Finales

Manuel Montalbán Peregrín

De las malas noticias a un espacio propicio

En sus textos y declaraciones en entrevistas, Jorge Alemán siempre ha sido prudente ante la posible derivación del oxímoron “izquierda lacaniana” como conversión a la izquierda del psicoanálisis lacaniano. Tajantemente, Alemán afirma: “Nada autoriza en la enseñanza de Lacan a ser de izquierdas”[1]. Más bien, su interés ha sido acercar el legado de la enseñanza de Jacques Lacan al debate contemporáneo de la izquierda, y sus consecuencias para pensar la política. Y ello para posibilitar una salida más digna al duelo o la nostalgia ante la supuesta invencibilidad del capitalismo, no solo como sistema económico, sino como verdadero promotor de un nuevo tipo de “subjetividad neoliberal”. En este sentido, la mayoría de las conexiones entre clínica y política establecidas desde esta apuesta proponen pensar los obstáculos, las “malas noticias”, que hay del lado del sujeto para asumir un proceso emancipatorio.

            En varias ocasiones previas he tomado la cuestión por la vertiente de esas malas noticias que el psicoanálisis aporta a los proyectos colectivos tradicionales. Lo podemos resumir con las propias palabras de Alemán[2]: ¿Qué es ser de izquierda?, si se aceptan razones tales como que…

  • La división del sujeto es incurable.
  • El plus-de-goce no es cancelable históricamente por ninguna dialéctica de superación.
  • La labor de repetición de la pulsión de muerte horada los espejismos de progreso.
  • La política y el discurso del Amo mantienen la voluntad de que la cosa marche.
  • La revolución es el retorno de lo mismo al mismo lugar y, a veces, con consecuencias más mortíferas.
  • La singularidad del goce y el deseo no es subsumible en el “para todos lo mismo” de la cosa política.

            Quizás por estas razones, para muchos analistas de orientación lacaniana, es mejor que el psicoanálisis se mantenga a distancia, en una relativa neutralidad, escepticismo, cinismo, respecto, no solo de la izquierda, sino de la materia política en general, lo que suele alinearse con un intento de conservadurismo lúcido. Este higienismo respecto a la implicación política del psicoanálisis conlleva algunos efectos evidentes como el que esta práctica pueda quedar relegada a una simple actividad profesional liberal. Sin embargo, los intentos de reservar para el consultorio esta práctica subversiva, que lo es (subversión de sujeto), no logran despistar a la política de la evidencia y el autoritarismo cientificista. Cada cierto tiempo, el psicoanálisis se ve abocado a defenderse, como puede, de los ataques y acusaciones de la cartera farmacológica y comportamentalista, que lo sitúan entre las falsas terapias.

            Frente a ello, considero que Jorge Alemán hace una relectura precisa. Esos elementos, esas malas nuevas, y su elucidación, definirían una nueva manera de pensar la izquierda. ¿Cómo?:

  • Se ofrece un lugar para repensar la reiteración de la derrota de la izquierda, un lugar, dice, para hacer el duelo del marxismo. El psicoanálisis lacaniano es, hoy por hoy, la única teoría materialista que sigue estando en disposición de pensar una operación sobre lo real imposible.
  • La consideración, por parte de Lacan ya con su enseñanza avanzada, del capitalismo como un discurso, en puridad un falso discurso, de que el capitalismo no es una meta final, una consumación histórica, sino más bien una encrucijada contingente. Hay, sin duda, una vía asfaltada con las últimas tecnologías que se pierde en el horizonte, pero una mirada furtiva a la siniestra descubre un claro escueto donde poder pensar, quizá, otra manera de ser con los otros (soledad-común).  
  • Esa manera enuncia que una cosa es indagar la inquietante homología entre plus-de-gozar y plusvalía, y confirmar la habilidad del capitalismo para establecerla, y otra es aceptar la explotación como condición natural de la humanidad. 

Obstáculo

Aquí es donde, el psicoanálisis de orientación lacaniana emerge como obstáculo frente al capitalismo. El amo antiguo, ya en claro declive en la época de Freud, intentó estigmatizar al psicoanálisis tachándolo de pansexualista, desde el paradigma de la doble moral que hacia aguas. Los éxodos y adaptaciones al ámbito social y académico anglo-americano terminaron pasando por el rodillo muchas de las acepciones freudianas. Lacan representa un foco importante de resistencia, incluso un Freud contra Freud, retomando puntos problemáticos que devuelven su filo cortante al descubrimiento freudiano. La desconfianza contemporánea del neoliberalismo se mueve más bien por este horizonte. En su búsqueda de alianzas, el neoliberalismo elige otros interlocutores para el avance de la bio-psico-política, representantes del fantasma organicista, psicología genética, evaluadores, descubridores de nuevos síndromes, etiquetadores profesionales, que facilitan la conexión directa entre psique y soma. El psicoanálisis sigue al margen, pero las acusaciones de falsa ciencia esconden también, y habrá que ver si tenemos la valentía de sostenernos ante estos ataques, un rechazo por la propia consideración del sujeto que sustenta esta práctica, frente a las definiciones de las subjetividades de la época: empresario de sí, la obligación de ser feliz, deuda de autosuperación, autoayuda, mentorazgo, todo ello bajo la precariedad de los elementos simbólicos circundantes.

Así la incompatibilidad entre psicoanálisis y capitalismo es evidente. El reto está en valorar en qué sentido el psicoanálisis puede convertirse en un obstáculo, quizá uno de los pocos, para el capitalismo. Aquí es donde resuena nuevamente la advertencia de Alemán de que no se trata de hacer a los psicoanalistas de izquierdas, sobre todo teniendo en cuenta que la propia definición tradicional de izquierda, como sucedáneo socialdemócrata o nostalgia revolucionaria, está siendo perforada desde estos presupuestos. La izquierda lacaniana, y sus implicaciones para la propia política del psicoanálisis, parte de la reivindicación de la herencia de Lacan pero apunta a la necesidad de profundizar su enseñanza en los aspectos más radicales. Esto teniendo en cuenta que la política del psicoanálisis es la que intenta, sean cuales fueran las circunstancias de una civilización, que haya analistas. Radicalizar esa enseñanza pasa entonces por mantener viva la pregunta por qué es un psicoanalista, sobre todo más allá del fracaso de la operación totalizante de lo simbólico, de lo que hace agujero en lo simbólico. 

El final del psicoanálisis

Es por ello difícil comprender el revuelo que suscitó en junio de 2017 un pequeño texto de Jorge Alemán titulado “El final del psicoanálisis”, que fue amplificado como “Nueva Controversia dentro del Campo Freudiano” en Lacan Cotidiano[3]. Participé en un turno de replicas y contra-réplicas al respecto cuyos argumentos esenciales me servirán para concluir esta aproximación.

El texto de la discordia tiene más de epigramático que de ataque acéfalo o irresponsable. En el breve escrito, Alemán maneja referencias complejas a Heidegger, el último Lacan o Paul Éluard. El propio Éluard del “duro deseo de durar”, antes de un largo viaje en 1922, expresó a su amigo Breton el propósito de arruinar la literatura y abandonar su producción. ¿Es necesario elegir entre poesía y política, o el esfuerzo de poesía es también la marca de la política del psicoanálisis?[4]

La cuestión del final ha sido una hipótesis de trabajo que Alemán ha elucidado, durante años, desde perspectivas diversas. El final de la filosofía es una tentativa que aparece recurrentemente en el pensamiento de Heidegger y va anudada a la idea de consumación, Vollendung, un acabamiento por plenitud. En esta consumación no se trata tanto de un desgaste, cuanto de consecución del límite de las propias posibilidades, máximo despliegue. Un morir de éxito, digamos. En concreto, el final de la filosofía apunta a la consumación, paradójica a primera vista, de la metafísica en la ciencia y la técnica contemporáneas.

Por su parte, el psicoanálisis ha atravesado ya varios finales, con sus respectivos principios: lo que habré sido para lo que estoy llegando a ser. Por ejemplo, el psicoanálisis posfreudiano representa una consumación manifiesta a través de la psicologización del American life of way. Precisamente en El Atolondradicho, Lacan afirma, cuando se refiere al au-sentido de la relación sexual, que “la tapa que se puso encima desde entonces, desde la muerte de Freud, suficiente para que no se filtre más el más mínimo humo, dice mucho acerca de la contención a la cual Freud, en su pesimismo, se remitió deliberadamente para perder, queriéndolo salvar, su discurso”[5]. Podemos sumar también la excomunión y la propia disolución. En la primera clase del Seminario 25: El momento de concluir[6], Lacan afirma que el psicoanálisis es una práctica que, dure lo que dure, es una práctica de charlatanería, lo que no impide que tenga sus consecuencias, que diga algo, conectando el decir con el tiempo y la eternidad con el sueño. Condición para generar un discurso sobre lo Real imposible, sobre un real al que no puede acceder el discurso, siendo el discurso (comprometiendo en ello a la escritura) su única posibilidad de acceso[7]. Una praxis con incidencia en lo real desde su propia impotencia. La cuestión del final tiene en psicoanálisis, por tanto, una incidencia muy diferente a la de una clausura o extinción. En una entrevista de 1974, Lacan afirmaba que “proponer ayudar a la gente tiene el éxito asegurado, y hace que la clientela se agolpe a la puerta. El psicoanálisis es otra cosa”[8].


[1] Alemán, J. (2016) Lacan y la izquierda, Página/12, jueves, 3 de marzo, disponible en https://www.pagina12.com.ar/diario/psicologia/9-293681-2016-03-03.html

[2] Alemán, J. (2018) Ser ‘de izquierdas’: el problema, Cuarto Poder, martes, 13 de marzo, disponible en https://www.cuartopoder.es/ideas/2018/03/13/jorge-aleman-ser-de-izquierdas-el-problema/

[3] Se puede consultar en http://www.eol.org.ar/biblioteca/lacancotidiano/LC005.pdf

[4] Miller, J.-A., (2005) “Un esfuerzo de poesía”, Colofón, 25, FIBOL, 2005, p. 8.

[5] Lacan, J. (2012), “El Atolondradicho”, Otros Escritos, Buenos Aires, Paidós, pp. 473-522.

[6] Lacan, J. Seminario XXV: El momento de concluir (seminario inédito).

[7] Alemán, J. (2015) Piezas que no encajan, entrevista a Jorge Alemán, revista Conceptual –Estudios de Psicoanálisis, 16, disponible en http://analyticadelsur.com.ar/piezas-que-no-encajan-entrevista-a-jorge-aleman/

[8] Lacan, J. (1974) Entrevista, Panorama, disponible en  http://elpsicoanalisis.elp.org.es/numero-27/entrevista-a-jacques-lacan-en-la-revista-panorama-1974/


2 comentarios en “Finales

  1. Al contrario, reivindico la condición de oxímoron, pues no se trata de hacer al psicoanálisis de izquierda o de derechas. El texto comienza aclarando, como lo hace Alemán, “Nada autoriza en la enseñanza de Lacan a ser de izquierdas”. No es tanto llevar o calificar al psicoanálisis de izquierda o derecha, sino confrontar el debate de la izquierda con la enseñanza lacaniana y sus consecuencias para pensar contemporáneamente la política emancipadora. No es la misma operación, y ahí radica la paradoja frente al freudomarxismo y otros intentos de diálogo.

  2. Creo que es un error calificar la “izquierda lacaniana” de “oximoron”. Eso ya seria una toma de posición, errónea me parece. El psicoanálisis (freudiano lacaniano) no es ni de izquierda ni de derecha. Jorge Alemán realizó una lectura particular, para aportar a la política elementos de la teoría psicoanalitica. Pero también existe una “derecha lacaniana”, la de Chamorro por ejemplo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.