Nueva normalidad : Nueva institucionalidad.

José García Molina

El lenguaje usual es fiel, hasta en sus caprichos, a alguna realidad.

S. Freud. Psicología de las masas y análisis del yo.

El paso a una ‘nueva normalidad’ es una de las expresiones más repetidas y escuchadas desde que se desencadenó la crisis sanitaria del COVID19, convertida en pandemia, que dio paso a medidas políticas excepcionales en forma de estado de alarma y confinamiento. Sumergidos en este tiempo de a-normalidad, nadie hasta ahora se ha aventurado a explicar el diseño o la previsión de la forma que ésta habrá de tomar más allá de las decisiones políticas tomadas al compás de una realidad marcada por el baile de cifras de contagios y fallecimientos y de las conjeturas filosóficas. Millones de personas en todo el mundo han experimentado la angustia por la pérdida de su salud, de sus empleos o negocios, de sus seres queridos. Mientras tanto buena parte de lo que los medios de comunicación nos ofrecen sobre los dichos y hechos de la clase política parece correr por un carril paralelo. Los debates y disputas entre apocalípticos e integrados cobran la intensidad propia de las ‘épocas calientes’ de la política. La política como espectáculo debe continuar, no le está permitido ni el descanso ni la reflexión sensata porque ya apenas vive de y para la constante polémica mediática que inunda las horas de radio y televisión, los canales de WhatsApp, las redes sociales, etc. Cualquier decisión es torticeramente cuestionada, a priori o a posteriori, en un cálculo de impactos cotidianos que ignora irresponsablemente los marcos propios de una política de largo alcance: los principios y valores éticos y políticos de la democracia, el aprecio por la verdad y la búsqueda del bien común. La Política (aquella que, en ocasiones, se escribe con mayúscula y se legitima en la honradez de sus decisiones) se ha convertido en el rehén favorito del proselitismo y de los atizadores de la superstición y el miedo contra los que siempre combatió Spinoza.

No todo es político, pero en estos días extraños la política muestra en toda su crudeza que cualquier cosa es politizable. Solo hay que asomarse a la vergonzante instrumentalización que buena parte de las derechas —gobiernen o no— están haciendo de la pandemia y que nos han dejado desde acusaciones de vivir en una dictadura o en un estado totalitario hasta, como viene ocurriendo en Estado Unidos, afirmaciones de que los efectos del coronavirus son causados por los estilos de vida de las minorías.[1] No, en ningún sitio está escrito que las tragedias y los grandes retos colectivos saquen lo mejor de nosotros mismos. La historia nos ha demostrado con frecuencia que las crisis (bélicas, económicas, orgánicas o de representación)  son un excelente caldo de cultivo para la emergencia de revoluciones igualitarias y emancipadoras, para la demanda de cambios en las relaciones de hegemonía y/o dominación vigentes, para la transformación de una sociedad que ha visto incumplidos o rotos los consensos y consentimientos sobre los que se sostenía, para avanzar hacia otros modelos más justos y equitativos; etc.; pero también nos ha enseñado que las crisis pueden instrumentalizarse para potenciar los resortes pasionales más bajos, los intereses más ruines y el racismo más indisimulado. Infundir miedo, en lugar de racionalidad o esperanza, siempre ha sido el arma política favorita de quienes prefieren gobernar sin preguntas ni cuestionamientos. Por ello, nunca está de mas releer y repensar las complejas relaciones entre pulsiones y civilización que Freud trató en El Malestar en la cultura, así como los vaticinios de Lacan acerca del previsible aumento del racismo a causa de la integración de las naciones en conjuntos económicos más vastos y de los manejos del (insoportable) goce del otro que ello provocaría. Ese es el mundo en el que vivimos, pero no tiene por qué ser el único posible. Cuando nadie está a salvo del riesgo, cuando la crisis alcanza a todos y nos vemos interpelados a pensar qué hacer de modo colectivo, estas posiciones no parecen los mimbres más adecuados para tejer cualquier normalidad.

En este contexto, más allá de las filias, las fobias y las tomas de partido, puede resultar interesante pararse a reflexionar sobre el sentido lingüístico y político de ese cuasi-oxímoron denominado ‘nueva normalidad’. No trataré, en ningún caso, de jugar a adivinar el futuro que nos espera. Me limitaré a poner en cuestión, intentando escapar del ruido y la furia ambientes, la enigmática fórmula preguntándome por sus posibles sentidos (también el político). La estrategia elegida procede a un breve análisis sobre las implicaciones que se derivan de poner el acento en uno u otro término —en la normalidad o en la novedad— para abordar en un segundo momento los escenarios políticos que pueden conjeturarse.

En primer lugar, cabría señalar que la normalidad extrañamente puede ser nueva. La normalidad —tanto en el sentido que la remite a la norma, como en el que la equipara a lo cercano, familiar o acostumbrado— es una construcción política, social y cultural elaborada mediante elementos heterogéneos que podríamos encontrar en lo ya pasado, en un antes hecho de sedimentos que se viven en el presente como naturales, normales, formando parte de un ‘sentido común’ normalizado. Cualquier normalidad presenta una estratificación política, social y cultural de normas, conductas y jurisprudencias que, a su vez, se sostienen sobre habitus que hacen las veces de ese sentido común sin el concurso del cual es difícil construir —al menos democráticamente y sin el recurso a la violencia— lo que en un momento dado vivimos como normal o normalidad. Que lo normativo y lo normal van de la mano es la más importante lección que deben retener quienes pretendan, en la política o en otros ámbitos de la vida social, cambiar de regla de juego. Por ello, y volviendo al caso que nos ocupa, poner el acento en la normalidad revelaría el deseo de volver a lo de antes, aunque forzados a incorporar distintas dinámicas en nuestras conductas sociales, laborales o afectivas que se verían todavía más atravesadas por la mediación de las tecnologías y el distanciamiento social. En otras palabras, apostar por poner el acento en la normalidad nos llevaría a «hacer lo de antes, pero de otro modo». Siguiendo aquel famoso texto de Thomas Kuhn sobre las revoluciones científicas, para este imaginario político la crisis de la COVID19 sería una crisis en la que no cambiamos de paradigma, aunque la situación nos fuerce a realizar cambios al interior del paradigma en el que ya estábamos viviendo.

Si contrariamente ponemos el acento en lo nuevo, en una normalidad todavía por hacerse y por llegar, deberíamos partir del supuesto de que sus enjarjes normativos y normalizadores se encuentran todavía en el interregno de las cosas hechas y las cosas por hacer. Pensar y construir la novedad requiere tomar consciencia de que, si bien no será posible desprendernos por completo de ellos, no nos bastará con el concurso de los elementos políticos, jurídicos, económicos, sociales o culturales ya sedimentados en la normalidad pre-pandémica. Habrá que examinar y diagnosticar concienzudamente toda repetición mortificante que impide la novedad buscada. Y es que si necesitamos algo nuevo es porque, volviendo a Kuhn, la crisis en la que estamos inmersos es de tal calado que ya no hay salida posible al interior de la normalidad del paradigma en el que vivimos; ya no basta con ciertos retoques o cambios en el paradigma vigente. Se impone entonces un cambio de paradigma que, como he intentado señalar, no debería ceder ante la ilusoria posibilidad de hacer tabula rasa, de reiniciar la sociedad, el sistema económico, político o el mundo entero. La sociedad y la política siempre acontecen in medias res, en medio de las cosas, en instituciones que promulgan y acatan normas, en modos de relación ya instituidas, en constituciones que no se borran por decreto. Las pedagogías, las terapias o las políticas que postulan alegremente la tabula rasa demuestran un profundo desconocimiento de la condición humana: tanto respecto de la insistencia de nuestros resortes pasionales como en lo relativo al peso de nuestra historicidad en la configuración de la normalidad.

Entonces, ¿cuál de estos sentidos u orientaciones tiene en mente la dirigencia política que habla de ‘nueva normalidad’? No será suficiente recurrir a un análisis lingüístico ni a un estrecho análisis del discurso para desentramar la verdad de la decisión política. En política, como quizás en la vida en general, es preferible estar atentos a lo que efectivamente se hace —a la verdad efectiva de la cosa, diría Maquiavelo— que a lo que se dice. Por lo mismo, si nos ubicamos en el cuestionamiento y el terreno del qué hacer como producción de novedad, es tan necesario poner distancia de las infernales soflamas de los apocalípticos como de la celestial quietud de los integrados. Pensar y actuar políticamente, desde los principios y valores democráticos, se aparta voluntariamente de tres tipos de plagas políticas: el idealismo de quienes imaginan la posibilidad demiúrgica de crear mundos radicalmente nuevos; el reaccionario atavismo político-social que delira con la imposible vuelta a un fundamento original, imaginario e idealizado; y la estrategia de promoción de las pasiones tristes. La política deja de serlo cuando se pierde en el espacio exterior, pero también cuando se empeña en volver a las cavernas.

En definitiva, cuando lo posible y lo imposible que esperamos de la política (ahora en forma de novedad) se desentiende de sus condiciones de posibilidad solo se cosecha fracaso. Si realmente queremos una nueva normalidad la tarea política de este momento llama a trabajar para construir para una nueva institucionalidad. Qué quiere decir esta nueva institucionalidad y cómo se construye es un problema que, a todas luces, no puede dirimirse en un artículo de estas características. Valga, a título provisional, el convencimiento de que no habrá cambios si simplemente damos continuidad a las formas actuales y vigentes del orden económico, social y jurídico, como tampoco la habrá mediante la simple interpelación al cumplimiento de códigos de civismo y buena conducta por parte de una ciudadanía que ha vuelto a ser duramente golpeada en sus modos de existencia y que desea y necesita algo más y mejor que simples buenos consejos.

Construir nueva institucionalidad no es una tarea sencilla que pueda desarrollarse en el corto plazo. Por lo mismo, el cortoplacismo imperante en una política convertida en espectáculo mediático es sinónimo de viaje a ninguna parte. Este encuentro con lo real, nunca experimentado de forma tan global y colectiva, abre una oportunidad a un verdadero momento político. Un momento político que se atreva a repensar la arquitectura de las instituciones de los Estados, las relaciones de la sociedad política con la sociedad civil, y para evaluar el valor y el vigor de nuestras constituciones políticas, sociales y económicas. ¿Estamos apelando a la necesidad de nuevos procesos constituyentes? Si como he intentado argumentar la normalidad se construye en el enredo entre lo acostumbrado y la norma, no habrá nueva normalidad sin cambios de calado en las normas políticas, económicas y sociales que venían configurando una normalidad (imposible de ser vivida normalmente para muchos) pre-pandémica.

¿Puede la política hoy practicada dejar en suspenso su narcisista guerra imaginaria y poner en el centro del debate la vida, nuestras vidas, unas vidas que no pueden ser entendidas exclusivamente desde la biopolítica (como zoe) sino desde la singularidad de la biografía (como bios)? Si no puede, poco cabe esperar demasiado de lo porvenir. Porque a pesar de la heroica pasión poética, sabemos que no siempre donde crece el peligro crece también lo que salva. A veces solo crecen otras pandemias. La miopía y el cortoplacismo políticos propios de la guerra de intereses particulares colaboran a la reproducción de este tiempo de anormalidad que bien puede prorrogarse e incluso extenderse. Estamos en una encrucijada y debemos decidir si la base constituyente de la futura normalidad será esta anormalidad o si apostamos por una nueva institucionalidad generadora de condiciones para otros modos de entender y vivir nuestras vidas.


[1] https://www.eldiario.es/theguardian/coronavirus-convierte-guerra-cultural-Unidos_0_1032397330.html


También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search