El coronavirus del capitalismo.*

David Pavón-Cuéllar

 

Cuento verdadero.

Conocemos el rumor de que el coronavirus fue creado intencionalmente como arma biológica en la guerra comercial entre las potencias capitalistas del mundo. Aunque estemos de acuerdo con los científicos más autorizados y descartemos esta idea por considerarla delirante[i], deberíamos preguntarnos por qué hay tantas personas que están creyendo en ella.[ii] No tendríamos que subestimarlas. Después de todo, como suele decirse, tantas cabezas no pueden estar completamente equivocadas. ¿Y si presintieran algo verdadero en la mentira? ¿Y si fuera por este presentimiento que le dan tanto crédito al rumor?

Quizás haya una verdad en la tesis conspiracionista del coronavirus como arma biológica. Tal vez tengamos aquí una verdad que requiere de la máscara de la mentira para manifestarse ante ciertos sujetos. Sería, entonces, una verdad con “estructura de ficción” como la que teorizó Lacan[iii] y como la que Freud encontró en el sueño y en los lapsus.[iv] Sería una verdad necesariamente desfigurada como la que Marx descubrió en la ideología, pero también en la prensa amarillista y conspiracionista, describiéndola como un “cuento verdadero” en el que tal vez falte la “exactitud” pero no la “verdad” como tal, pues “el pueblo no se deja engañar”.[v]

Aunque no se deje engañar, el pueblo necesita de la mentira para llegar a ciertas verdades. Hay situaciones verdaderas, en efecto, que no pueden ser fácilmente reconocidas como tales porque no son suficientemente simples, concretas, evidentes e inteligibles. Es el caso de la intervención decisiva del capitalismo en la actual pandemia viral. Para tener simplicidad, concreción, evidencia e inteligibilidad, esta verdad requiere de una ficción, de un cuento, de un mito como el de la creación del coronavirus como arma biológica de una potencia capitalista en una guerra comercial como la que existe entre China o Estados Unidos.

El mito del arma biológica es un buen ejemplo de lo que Marx se representa como un cuento verdadero. Es un cuento porque todo parece indicar que el coronavirus no fue creado en un laboratorio para ser usado como arma de una potencia capitalista. Pero este cuento es verdadero porque el capitalismo, como podremos apreciarlo a continuación, es directamente responsable de la pandemia viral y de la forma en que se ha desarrollado. Lo que estamos padeciendo ahora es algo creado por el capital en el gigantesco laboratorio de muerte en el que ha convertido el mundo.

El capitalismo en la aparición y la diseminación del coronavirus.

El capitalismo está en todo lo que es el coronavirus. Se ha delatado en cada momento de su existencia, en su aparición y su diseminación, en su interpretación y su instrumentalización, en sus consecuencias y en las estrategias para combatirlo. Es como si toda la historia del agente viral fuera un episodio más de la historia del capital, uno más como cualquier otro, tan absurdo y tan infame como todos los demás.

Como lo ha mostrado el biólogo Rob Wallace, el capitalismo está en el origen mismo del SARS, el H1N1, el Zika, el Ébola y ahora del coronavirus. Todos estos peligrosos patógenos han proliferado por causa de la perversa relación del capital con la naturaleza. Es el capital, con su avidez insaciable, el que nos ha hecho penetrar cada vez más en ambientes salvajes y sacar de ahí gérmenes potencialmente pandémicos, traspasar y destruir las barreras naturales que apartaban a los gérmenes de nosotros, dislocar los complejos ecosistemas que los encapsulaban y neutralizaban, liberarlos en granjas industriales y otros ambientes demasiado simples en los que pueden mutar y proliferar con facilidad, ofrecerles miles de vacas y millones de gallinas hacinadas para que se transmitan a través de ellas, ponerlos en contacto con otras especies sin defensas contra ellos, como es el caso de la especie humana, y llevarlos a circular a toda velocidad por el mundo a través del transporte masivo de personas y mercancías.[vi]

Todo lo dicho debía provocar tarde o temprano lo que estamos viviendo. Fue algo que advirtieron el mismo Wallace y otros científicos más o menos influyentes y reconocidos. Con todo, como bien lo notó Jorge Alemán con respecto a la pandemia, “ninguna advertencia, por veraz y horrible que sea, cambia la marcha ilimitada, acéfala, del capitalismo”.[vii] El capital sólo sabe acumularse a cualquier precio y sólo puede conseguirlo al efectuar ciegamente, objetivamente, operaciones como aquellas por las que se ha desencadenado la pandemia.

Sin embargo, no es tan sólo a través de la devastación ecológica, la industrialización intensiva y la interconexión global que el capitalismo provocó la pandemia, provocándola de modo acéfalo, ciego, objetivo. La provocó también a través de las decisiones conscientes de sujetos en las empresas y en los gobiernos. Hubo, en efecto, quienes pudieron evitar la pandemia viral y no la evitaron por causa de su total subordinación a la despiadada lógica del capital. Desde un principio, fue para no afectar la actividad económica de la segunda potencia capitalista del mundo que el gobierno chino censuró las informaciones sobre los primeros contagios e incluso encarceló a quienes las difundieron, provocando así el inicio de la diseminación del virus.[viii] Esta diseminación fue inmediatamente acelerada por las industrias que funcionaron mientras pudieron hacerlo, por las compañías aéreas que siguieron volando mientras hubo pasajeros y autorizaciones para volar, y por todos los demás sectores de la economía capitalista que prolongaron lo más posible sus actividades para continuar generando ganancias para sus accionistas mientras extendían el virus por el mundo entero. En todos los casos, la salud del capital fue más importante que la salud de las personas, lo que ni siquiera nos causa ninguna sorpresa, dado que nos hemos acostumbrado a ser inmolados al capital por todas las empresas que nos rodean.

Lo más grave es que el capital haya sido también cínicamente antepuesto a la humanidad por varios gobiernos. Ya vimos que uno de ellos fue el de China. Otro fue el del Reino Unido, que cumplió su promesa de “hacer lo necesario” para proteger a las empresas[ix] al permitirles trabajar de modo normal, diseminando lucrativamente el coronavirus, mientras estimaba que veinte mil personas muertas por el agente viral serían “un buen resultado”[x]. Este mismo sacrificio de la vida humana en beneficio del capital se puso en evidencia de modo aún más sórdido en los Estados Unidos cuando el líder del Comité de Inteligencia del Senado informó que el coronavirus era “más agresivo” que todo lo “visto hasta ahora”, incluso peor que la gripe española de 1918, y al menos dos senadores que lo escucharon, en lugar de alertar a la población, prefirieron apresurarse a vender sus acciones en la bolsa para evitar el futuro colapso financiero.[xi]

El capital que mata de coronavirus en los países ricos.

Muchas de las víctimas de la pandemia en los Estados Unidos y en el Reino Unido estarían sanas y salvas si sus gobernantes hubieran pensado antes en la vida humana que en el dinero, las acciones y las ganancias. No lo hicieron y prefirieron pensar en el capital que en la humanidad. La misma primacía del capital para los gobiernos ha sido responsable de la muerte de miles de enfermos de coronavirus a los que se les ha dejado morir por falta de infraestructura, insumos y recursos humanos en sistemas de salud pública diezmados por años de políticas neoliberales en todo el mundo. Estas políticas han privatizado amplios sectores de la salud y han transferido al capital, a rescates bancarios o a incentivos para la inversión, lo que antes se invertía en hospitales, instrumental, medicamentos y personal médico. 

En los últimos años, lo mismo en Italia[xii] que en España[xiii] y en otros países, los neoliberales han recortado presupuestos, han cerrado decenas de hospitales públicos y han suprimido miles de camas, respiradores, equipos de cuidado intensivo y puestos de trabajadores de salud. Todo lo que ha desaparecido podría salvar ahora miles de vidas. Quienes han muerto por causa de esta ruina de la salud pública no han sido tanto víctimas del coronavirus como de la enfermedad capitalista en su fase crítica neoliberal.

Es el capital el que pone a los médicos ante el predicamento de salvar a unos enfermos o a otros. Si todos no pueden ser salvados, es porque lo necesario para salvarlos está en los bancos, en las fortunas de los empresarios, en el capital que nunca se ha concentrado tanto en unas cuantas manos como en la época neoliberal. Es por el capital que hay que dejar morir a los más viejos, a los de peor salud, a los de menor esperanza de vida, lo que plantea la interrogante de si es también por el capital que hay que hacer vivir a los más jóvenes, a los más explotables, a los que aún tienen por delante una larga vida para entregársela al sistema capitalista.

Lo seguro es que la biopolítica del hacer vivir a unos y dejar morir a otros, elucidada por Foucault[xiv], resulta inexplicable en la actual pandemia si hacemos abstracción del capitalismo. Tenemos aquí una evidencia más de aquella inserción del biopoder en el capitalismo que fue reconocida por el mismo Foucault y luego por Hardt y Negri[xv] y otros[xvi]. Es mucho lo que podemos elucubrar al respecto, pero limitémonos a constatar lo obvio a través de algunas fórmulas.

Primera proposición: es presumiblemente para el capital que se hace vivir a quienes tendrán que aportar su fuerza de trabajo a la producción capitalista. Segunda proposición: es indudablemente por el capital que se está dejando morir a muchos de los que están muriendo por el coronavirus. Escolio: en la actual pandemia viral, considerando la escasez de los recursos concedidos por el capital a la humanidad, unos deben morir para que otros puedan vivir. Corolario: es entonces el capital el que está matando a quienes mueren en lo que Achille Mbembe[xvii] ha descrito como una lógica necropolítica del poder vivir y deber morir que es constitutiva del capitalismo, que se encubre de biopolítica y con la que estamos bastante familiarizados al exterior de la fortaleza de los países ricos, como lo han mostrado muy bien Marina Gržinić y Šefik Tatlić.[xviii]

El capital que mata de coronavirus en los países pobre.

Es también el capital el que habrá matado a los enfermos de coronavirus a los que se deja morir por falta de recursos médicos en países pobres africanos, asiáticos y latinoamericanos. La pobreza de estos países, que será la verdadera causa de la muerte de los enfermos, es a su vez un efecto directo de siglos de expoliación capitalista mediada por el colonialismo y el neocolonialismo, por el saqueo y el extractivismo, por el intervencionismo bélico y la injerencia política, por el imperialismo y la imposición de relaciones dependientes, por la división internacional del trabajo y la explotación sistemática del sur global, por las transnacionales y su complicidad con las oligarquías locales. Todo esto ha reducido la existencia de millones de seres humanos a la condición más extrema de nuda vida: la de una vida totalmente desnuda, residual, superviviente, agonizante, apenas viva, despojada y hasta descarnada y descartada por el capital, no atendida ni mucho menos cuidada, sino desamparada, ignorada y olvidada por cualquier biopolítica e incluso por las elegantes filosofías de Giorgio Agamben, Roberto Esposito y los demás pensadores de la biopolítica.

La vida más desnuda es la que encontramos, por ejemplo, en cada uno de los 8.500 niños que pasan desapercibidos al morir diariamente por desnutrición en el mundo. Es también la que se nos revela de la misma forma invisible y silenciosa en cada uno de los 1.500 muertos diarios de SIDA en el África Subsahariana. Es muy significativo, por cierto, que el SIDA nos inquietara tanto como el coronavirus cuando mataba masivamente a europeos y a estadounidenses, pero dejó de preocuparnos cuando se dedicó a matar principalmente a africanos, aun cuando los matara en mucho mayor número.

Resulta evidente que la existencia de cierto número de africanos, muertos de SIDA o de hambre o de peste o Ébola, vale menos que la de un europeo muerto ahora de coronavirus o por un ataque terrorista. Quizás podamos admitir que esta diferencia de valor en el mercado mundial de la carne humana es porque la existencia de los africanos está desnuda, porque el capitalismo la desviste por completo, porque la despoja precisamente de aquello simbólico, monetario y cultural con lo que viste a los europeos, aquello en lo que estriba todo su valor. Tenemos aquí el plusvalor por el que 900 italianos muertos de coronavirus en un día nos importan infinitamente más que los 1.500 africanos muertos de SIDA o los 8.500 niños muertos de hambre en el mismo lapso de tiempo.

El capitalismo hace que el principal valor de las personas, como el de las cosas, estribe en su valor de cambio, tal como se expresa en su precio en el mercado, y ya no en su valor intrínseco, el cual, en el caso de las personas, debería ser siempre exactamente el mismo. La igualdad no tiene cabida en una escala vertical de valor como la que domina en la sociedad capitalista. En esta sociedad tan desigual, el coronavirus inquietará mientras afecte a quienes cuentan, a quienes tienen un gran valor de cambio en el mercado, pero lo olvidaremos cuando ya sólo aniquile a los demás, a quienes no cuentan, a quienes tan sólo tienen su valor intrínseco, el de su nuda vida.

Los que no cuentan, los pobres del mundo, quizás ni siquiera puedan curarse del coronavirus con el medicamento con el que se curen los ricos, tal como ahora no pueden tratarse con los antiretrovirales contra el virus del SIDA. Si ni siquiera se han querido ceder las migajas que salvarían a los 8.500 niños hambrientos que se mueren diariamente, ¿cómo esperar que haya las vacunas y los medicamentos necesarios para proteger los millones de vidas que están en riesgo en África, Asia y América Latina? De cualquier modo estas vidas no tienen valor alguno, y por ello, al perderse, no merecerán toda la atención que están mereciendo las de quienes mueren en Europa y Norteamérica.

El capitalismo y sus desigualdades en la pandemia viral.

Como cualquier otro producto del capitalismo, el coronavirus no se repartirá ni se padecerá de modo igualitario. Jorge Alemán tiene razón al prever que el virus “afectará desigualmente” a diferentes países y sectores sociales.[xix] Es algo que ya estamos viendo. Hay desigualdades entre países. Las hay también en el interior de cada país.

En Estados Unidos, por ejemplo, están quienes tienen seguro médico y quienes no lo tienen, quienes pueden pagar el diagnóstico y el tratamiento y quienes definitivamente no pueden pagarlos. De modo análogo, en Latinoamérica, están quienes contrajeron el virus en su último viaje al extranjero, lo importaron a su país y lo trataron de modo adecuado en un hospital privado tras provocar su diseminación entre personas que no tienen tanta fortuna como ellos. Es el caso tan significativo de la primera víctima fatal de coronavirus en Brasil, empleada doméstica en el barrio más lujoso de Río de Janeiro, contagiada por su patrona que había estado en Italia para el carnaval.[xx] Es también el caso no menos significativo del primer muerto en la ciudad mexicana de Puebla, un camillero del exclusivo y lujoso Hospital Ángeles, que se contagió ahí entre la gente acaudalada para irse a morir con el pueblo en el hospital público universitario.[xxi]

Entretanto, en todos los países, los de abajo son los que más deben exponerse al contagio en el transporte público, mientras que los de arriba están bien protegidos en sus vehículos privados y climatizados. Los mismos de arriba son, además, quienes gozan generalmente del privilegio de resguardarse en sus casas. Los pobres, por el contrario, deben ir a trabajar día tras día para mantener en funcionamiento la sociedad y preservar la riqueza de los ricos. Desde luego que hay pobres que pueden confinarse, pero lo harán hacinados en cuchitriles tristes y estrechos, a veces insalubres y sin agua, que no sólo convierten el confinamiento en un infierno, sino que presentan importantes riesgos para el contagio. Estas viviendas son muy diferentes de aquellas otras de la gente adinerada con sus grandes espacios, con agua y hasta piscina, con terraza o jardín, con libros, películas y despensas desbordantes de alimentos variados tan saludables como refinados. El desbordamiento gastronómico, por cierto, es porque las familias acomodadas tienen ingresos de sobra para efectuar sus compras de pánico, mientras que las familias humildes, por más atemorizadas que estén, sólo pueden efectuar sus compras cotidianas de productos básicos y luego sufrir el desabasto causado por las compras de los ricos.

Los afortunados se están preparando para el futuro, no sólo al llenar sus refrigeradores, sino también al tomar todas las medidas necesarias para preservar sus ganancias. Una de ellas ha sido el despido temporal o definitivo de millones de trabajadores en todos los países. Tan sólo en Estados Unidos hay diez millones de personas que se han quedado sin trabajo.[xxii] Los de abajo deben perder su trabajo y cualquier ingreso para que los de arriba puedan salvaguardar su capital, su fortuna, su opulencia y sus lujos. Todo esto es necesario para la reproducción del capital. Para que el capitalismo siga existiendo, a veces necesitamos empobrecer a la mayor parte de la población, aunque protegiendo el poder adquisitivo de quienes creen sostener la economía con sus lujos, entre los que hay ahora, por cierto, los onerosos cubrebocas de marcas tan prestigiadas como Gucci o Louis Vuitton[xxiii], así como el simple gel desinfectante que ha multiplicado por ochenta su precio en el Reino Unido[xxiv].

Algo del capitalismo.

Las formas tan desiguales y tan injustas en que vivimos el coronavirus evidencian que el capital no sólo ha inducido y agravado la pandemia, sino que la ha distribuido y configurado internamente a través de la estructura de la sociedad capitalista con sus particulares diferencias de clase, con sus particulares desigualdades e injusticias, con sus particulares estructuras de opresión, dominación y explotación. Es toda la iniquidad inherente al capitalismo neoliberal la que aparece a través de la pandemia como en una lente de aumento. Esta lente no deja ver, aumentándolo, sino lo que ya estaba ahí antes de la pandemia.

Lo que estamos padeciendo se ha cocinado en el monstruoso laboratorio del capitalismo. Quizás no sea un arma biológica de una potencia capitalista contra otra, pero no deja de ser por ello un arma del capital contra la humanidad en su conjunto. Lo es aún antes de que se le utilice deliberadamente como tal. Antes de convertirse en pretexto para la vigilancia y el control de las poblaciones, la pandemia ya es algo del capitalismo. Es algo provocado por la relación perversa del capital con la naturaleza. Es también algo propagado y agravado por el vínculo no menos perverso del capitalismo con la humanidad. Es, además, algo desplegado y experimentado a través del sistema capitalista y en las formas determinadas por este mismo sistema. Es, en suma, el coronavirus del capitalismo.

* Este texto fue originalmente publicado en el Diario Digital Revolución 3.0 de México.

Notas.

[i] Kristian G. Andersen, Andrew Rambaut, W. Ian Lipkin, Edward C. Holmes & Robert F. Garry, The proximal origin of SARS-CoV-2, Nature Medicine (2020), https://doi.org/10.1038/s41591-020-0820-9

[ii] AFP, Covid-19 : plus d’un quart des Français pensent que le coronavirus a été fabriqué en laboratoire, Le Parisien, http://www.leparisien.fr/societe/covid-19-plus-d-un-quart-des-francais-pensent-que-le-coronavirus-a-ete-fabrique-en-laboratoire-28-03-2020-8289789.php

[iii] Jacques Lacan, La psychanalyse et son enseignement (1957), en Écrits I, Paris, Seuil (poche), 1999, p. 448.

[iv] Sigmund Freud, Psicopatología de la vida cotidiana (1901), en Obras completas VI, Buenos Aires, Amorrotu, 1996.

[v] Karl Marx, L’interdiction de la Leipziger Allgemeine Zeitung dans l’État Prussien (1843), en Œuvres Philosophie, Paris, Gallimard, 1982, pp. 312-313.

[vi] Rob Wallace, Notes on a novel coronavirus, en https://climateandcapitalism.com/2020/01/29/coronavirus-a-deadly-result/  Ver también del mismo autor: Capitalist agriculture and Covid-19: A deadly combination, https://climateandcapitalism.com/2020/03/11/capitalist-agriculture-and-covid-19-a-deadly-combination/ Para una visión global: Ángel Luis Lara, Causalidad de la pandemia, cualidad de la catástrofe, https://www.eldiario.es/interferencias/Causalidad-pandemia-cualidad-catastrofe_6_1010758925.html

[vii] Jorge Alemán, Coronavirus: pandemia XXI, en https://www.pagina12.com.ar/254768-coronavirus-pandemia-xxi

[viii] Reporters Without Borders (RSF), “If the Chinese press were free, the coronavirus might not be a pandemic,” argues RSF, Reporters Without Borders, https://rsf.org/en/news/if-chinese-press-were-free-coronavirus-might-not-be-pandemic-argues-rsf

[ix] Katherine Dunn, U.K. government promises to do ‘whatever it takes’ to protect economy from coronavirus as it pledges billions in loans, Fortune, https://fortune.com/2020/03/17/boris-johnson-business-loans-coronavirus/

[x] Laura Donnelly, UK coronavirus death toll of 20,000 ‘a good outcome’, says chief scientific adviser, The Telegraph, https://www.telegraph.co.uk/news/2020/03/17/governments-hopeful-scenario-20000-people-will-die-coronavirus/

[xi] Yolanda Monge, Dos senadores republicanos vendieron acciones antes de que colapsara el mercado por el coronavirus, El País, https://elpais.com/internacional/2020-03-20/dos-senadores-republicanos-vendieron-acciones-antes-de-que-colapsara-el-mercado-por-el-coronavirus.html

[xii] Giorgio Trucchi, Coronavirus: capital versus salud, http://www.rel-uita.org/italia/coronavirus-capital-versus-salud/

[xiii] Oier Zeberio, Recortes en sanidad y coronavirus, una peligrosa combinación, https://www.eulixe.com/articulo/reportajes/recortes-sanidad-coronavirus-peligrosa-combinacion/20200306012549018705.html

[xiv] Michel Foucault, Defender la sociedad, Ciudad de México, FCE, 1997, p. 218

[xv] Michael Hardt y Antonio Negri, Imperio, Barcelona, Paidós, 2005.

[xvi] Sonia Arribas, Germán Cano y Javier Ugarte (coords.), Hacer vivir, dejar morir. Biopolítica y capitalismo, Madrid, La Catarata, 2010.

[xvii] Achille Mbembe, Nécropolitique, Raisons politiques, 2006/1, 21, 29-60. https://www.cairn.info/revue-raisons-politiques-2006-1-page-29.htm

[xviii] Gržinić, M., y Tatlić, Š. (2014). Necropolitics, Racialization, and Global Capitalism. Historicization of Biopolitics and Forensics of Politics, Art, and Life. Lanham: Lexington Books.

[xix] Jorge Alemán, Agamben, el coronavirus y el capricho teórico, https://lateclaenerevista.com/agamben-el-coronavirus-y-el-capricho-teorico-por-jorge-aleman/

[xx] Eduardo Gutiérrez Calderón, Empleada doméstica fue contagiada por su jefa, así fue el primer caso de muerte por covid-19 en Brasil, https://www.debate.com.mx/mundo/Empleada-domestica-fue-contagiada-por-su-jefa-asi-fue-el-primer-caso-de-muerte-por-covid-19-en-Brasil-20200325-0250.html

[xxi] Redacción, La Secretaría de Salud de Puebla confirma su primera muerte por COVID-19; van 67 casos de contagio, Sin Embargo, 30 de marzo 2020, https://www.sinembargo.mx/30-03-2020/3758021

[xxii] Rafael Mathus Ruiz, Coronavirus. Ola de despidos en EE.UU.: 10 millones de personas se quedaron sin trabajo en dos semanas, La Nación, 2 de abril, en https://www.lanacion.com.ar/el-mundo/coronavirus-otro-record-pedidos-cobrar-seguro-desempleo-nid2349980

[xxiii] Mafer Díaz, Marcas de lujo como Fendi, Louis Vuitton y Gucci lanzan líneas de cubrebocas, http://warp.la/marcas-lujo-cubrebocas-199898

[xxiv] La psicosis por el coronavirus provoca que el gel desinfectante de Lidl alcance precios desorbitados en eBay, en https://www.businessinsider.es/coronavirus-aumenta-precio-gel-desinfectante-mascarillas-595017


También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. Gustavo dice:

    Lo vuelvo a escribir, porque se borró.
    La idea de objeto a tapando la brecha, hiancia, o abismo. Pregunto: no es en la psicosis que a falta de objeto a, el sujeto se pierde en el caos significante?

  2. Sigifredo Gallardo Mercado dice:

    Éste artículo, me pareció bastante completo, en un análisis dialéctico e histórico

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.