¿Es Jeremy Corbyn antisemita?

Timothy Appleton

Labour Leader Jeremy Corbyn makes a speech at the Methodist Central Hall in Westminster on December 10 2016 in London England Mr Corbyn was joined by...

En el mismísimo momento en el que la izquierda internacional va celebrando importantes victorias en Bolivia y Chile, la izquierda británica ha tenido su peor semana en más de un año de semanas malas. El problema en esta ocasión ha sido la controversia que ha acompañado a la decisión del Partido Laborista, por primera vez en toda su historia, de suspender del partido a un exlíder: Jeremy Corbyn. ¿Por qué ha dado este paso?

La causa provisional ha sido la publicación, el jueves pasado, de un informe de la Equalities and Human Rights Commission (La comisión de igualdades y derechos humanos) del Reino Unido (EHRC) – una organización (creada por el propio Partido Laborista en 2007) que investiga el racismo institucional en el territorio de Inglaterra y Gales (Escocia e Irlanda del Norte tienen sus propios mecanismos) -, que ha criticado la gestión del Partido Laborista en relación al problema de antisemitismo (aquí definido como odio hacia los judíos) entre sus miembros durante el liderazgo de Corbyn. Curiosamente, la acusación contra Corbyn no apunta a que sea él el responsable de este problema, sino que al comentar sus conclusiones, no se mostró lo suficientemente penitente al respecto. El problema concreto, según el líder actual Keir Starmer, fue la observación de Corbyn de que el tema había sido en parte exagerado por fines políticos. Para dar una idea de lo dramática que ha sido la decisión de suspenderle, se podría señalar que el mismo partido sigue contando entre sus miembros a otro exlíder, Tony Blair, del que, se podría argumentar justificadamente, es un criminal de guerra. ¿Cómo hemos llegado, entonces, a este punto?

Quizás primero debería preguntarse si el problema de antisemitismo en el Partido Laborista es realmente tan importante como para merecer una investigación por parte de la EHRC, que sólo una vez ha investigado a un partido político: el British National Party (esencialmente, el Frente Nacional). Considero que la respuesta a esta pregunta es sencilla: no. Debo añadir que, independientemente de las capacidades impresionantes de Google Translate, me siento más cómodo escribiendo la frase anterior en una lengua no-inglesa. En Inglaterra, se consideraría bastante escandaloso comentarlo. Si todavía fuera miembro del Partido Laborista, estaría en riesgo de expulsión sólo por publicarla. Pero sinceramente creo que es el caso. Incluso iría más lejos. Pienso que la estrategia política de acusar el Partido Laborista de antisemitismo es el fraude político anti-izquierdista más grande que se ha cometido en las Islas Británicas desde la carta de Zinoviev, es decir, el momento en 1924 cuando The Daily Mail publicó el texto de una carta falsa, durante la campaña de las elecciones generales de aquel año, insinuando que los líderes del Partido Laborista iban preparando un golpe comunista en Reino Unido, con la participación del Politburó ruso. Me parece que acusar de antisemitismo a un político que ha pasado toda su vida defendiendo a la comunidad judía (poniendo en juego a veces con su propio cuerpo[1]) es algo inusualmente asqueroso, en un país donde la cultura mediática ya es, de por sí, bastante asquerosa. Además, tachar a sus seguidores – gente corriente y trabajadora – de antisemitismo sólo porque quieren nacionalizar los trenes, me parece repugnante.

Después de la campaña anti-laborista reciente, se descubrió, en una encuesta de 2018, que un 51% de los votantes británicos creían que el partido tiene un problema de anti-semitismo y un 34% opinaban que Corbyn tiene opiniones antisemitas.[2] Una respuesta obvia a estas ideas es que, dado que los laboristas habían recibido 13 millones de votos (40% del total) en las elecciones del año anterior, si realmente fuera el caso que el Partido Laborista sea institucionalmente antisemita, se deduciría que a los británicos les importa un carajo el antisemitismo. Esto empieza a dar una idea de lo peligroso que es el juego de las fuerzas conservadoras y su despliegue mediático en Gran Bretaña en el periodo reciente.

En verdad, cualquier análisis imparcial tendría que concluir que una descripción del Partido Laborista como antisemita es temeraria. En un momento determinado, YouGov (una empresa encuestadora intrínsecamente anti-laborista) reveló que en realidad los niveles de prejuicio antisemita en el Partido Laborista habían bajado durante la época del liderazgo de Corbyn, en comparación con la época anterior.[3] Si este problema nunca se había mencionado antes, ¿por qué hacerlo ahora? Además, es muy sospechoso que, desde que Corbyn dejó de ser líder, en 2020, la cuestión prácticamente no ha vuelto a mencionarse en los medios (exceptuando esta semana). Podría añadirse que la encuesta de YouGov mencionada anteriormente mostró que el Partido Conservador alberga opiniones más antisemitas que el Partido Laborista. Lo curioso es que los conservadores nunca han sido investigados, ni tampoco por los casos numerosos y celebrados de islamofobia entre su miembros.[4]

Al final, el informe de la EHRC tampoco encontró pruebas importantes de antisemitismo institucional en el Partido Laborista. Simplemente criticó algunas cuestiones de procedimiento. Primero, atacó a los líderes por intervenir políticamente en unos casos concretos. Ahora sabemos que lo hicieron para agilizar el proceso, que supuestamente es lo que todo el mundo quería. También el EHRC criticó a los administradores (no el liderazgo) por no proporcionar la formación adecuada para los empleados que tenían que procesar las quejas de antisemitismo en el partido. Por último, el informe identificó dos casos de acoso a miembros judíos del partido. En mi opinión, es bastante cuestionable que sean estos realmente casos de acoso.

Estas conclusiones limitadas no son sorprendentes. Durante el apogeo de la crisis – en febrero 2019 – la secretaria general del partido, aliada de Corbyn, dio un extraño paso al publicar los datos sobre los procesos disciplinarios relevantes, en un intento vano de silenciar las críticas al partido.[5] Aquí van: en total, hubo 673 investigaciones. En 220 casos, no hubo pruebas suficientes para proceder con la queja; en el mismo momento, 211 casos estaban pendientes de resolverse; en 146 de ellos, la persona siendo investigada había recibido un aviso oficial sobre el uso de lenguaje que pudiera interpretarse como anti-semita; 96 personas habían sido suspendidas, esperando más investigación; y 12 personas habían sido definitivamente expulsados. ¿12? ¿De más de 550,000 miembros (y aún más si se incluyen los miembros asociados, en los sindicatos, por ejemplo)? Por supuesto que 12 antisemitas es demasiado (si verdaderamente podemos asumir que se trata de gente antisemita; hay casos famosos de expulsiones de gente que claramente no lo es; ¡algunos de ellos judíos!) No obstante, en un grupo de más de medio millón de personas, siempre sería posible encontrar un puñado de personas que creen en cualquier idiotez. Quizás Corbyn tenía razón, entonces, al concluir que la cuestión de antisemitismo laborista había sido una exageración política. Si es así, sin embargo, ¿qué es lo que realmente está pasando aquí?

No hace falta ser Sherlock Holmes para adivinarlo. El auge meteórico del populista de izquierdas de Corbyn – se estima que con unos 2,300 votos más se hubiera convertido en Primer Ministro del Reino Unido en 2017 – era tan inesperado e insoportable para el establishment británico que tenía que acabar con él. El problema para ellos era, ¿cómo hacerlo? Las políticas que había propuesto este  humilde señor tenían el apoyo de la mayoría de los británicos, y – sobre todo durante la campaña electoral de 2017 – su popularidad personal creció dramáticamente. Tal vez H.G. Wells habría descrito el proceso así: desde otro punto de espacio, intelectos fríos y calculadores observaban el corbynismo con ojos envidiosos mientras elaboraban con lentitud sus planes contra él. Al final, decidieron acusarle de antisemitismo. Era el cargo perfecto porque tiene la misma estructura lógica que la pregunta tramposa mítica, discutida por Steven Pinker en su libro The Blank Slate: “¿cuándo dejaste de pegar a tu mujer?” Imposible contestarla sin incriminarse. Una y otra vez, los periodistas sesgados, vendidos, o simplemente mojigatos, de Gran Bretaña, le preguntaron a Corbyn, durante las entrevistas incoherentes que le hicieron, si reconocía el problema de anti-semitismo en su partido. Si lo reconoció, se escandalizaron; si no lo reconoció, se escandalizaron igual. Esta polémica creció en intensidad durante todo su liderazgo, hasta el punto de que, en la última entrevista importante que concedió a la BBC antes de las elecciones de 2019, los dos interlocutores pasaron la mitad del tiempo (15 de 30 minutos) hablando de este tema, en vez de discutir las políticas de su partido.[6] Es difícil no ver en esto una manera de atarle las manos a Corbyn, y obligarle a participar en debates que no le favorecieron nada al nivel político, y le impidieron hablar de su propio proyecto político.

El debate sobre esta cuestión era tan histérico que al final, en páginas como Twitter, hubo cazas de brujas por todos lados, discusiones increíblemente violentas, incluso litigios[7], y paulatinamente, la acusación de antisemitismo empezó a vaciarse de todo significado fijo, y a convertirse en una cuestión de puro politiqueo. Si no te gustaba lo que te dijo otra persona, y esa persona había usado la frase “esta gente”, le podrías acusar de utilizar un tropo anti-judío. Alternativamente, emplear públicamente una frase como “el lobby israelita” (¡que es algo que realmente existe; francamente, sería raro si no fuera así!) se consideraba evidencia de prejuicio anti-judío. En suma, se generó un caos, que amenazó con envolver todo lo que rodeaba a Corbyn. Momentos especialmente memorables de esta campaña propagandística incluyeron aquel en que el editor de derechas, del periódico más importante de la comunidad judía en Inglaterra acusó a Corbyn de tener en mente a los judíos cuando criticaba a los banqueros (que es un tropo antisemita en sí mismo) y una diputada laborista de derecha – por lo tanto, anti-Corbyn – quien acusó a los de la izquierda anti-capitalista de su propio partido de ser, al fin y al cabo, antisemitas (otro tropo antisemita).[8] Las contradicciones en las que caen cuando hacen acusaciones de este tipo son muestras claras de su mala fe.

En realidad, las bases de esta campaña se sentaron hace mucho tiempo, quizás desde el primer día del liderazgo de Corbyn. No sólo era necesario derrotarle, sino también humillarle públicamente, para que nadie intente nunca más cambiar la estructura social en Gran Bretaña. De ahí la acusación orwelliana de esta semana contra él: de no ser lo suficientemente penitente ante sus acusadores. Pero hay otra conclusión que me gustaría añadir aquí. Creo que toda esta campaña contra los laboristas es al fondo una manera de acabar con la política populista como tal. Esta observación puede parecer redundante: si Corbyn se considera populista, acabar con él es acabar con el populismo. Pero hay un matiz que creo que a veces pasa desapercibido en la maniobra relevante.

El populismo, debe recordarse, se basa en la división social y además incorpora una dimensión subjetiva y, de la misma manera, ética, que es la que le proporciona su apariencia personalista, tan a menudo comentada. Es decir, no se trata de una teoría puramente estructuralista; la teoría populista propone que la división social existe, y que alguien debe asumir responsabilidad subjetiva sobre ella. En una palabra, el populismo personaliza el antagonismo. Veamos un solo ejemplo del discurso del propio Corbyn:

Los banqueros como Morgan Stanley no deberían dirigir nuestro país, pero creen que lo hacen, porque el partido que financian y protege sus intereses, el Partido Conservador, está en Downing Street. Es por eso que quieren mantener a los Tory allí, porque su economía amañada y sus recortes de impuestos para los más ricos les valen. Estos son los mismos especuladores y jugadores que estrellaron nuestra economía en 2008 y luego tuvimos que rescatarlos. Su avaricia hundió al mundo en una crisis y aún estamos pagando el precio, porque los Tories utilizaron las consecuencias de la crisis financiera para imponer una austeridad innecesaria y profundamente perjudicial. Eso significó una crisis en nuestros servicios públicos, la caída de los salarios y la mayor caída en los niveles de vida durante más de 60 años. Enfermeras, profesores, dependientes, albañiles, casi todos encuentran dificultades para sobrevivir, mientras que el CEO de Morgan Stanley se pagó a sí mismo £21,5 millones el año pasado y los bancos del Reino Unido pagaron £15 mil millones en bonos. El Partido Laborista es un movimiento creciente de más de medio millón de miembros y un gobierno en espera que funcionará para los muchos. Entonces, cuando dicen que somos una amenaza, tienen razón. Somos una amenaza para un sistema dañino y fallido que está diseñado para unos pocos.[9]

La clave aquí es que es fácil confundir – sea de forma literal o retórica – este tipo de discurso con el antisemitismo, que efectivamente echa la culpa a un grupo limitado de personas el sufrimiento de todos los demás. Ahora, cualquier análisis serio mostraría que no son lo mismo. El antisemitismo es evidentemente un discurso racista, y de esta manera tiende a solidificar la diferencia social, creando así una situación en que sólo puede expresarse como violencia ciega. El populismo, en cambio, destaca la contingencia última de la diferencia social y, por lo tanto, la posibilidad de reestructurarla, sin la necesidad de recurrirse a la violencia física. Por otro lado, los críticos de Corbyn no han realizado, claro, un análisis serio. Una vez Margaret Thatcher hizo este comentario famoso: “La economía es el medio; el objetivo es cambiar el corazón y el alma”. Mutatis mutandis, quizás podamos concluir, con respecto a la tan famosa “crisis de antisemitismo en el Partido Laborista”, que el antisemitismo es el medio; el objetivo es acabar con el populismo.

Personalmente, considero que la gente que usa el sufrimiento histórico de los judíos sólo para eliminar un adversario democrático de la peor imaginable éticamente. Lo más terrible es el hecho de que, cuando inventan tales acusaciones, dañan también a la propia comunidad judía, convirtiéndole en el mismo momento – en contra de su propia voluntad, en muchísimos casos (pero no en todos: también sería injusto – por no decir antisemita – imaginar que todos los judíos tienen, ni tienen que tener, la misma opinión política) – en el obstáculo para el cambio social progresista. Si tengo razón, entonces, al pensar que el antisemitismo es una forma de racismo únicamente pernicioso, creo que es razonable deducir que la actitud de las que quieren destrozar a Corbyn es la más peligrosa de todas.


[1] Aquí una lista de los actos históricos de Corbyn en defensa de los judíos, incluyendo como su representante parlamentario: https://skwawkbox.org/2019/07/09/fifty-times-jeremy-corbyn-stood-with-jewish-people/

[2] https://www.theguardian.com/politics/2018/apr/08/labour-antisemitism-opinion-poll

[3] https://skwawkbox.org/2018/03/29/exclusive-caa-yougov-data-show-labour-significantly-less-antisemitic-under-corbyn/

[4] https://www.theguardian.com/politics/2020/mar/05/300-allegations-of-tory-islamophobia-sent-to-equality-watchdog

[5] https://www.theguardian.com/politics/2019/feb/11/labour-has-looked-into-673-cases-of-alleged-antisemitism-figures-show

[6] https://www.bbc.co.uk/programmes/m000bqpt

[7] https://www.theguardian.com/society/2019/feb/21/rachel-riley-and-tracy-ann-oberman-to-take-legal-action-after-twitter-abuse-antisemitism

[8] https://www.thecanary.co/uk/2018/09/16/a-newspaper-editor-claims-jeremy-corbyn-is-antisemitic-for-calling-out-inequality-2/; https://labourlist.org/2019/03/siobhain-mcdonagh-links-anti-capitalism-to-antisemitism-in-labour/

[9] https://www.youtube.com/watch?v=pfYEiDg67AI


También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Caya M Dalton dice:

    Creo que el autor expresa de manera fehaciente el sentir de la mayoría de más de 550,000 personas que se adscribieron al Partido Laborista por lo que inspiraba la persona e ideas de Jeremy Corbin, sin apreciar en ellas rasgos de antisemitismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search