décadas estamos asistiendo a una mutación que se podría llamar antropológica debido a la incidencia de estas nuevas tecnologías. No se trata del mismo mundo que se fue pronunciando acerca del uso perjudicial del alcohol, sobre los trastornos del tabaquismo o del consumo de drogas. Las relaciones sociales se están transformando radicalmente a partir de esto que podemos llamar ‘modernidad tele-tecno-mediática’, como lo menciona Derrida, o con el más contemporáneo ‘infoesfera’. En este mundo que se está construyendo a pasos agigantados hay una definitiva omnipresencia de Internet y los dispositivos que le son afines. No se trata de un objeto que puede o no adquirirse en un mercado o en una tienda. Se trata de la existencia de dispositivos implantados en la esfera más íntima de cada individuo. El celular, la tablet, Internet acompañan todas las horas de la vida de una persona y sus peligros o sus beneficios la asisten hasta mientras duerme. Estamos todos conectados a Internet y nuestra vida -incentivada por la Pandemia- está decididamente conectada en modo online con el mundo. Los video juegos o TikTok son nombres de las protuberancias que emergen del suelo en el cual florecen esos dispositivos que, aunque ellos en particular no existieran, de todos modos, no dejaría de producir múltiples trastornos derivados de ese particular suelo cultural donde transcurre la vida. Estos trastornos podrían ser leídos como síntomas que denuncian un orden de cosas. ¿Podría ocurrir en un próximo futuro que la subjetividad estuviera de tal modo tallada por este orden tele-tecno-mediático que ni siquiera se produjeran anomalías y padecimientos que denuncien el malestar?
 
El intercambio social que la conectividad de internet ofrece a través de diversidad de dispositivos se presenta como la posibilidad de acceso a lo imposible en tanto pareciera no haber límites o fronteras que atravesar porque está todo allí, a la mano y en todo momento. No hay distancias ni obstáculos que atravesar. La figura de un tipo de adicciones derivadas de este suelo cultural es el de un tiempo sin límites. Se mencionan casos tan graves de adictos a videojuegos que por no poder alejarse de la pantalla llegan a morir por inanición. La muerte viene a producir el corte que el sujeto no puede realizar, tragado por la pantalla. Hay allí una falta de regulación temporal necesaria para la vida. Lo ilimitado de estos goces adictivos nos muestra, como en la niña de TikTok, que se puede construir una vida sin bordes a atravesar. Hay algo intrínseco al dispositivo, como son las plataformas digitales como Netflix donde alguien puede estar horas frente a la pantalla mirando series pues el formato no sólo se lo permite, sino que parece demandárselo. El acceso irrestricto a determinados contenidos no le solicita al sujeto ningún ritual ni ninguna espera, como podían hacerlo el cine o la televisión ‘antiguos’. En ellos el acceso al entretenimiento está organizado y regulado en tiempos y espacios que no controla. Lo obliga a la espera y a la organización de su vida a partir de coordenadas que le imponen los otros. Estos actuales dispositivos y plataformas facilitan la captura del sujeto por lo ilimitado de la posibilidad de la satisfacción. La niña de TikTok está constituyéndose en un universo donde las escansiones temporoespaciales parecieran ya no existir, es que ella posee el saber de su época que le dice que no debe esperar para obtener lo que quiere. Obviamente, deberemos interrogar en qué medida es ‘lo que quiere’  o si se trata de una imposición del dispositivo y del mundo que la rodea. Este espacio que se presenta ilimitado donde basta alargar la mano para obtener lo que se quiere afecta la constitución deseante y alienta formas compulsivas de estar en el mundo.
 
En la interesante película de Herzog hay un momento donde especialistas en Internet hablan de la aspiración de que en el futuro Internet se vuelva invisible, tan invisible como la omnipresente electricidad. Dicha invisibilidad supone una transformación de la vida humana mucho más invasiva y radical que la sucedida con la introducción de la electricidad. Se está abriendo un capítulo de necesaria indagación acerca de las consecuencias en la vida humana de las tecnologías derivadas de Internet y la transformación consecuente de las subjetividades que, por lo que estamos viendo, se presenta como inquietante.


También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. Mario ferrer dice:

    Muy interesante el artículo de Lidia Ferrari
    Desde ese bucear en las coordenadas de la época de pandemia y más allá
    Siempre me sentí reactiva a la imagen. Pero algo en el mecanismo del celular siento que me traga en cada detenimiento

  2. Monica dice:

    Termino de leer tu texto Lidia, comprendo qeu somos responsables de este tiempo, donde la metamorfosis es ya !! Yo Robot!! Con una forma de esta chiquitita. La responsabilidad, social y familiar, como en las adicciones es la primera conexiòn. Imagino a estos padres , de frente a este «fenòmeno» que padecen millones . Sin ser consuelo, se deja que «la vida» haga lo suyo. En un sistema ultra-capitalista, demandante de tus acciones compulsivas para el consumo, sin abnegaciòn, filial, antes o después los hijos son carne del sistema, Para el dolor de los propios, y de la sociedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search