El Joker no es V de Venganza

Pablo Orlando

La “rebelión” del Joker no es un acontecimiento político capaz de transformar la agitación social en un proyecto emancipador. Es destrucción reaccionaria. No hay ahí algo que encauce el devenir de las masas por la vía del deseo, sino solo la satisfacción autoerótica puesta al servicio de la destrucción, pulsión de muerte desatada.

El Joker no es “V de Venganza”, aquel héroe que se sacrifica por una causa que lo trascienda, revelando los hilos que atan al pueblo y encausándolos en una resistencia popular con una clara dirección política de base que la resignifique. El devenir del Guasón (Joker) es la clausura de lo político. No constituye un acto ético que provoque una división en el Otro ni la apertura de un lugar nuevo para la constitución de un sujeto político inédito. Al contrario, el Joker es la consecuencia de la ruptura radical del lazo social, el advenimiento del nihilismo, la increencia en la existencia del Otro, es el cínico desamarre, pero a la vez es también el intento de hacerlo existir transformándose en ese Otro, gozar en su lugar, esa es su canallada.

Habría que pensar si el caos anárquico que se celebra no es también un lugar común de lo que el mismo sistema promueve y espera. En innumerables ocasiones quienes se suponen que vienen a restablecer el orden, son los propiciadores del caos. Hay que estar atentos a esto cuando en contextos de desigualdad social y ausencia del Estado se promueve el “salgamos a romper todo”, a veces eso es ir hacia donde nos están esperando, hay que estar advertidos que ese puede ser el primer paso de un llamado a los dioses oscuros. Aquellos sedientos de sacrificios. Es un llamado a lo peor cuando resulta de una consecuencia lógica del sistema capitalista para endurecer la intervención militar, para justificar su “mano dura”. Las crisis sociales no hacen colapsar al sistema. Es al revés. El sistema hace colapsar a la sociedad. El sistema no necesariamente se modifica por las crisis, a menos que tal crisis produzca un acontecimiento nuevo, no previsto, una formación inédita que recupere las herencias simbólicas y que propicie una salida emancipadora del circuito enloquecedor del mercado, un frente político que anude la contingencia del no saber con la ética y el deseo.

En Joker lo que unifica es el odio. Ningún anudamiento posible. Lo que moviliza a las masas en la revuelta destructiva es el odio expresado en esa sed insaciable de venganza. No hay metáfora, ni poesía. Si el personaje mismo encarna la ironía de un sistema, no alcanza para fracturarlo y encontrar una salida por la dignidad humana. Al contrario, lo reproduce de una manera más cruda. Sin velos. El Joker recuerda al personaje del “Comediante” en la película The Watchmen, quien también se había convertido en una caricatura grotesca de la sociedad en la que vivía, entonces lo que él encarnaba era el retorno de lo peor, la vuelta de lo rechazado, el retorno del escupitajo que cae de arriba. Él es ese escupitajo. Lo expulsado que te golpea en la cara. Pero hasta ahí llega la cosa. No hay salida del ciclo. Se reproduce lo que vuelve al mismo lugar. Identificado a lo rechazado, a lo excluído, al objeto de desecho, lo único que logra es desplazar ese desecho al otro para volarle la cabeza. Ubicar lo maligno en el Otro para destrozarlo. Ninguna invención. Retorno cíclico. Pasa de víctima a victimario. La venganza es lo que permitió darle una ruta al odio. El odio que habitaba en sí mismo, que lo dejaba al borde del suicidio, lo expulsa afuera trasladándolo al otro. Hay desplazamiento del odio en lo real, pero ninguna elaboración ni mucho menos transformación de la pasión que habilite un camino simbólico.

Joker no es el espejo de la sociedad, sino su reverso siniestro, eso que nos revela nuestro lado oculto, lo no reconocido de nosotros mismos. El Joker nos devela nuestro propio lugar de objeto de desecho del sistema, de payasitos bufones objeto de la risa de los ricos y poderosos; a la vez que toca nuestro propio goce de la venganza.

El Joker no se ríe, sino que la risa lo ríe a él. Su dolorosa risa lo invade todo. Lo parasita y se le impone revelando su condición de ajenidad. Solo conseguirá apropiarse de la risa, a través de la sangre. Pero ¿realmente consigue sonreír?, ¿qué tipo de risa es la que se sostiene en el odio y su voluntad de venganza?. No hay chiste, solo la burla triunfalista del que se “ríe último”. Infantil, pero no causa risa.

Entonces además de hacer estallar los viejos símbolos, resulta fundamental construir símbolos nuevos. No es lo mismo un líder que promueva un acto ético recuperando el linaje histórico, las marcas simbólicas de nuestras determinaciones, que un líder que clausure el espacio de la palabra. Uno abre camino a un decir poético, mientras que el otro destruye sus condiciones de posibilidad. En “V de venganza”, la venganza del personaje es solo una parte del asunto, ya que acontece algo en relación al amor. Se agrega algo fundamental que está ausente en el Joker. Hay un encuentro contingente con el amor. Un encuentro que da a luz un deseo nuevo no anticipado ni por el propio protagonista: se trata del deseo que se encarna en una mujer (Evey). Hay ahí un acontecimiento que provoca transmisión. Encuentro del Uno con el Otro, habilitando la transmisión de una causa. La causa que encarna “V” no se sostiene sin los otros, sin Evey, sin el pueblo, sin lo social. La causa individual y la causa social se tocan, y ni una ni la otra salen indemnes. Ambas experiencias resultan transformadoras para los sujetos.

Es una venganza orientada por la ley del deseo. Su causa está impulsada por un deseo de un futuro distinto, recuperando el legado de la lucha histórica contra la opresión. Su postura es absolutamente política. Su movimiento y su acto son políticos. A diferencia del Guasón quién se postula como a-político, en tanto él pasa a ocupar el lugar del Otro, en una impostura canalla, barre con toda posibilidad democrática, no deja ningún vacío en el lugar del Otro, lo completa, se propone él mismo para completarlo mediante la consistencia del goce de una venganza destructiva. Se instala como un Dios castigador. Él será quien decida darle a cada uno “lo que se merece”. El guasón como personaje líder de masas es un producto lógico y esperable de la exclusión, la marginación y la ausencia de la función reguladora del Estado. Es la caída del sujeto en las tinieblas. Es su ocaso. Su anulación total. No hay acto ético que habilite una salida digna allí, sino pasaje al acto infernal, caída de la escena, salida del Otro, sin retorno. Su nacimiento fue para salvarse a sí mismo. Su causa es narcisista.

En cambio V de Venganza es causa, no es producto. En tanto causa no es previsible. Surge de una contingencia que no se reduce a una posición victimista. Su efecto no se redujo a la venganza. Su causa fue puesta en el Otro. “V” es el deseo, como causa y motor de la vida, y en tanto tal no puede ser nombrado más que con una letra. De allí su deseo no puede existir sin el Otro. Su nacimiento es para salvar al Otro, es decir para transformar el mundo. Él desaparece, muere, cuando el pueblo toma la calle, y desde ahí ocupará el mejor lugar desde lo simbólico en relación a la ley. “V” es más que un hombre, es una idea. Y por eso se convierte en un nuevo símbolo para el movimiento del pueblo. El símbolo trasciende al hombre.

En cambio el Guasón, nace cuando las multitudes toman la calle y claman por el monstruo, se eleva como la figura del caos, siniestro, como de lo real sin ley. Ambos fueron víctimas, pero los caminos que siguieron son opuestos. Uno mediante el pasaje al acto infernal, termina haciéndose Amo del desorden, volviéndose él mismo un tirano. Reemplaza una tiranía por otra tiranía. “V” en cambio, sabe que la historia debe ser re-escrita para que la memoria tenga efectos. Cuando la memoria está viva, se inscribe en términos políticos y produce un quiebre, una grieta entre el pasado y el futuro que hace que no se confundan. Eso es un freno eficaz. Un punto de basta: “Nunca más”. La memoria política es lo que nos salva de no repetir la historia. Y eso nos despierta, cada vez.

Una cosa es la víctima que solo busca saciar su sed de venganza, como una réplica lineal, una reacción en espejo de lo que hicieron con ella. En este caso la justicia por mano propia es el ocaso de la justicia. Es la anulación de la función reguladora de lo simbólico. De víctima a victimario en un círculo que vuelve siempre al mismo lugar, nada nuevo se antepone. Una espiral que en cada vuelta va hacia lo peor: el recrudecimiento desenfrenado de la violencia.

Otra cosa es la víctima que deja de serlo. Donde opera una transformación mediante un acto ético que se impone y donde el resultado cambia las variables. Se trata de un acto irreversible. Al final ya no se es el mismo. Así como cuando alguien atraviesa el recorrido de una experiencia psicoanalítica. Algo muere en el camino, para dar a luz un nuevo saber. Se sale de la lógica víctima-venganza, no se reproduce el ciclo víctima-victimario, en tanto se atraviesa el universo de significaciones mediante un acto ético que produce un sujeto político nuevo. Algo será recordado a partir de allí, pero y esto es también fundamental, el pueblo mismo se siente y se vive partícipe de ese acto. El pueblo involucrado en ese devenir histórico, forma parte del futuro que construye. Esto es central. Si bien el pueblo no sabe cómo terminará el asunto porque hay un “no saber” en juego, también hay una dirección concreta, no utópica, una orientación clara, no es el caos anárquico, hay una idea que conduce políticamente a las masas. Hay conciencia de clase. Una posición política nueva que no se desliga de su historia y las marcas que la constituyen. Si el pueblo recupera su causa, la risa vendrá por añadidura.


También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Elkin dice:

    Hola!
    Buenas tardes!
    Este artículo me parece sumamente importante para establecer un diálogo con lo que sucede en la actualidad.

    Quisiera conocer más del autor del texto, sí tiene algún otro tipo de publicación,etc. Muchas Gracias!

    Elkin Giraldo Castellanos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.